Kenia queer y samuráis negros: cine africano en Colombia

Después de pasar por Cali, Cartagena y Buenaventura, la tercera edición de la Muestra Itinerante de Cine Africano (MUICA) se celebrará en Bogotá entre el 23 y el 29 de mayo. Películas LGBTQ del este de África, niñas superheroínas keniatas y vaqueros sudafricanos pasearán por las pantallas de la Cinemateca Distrital, Cine Tonalá y la Universidad Nacional.

separador



Este jueves 23 de mayo, la tercera edición de esta muestra bienal llegará a Bogotá con la proyección de la película keniata Stories of our Lives, en la Cinemateca Distrital. Lejos de las versiones exóticas del continente y de la reiterada dramatización de sus carencias, este largometraje realizado por el grupo de artistas The Nest Collective, bajo la dirección de Jim Chuchu, desarrolla a lo largo de 5 historias y 60 minutos la dura lucha de la comunidad LGBTQ del país del este africano.

Ese cine que desnuda una Kenia queer y contestataria, expresada en un lenguaje performático, representa una apertura ideal para una muestra como esta. Cada dos años, la MUICA permite al público colombiano asomarse  al continente africano a través de sus propios ojos, con una mirada local enfocada tanto en sus problemáticas como en las formas de expresión y las transformaciones que vienen  gestándose como una respuesta enfática, y en múltiples idiomas, a la discriminación, la inequidad y el abandono sistemáticos.




Otro Sur, la fundación que organiza la muestra, está conformada por cuatro colombianos que tuvieron la oportunidad de aproximarse a esa realidad de África desde dentro. Marcela Guerrero participó en Ciudad del Cabo en la creación de un proyecto similar a la Ciclovía bogotana; Ángela Ramírez dirigió el documental Mama Goema, sobre la música de Sudáfrica; Marcela Ascencio es investigadora y productora audiovisual; y Salym Fayad ha estado radicado durante 10 años en Johannesburgo, desde donde ha viajado por buena parte de África para hacer reportajes fotográficos y periodísticos sobre la actualidad del continente.

Su experiencia en estos proyectos les permitió ver reflejos mutuos entre su país de origen y la tierra madre al otro lado del océano. También pudieron confirmar la distancia entre ambos lados, sustentada en un desconocimiento que resulta tan frecuente entre iguales más interesados en mirar hacia otro lado. Movidos por esta necesidad, decidieron acortar la distancia. El primer paso ocurrió de aquel lado: en 2014 gestionaron la primera Muestra de Cine Colombiano en Sudáfrica y el paso siguiente no se dio a esperar: en 2015 realizaron en Bogotá, Cali, Cartagena y San Basilio de Palenque la primera edición de la MUICA.

Esas coincidencias y desencuentros entre dos tierras del sur fue el impulso de la iniciativa y reencontrar esos diálogos sobre temas comunes sigue latiendo en la esencia de su curaduría. “En la muestra es posible ver DJs, fotografía, rock… diversas manifestaciones culturales que quizá no se conozcan ampliamente en Colombia, dados los prejuicios y los estereotipos asociados con el continente africano. Esto también sucede del otro lado: en muchos países africanos se conoce muy poco sobre las manifestaciones culturales contemporáneas colombianas. Esas similitudes en cuanto a países del sur global, pero también la necesidad de exponernos mutuamente fue lo que dio origen a la MUICA”, afirma Salym Fayad, director artístico de la muestra.

A lo largo de las tres ediciones de la muestra, dos ejes han sido recurrentes en buena parte de las películas seleccionadas. Por un lado, la música estrechamente vinculada con la identidad, pero también como pretexto para revelar el contexto político y social en el que esta surge; y por el otro, la relación directa –política o cultural– entre África y Latinoamérica. Películas como la angoleña Tango negro, dirigida por Dom Pedro; Cuba, una odisea africana, de Jihan El-Tahri; y la sudanesa Al ritmo del Antonov, de Hajooj Kuka, así lo confirman.

VR---Poster-MUICA-CTG-BTA

El espacio en el que ha cobrado mayor intensidad ese esfuerzo por reunir los dos continentes han sido las muestras itinerantes, realizadas en zonas con alta concentración de población negra: San Basilio de Palenque en 2015, Providencia en 2017 y Buenaventura en 2019. “La itinerancia es fundamental para nosotros. Sentimos que es necesario descentralizar los ejes de consumo cultural de productos no convencionales como este y lo más gratificante es que el público de cada región responde de manera distinta a la muestra”, agrega Fayad.

En el caso de la versión realizada este año en el puerto del Pacífico, la selección resultó especialmente efectiva para generar conexión entre la población local. La película keniata Supa modo, de Likarion Wainaina, se centra en la historia de una niña que quiere convertirse en superheroína; sin embargo, lo que despertó la identificación del público de Buenaventura fue la historia de un personaje secundario: una partera, como la que trajo al mundo a muchos de ellos, y las prácticas de esa tradición, viva en ambos contextos. El caso de Silas, de Hawa Essuman y Anjali Nayar, fue muy distinto: la historia del activista ambiental liberiano encontró eco en la situación que actualmente padecen los líderes sociales colombianos y, en particular, el reciente caso del atentado que sufrió la líder ambiental colombiana Francia Márquez. En torno al tema de los líderes africanos y colombianos se abrió un álgido espacio de discusión. Estas dos películas podrán verse durante la muestra en Bogotá.

La programación de la muestra incluye 17 producciones, entre cortos y largometrajes, agrupadas en 3 categorías: Hecho en África (producciones concebidas y realizadas en el continente africano), Diáspora (producciones de afrodescendientes en el mundo) y Otras miradas (obras de extranjeros, con la africanidad como tema). También habrá un espacio para la realidad virtual titulado New Dimensions y la exposición de fotografías de cines abandonados (y salas construidas durante la ocupación colonial) Angola Cinemas: una ficción de la libertad. Las fotos tomadas por Walter Fernandes y Miguel Hurst estarán expuestas en Espacio Odeón.
separador

Algunas recomendadas por los organizadores:

High Fantasy
Dir: Jenna Cato Bass
Sudáfrica
2017

Largometraje sudafricano que fue grabado en su mayoría con iPhone en una narrativa similar a la de un reality show. Muestra el intercambio de cuerpos entre cuatro amigos que genera una reflexión de raza, género y clase en la Sudáfrica contemporánea, una situación mucho más complicada de la que se ve por fuera del país.


separadorThe Burial of Kojo
Dir: Sam Blitz Bazawule
Ghana/Estados Unidos
2018

Samuel Bazawule, mejor conocido como Blitz the Ambassador, se aparta un rato de la música para hacer su primer producto audiovisual de envergadura grande. La película cuenta desde el realismo mágico, la historia de Esi y su relación con su familia más cercana: su padre, Kojo, y su tío Kwabena. Ambos desaparecen en una expedición de minería ilegal y ella tiene que emprender un viaje para rescatarlos.


separadorHasaki Ya Suda
Dir: Cédric Ido
Burkina Faso
2011

Cortometraje que mezcla varios géneros totalmente salidos de lo común con un toque de futurismo. Ubicada en el año 2100, muestra cómo el calentamiento global ha traído distintos desastres y la disminución de los habitantes del planeta por fenómenos como la hambruna y la sequía. La migración de la población que busca conservar su vida, los lleva a retomar viejas costumbres y culturas perdidas como la de los samuráis, tradición ancestral asiática.


separador Supa Modo
Dir: Likarion Wainaina
Kenia/Alemania
2018

Desde la ficción, la película hace un homenaje al poder de la imaginación de una pequeña niña con una enfermedad terminal, que sueña con ser una superheroína y que, contando con la complicidad de su hermana y del pueblo entero en el que vive, logra serlo. El largometraje fue nominado a los Premios Oscar del 2018 por parte de Kenia.


separadorSilas
Dir: Anjali Nayar
Liberia/Canadá
2017

Silas Siakor es un activista social que pelea contra la corrupción y la violación al medio ambiente por parte de las industrias multinacionales y extractivas. En este documental, Silas y su equipo exponen el trabajo que hacen mediante una aplicación móvil para exponer temas como la explotación en Liberia y  muestra cómo su trabajo ha inspirado a otros jóvenes a convertirse en voces fuertes para frenar estas problemáticas de forma local. (ver tráiler)

Silas still 2

separador

COMPARTIR ESTE ARTICULO:

Compartir en FACEBOOK AUTORSEPARADOR

instagram

INSTAGRAM

youtube