Prueba

Collage colombiano: 21 artistas

Con ayuda de tijeras y papel, 21 artistas colombianos del collage nos llevan por las historias plasmadas en su trabajo, expresado en este lenguaje que parte de fragmentos para componer armonía.

separador
 
L
os artistas Pablo Picasso y Georges Braque crearon el collage en 1912 cuando comenzaron a experimentar con algunos recortes de papel sobre un lienzo y, tal vez sin saberlo, cambiaron la tradición pictórica que se había establecido hasta entonces. Ahora, esta técnica es utilizada para cuestionar lo racional y reinterpretar el mundo en el que vivimos. Todo mediante un juego de sentidos y formas dado por la textura, el color y las imágenes que ofrece el papel.

Aunque esta técnica tiene miles de adeptos en el país, elegimos 21 artistas colombianos que se vieron seducidos por las atrevidas curvas del collage y que, con su esfuerzo y dedicación, han llevado sus obras a diferentes rincones del mundo. Hablamos con estos collagistas sobre sus encuentros con esta técnica y los mensajes que esconden entre recortes.

separador

Liliana Bedoya
Medellín.
autorintagram

Fragmentaria

Fragmentaria

Mientras estudiaba Artes visuales, Liliana, mejor conocida como Frag.mentaria, desarrolló sus habilidades para el collage. Su estilo está influenciado por el Dadaísmo, pero en su caso, está dirigido a lo femenino y poético de las imágenes.

El trabajo de Liliana ha sido publicado en Universo Centro, Revista Bienestar y Revista Cronopios, y también ha sido expuesto en eventos de Red Collage y el Centro Colombo Americano. “Mi trabajo es muy personal. En él se refleja mi pasión por los libros, la literatura, lo femenino, lo romántico y lo poético. Todo apunta hacia la memoria y los fragmentos de las cosas, los hechos y el cuerpo”.

A Liliana le gusta sacar imágenes de libros, enciclopedias y revistas viejas, ya que tuvo la oportunidad de trabajar en una librería de libros de segunda mano. “Me interesan las texturas de los papeles envejecidos, amarillentos, con hongos en el caso de los libros”. Las acciones de pintar, rasgar, rayar y combinar texturas hacen que su trabajo sea más ameno y libre, pero el elemento más importante es el tiempo: “La parte más difícil de crear un collage es estar sobre el tiempo para hacer una entrega. Nunca se está satisfecho con los trabajos sobre el tiempo”.

separador

Adriana Bermúdez
Bogotá.
autorintagram   AUTORSEPARADOR   AUTORWEB   AUTORSEPARADOR   AUTORFACE

Entradilla 2

Entradilla 2

Durante los 14 años que ha trabajado con collage, Adriana ha utilizado esta técnica como un medio para expresar lo que ocurre en su vida y cotidianidad, narrando dentro de cada imagen una pequeña historia de sus sentimientos y también de sus sueños. Su trabajo ha hecho parte de exposiciones colectivas en Colombia, España, Italia y México, además de haber sido incluido en el libro Mix & Match: Exploring Contemporary Collage, que describe el trabajo de 73 artistas y sus procesos creativos.

“La parte más difícil siempre será encontrar nuestro propio estilo. Parece que todo ha sido inventado y encontrar nuestra propia línea gráfica cuesta”, afirma Adriana. Uno de sus trabajos más importantes es “La teoría del complot: los fabricantes de sombrillas secuestraron al sol”, donde Adriana utilizó por primera vez al personaje de una niña con sombrilla que ahora está presente en la mayoría de sus piezas.

separador

Alexander Cano
Manizales.
autorintagram

Entradilla 2

Entradilla 2

Desde 1997, cuando recién comenzaba la universidad, Alex se vio seducido por la técnica del collage. Gracias a ese amor por las tijeras y el papel su trabajo ha sido publicado en revistas como SoHo, Shock, Fucsia, Kinetoscopio y Bacánika. “Me gusta pensar que lo que hago es colisionar realidades paralelas, así que al final, por más clara, espaciosa y limpia que sea la imagen resultante, siempre queda algo de oscuro, enigmático y sobrenatural”. La influencia de su trabajo recae en Stanley Donwood y en el álbum OK Computer de Radiohead, por sus fondos blancos y sucios en transparencias.

Alex no tiene piezas favoritas en su portafolio, pero sí recurre temas muy concretos cuando selecciona las imágenes para trabajar, como anatomía, retratos de hombres y mujeres, botánica y publicidad de los años 50 y 60, como se aprecia en su serie Rubio Blanco Collages Digitales. “El acto de diseñar en sí mismo es tomar decisiones de diversas índoles. Por eso es que la parte más difícil de un collage es decidir cuándo está terminado. Siempre quedo con la sensación de que aún se puede mejorar más”, explica Alex.

separador

Carolina Cardona
Medellín
Entradilla 2

Entradilla 2

Aunque el ser humano siempre está en la búsqueda de nuevos aprendizajes, en algunos casos basta con un pequeño empujoncito para atreverse a desviar la mirada hacia campos desconocidos. Este fue el caso de Carolina, mejor conocida como Caracolla Collage, quien además de ser productora de eventos ha publicado su trabajo en la revista Tinta, el programa Somos Defensores, Universo Colagem y SOS Creativirus. “En una ocasión le conté a un amigo mi gusto por la técnica del collage y al día siguiente me regaló un bisturí y me animó a empezar. Desde ese momento, una parte dentro de mí cambió al llegar a un mundo artístico desconocido lleno de nuevos significados, donde mis manos pueden crear y contar historias diferentes”,  cuenta Carolina.

En cada una de sus piezas se puede contemplar por lo menos un elemento de flora o fauna que teje una relación que, según Carolina, siempre ha de prevalecer entre los humanos y el resto de los seres vivos. Su material ilustrativo lo encuentra entre revistas, afiches, volantes o periódicos. “A veces se me dificulta un poco empezar a construir las imágenes cuando tengo un tema predeterminado. Ser consciente de la composición del collage a partir de un objetivo específico limita un poco, pero al final siempre fluye”.

separador

Juan Francisco Carrillo
Bogotá
autorintagram

Entradilla 2

Entradilla 2

Juan se acercó a la técnica del collage gracias a los stickers que pegaba en las paredes de su habitación y en los cuadernos del colegio. Sin embargo, no fue sino hasta después de terminar su carrera como diseñador gráfico y sumergirse en otros campos del diseño, que Juan conoció el colectivo Red Collage y volvió a sentir aquel antiguo amor que lo enloquecía cuando pequeño: “Retomé esta técnica no como proceso, sino como obra, con la intención de volver a las tradiciones y alejarme del tecnicismo del diseño”. Después de cuatro años, Juan ha trabajado con el proyecto La Maleta Fanzinera, que ha permitido que sus obras se presenten en exposiciones internacionales como PasteUp en México y Universo Colagem en Brasil.

Su técnica está fundamentada en los pensamientos abstractos de vida. “He basado mi trabajo en la exploración de materiales blandos y rígidos, dentro del ensamble, collage, papercut y ejercicios básicos de animación, destacando temas como precisión, etéreo, efímero, nostalgia, psicoanálisis, recuerdo personal, condición humana y estados de ánimo. Es una búsqueda constante del simbolismo y lo metafórico como base fundamental de lo poético”, explica Juan. Entre sus referentes están el vanguardismo, la poesía, la fotografía en blanco y negro, el teatro, el circo y la danza contemporánea, lo que ha hecho su trabajo más versátil.

separador

Cosecha Visual
Bogotá
autorintagram

Entradilla 2

Entradilla 2

Su primer amor en el colegio pudo haber sido el collage. Tatiana Castellanos, mejor conocida como Cosecha visual, disfrutaba jugar con recortes y mostrar un poco más de ella en sus piezas, pero al llegar a la universidad, esta diseñadora comprendió la capacidad narrativa que se encuentra en las imágenes. “Me gusta pensar que mi trabajo tiene algo de poesía visual. En mis creaciones siempre emprendo una conversación íntima con los insumos, que finalmente narran un poco de cómo percibo las múltiples realidades que vivimos o aquellas que nos gustaría vivir. Lo que hago es crear puentes conceptuales que, con la complicidad de los elementos, me permiten contar historias”.

Su inspiración puede llegar gracias a películas de Wes Anderson, canciones de EUKZ, conversaciones con amigos, los mimos de su gato o papeles bonitos, pero también de artistas como Randy Mora, Laura Macías, Vivian Pantoja, Jorge Tukan y Sabrina Rodríguez. Mirada, su pieza más significativa, hace referencia a “esa ave chismosa, vigía permanente, que indaga en los espacios y los entes que en él viajan. En esa pieza sin duda estoy yo en la cima de algún mundo. Desde ese punto se volvió un autorretrato, me identifico con ella, me habita y las personas que me conocen lo saben”, explica Tatiana. Aquella ave muchas veces no se cansa de volar, lo que hace que a Tatiana le cueste dar por terminada una pieza: “algunas veces no logro sentir que un collage está terminado y empiezo a quitarle o ponerle, lo miro desde aquí o desde allá y valido los elementos una y varias veces”.

separador

Rita Confetti
Bogotá
autorintagram

Entradilla 2

Entradilla 2

“Escenas de multiversos de la vida real”: así es como Rita Confetti define su estilo. Entre sus influencias está el trabajo de artistas como Kurt Cobain, Stephen King, Terry Gilliam y Monty Python, quienes se han caracterizado por su particular mezcla entre el humor oscuro y lo escalofriante y visceral. Dominada por lo tenebroso, desde el 2014 Rita comenzó a trabajar en lo que para ese momento solo era un pasatiempo personal. “Después de seis años y con casi 100 piezas desarrolladas decidí compartir oficialmente mi identidad, mi percepción y lo que compone mi construcción estética”.

Su trabajo más significativo es “Weird.O, ya que “expresa esa incómoda dualidad entre lo que somos y lo que debemos mostrar en sociedad para pertenecer. El sentirse extraño y ajeno en un mundo que por momentos carece de todo sentido”, explica Rita, quien además cuenta que su intención al crear la pieza era revelar un aspecto básico de la humanidad: la autenticidad.

separador

Sergio Lasso
Cali
autorintagram

Entradilla 2

Entradilla 2

La experiencia de Sergio como diseñador gráfico lo ha llevado a realizar piezas como el afiche del Festival de Cine del Chocó (FICCHO) y también el del documental San Antonio, dirigido por Víctor Palacios. Sin embargo, desde hace cinco años Sergio se interesó por aprender una técnica que nunca antes había probado: el collage. De manera intuitiva y empírica comenzó un ejercicio de investigación y creación que lo llevó a tener un estilo poco convencional: “hace poco alguien lo definió como «punto y línea en múltiples planos», y me gustó mucho”, comenta.

La sociología, teorías sobre el lenguaje y el símbolo, la filosofía de la Bauhaus y algunos artistas visuales de los 70 han sido referencias para que Sergio creara piezas como “El Grito”, que hizo parte de una exposición colectiva organizada por Red Collage. Sergio creó la pieza para esa muestra con la idea de presentar el grito histórico de la resistencia afro, o como dice él, “una manifestación silenciosa” de las formas de lucha frente a la desigualdad de raza.

“Encuentro difícil el momento de la conceptualización, porque una imagen es también una forma de escritura, y para nadie resulta fácil leer textos que no estén bien escritos. Por eso tomo distancia de hacer collage como el simple ejercicio de recortar y pegar una cosa sobre otra, sin que exista un sentido o una intención que permita otras formas de lectura”.

separador

Laura Macías
Bogotá
autorintagram

Laura macias

Laura macias

Debido al agobio que le causaba estar frente al computador por tanto tiempo, Laura se inscribió en un taller de collage análogo hace cinco años y desde ese momento se dejó llevar por la conexión entre los recortes y el papel: “Me enamoré del hecho de rebuscar en los recuerdos de otros. Así fue como me encontré con historias en fotografías, libros y revistas a las cuales les di un nuevo significado en cada composición que realizaba”. Gracias a su trabajo como collagista, Laura conoció a Sabrina Rodríguez y Jorge Tukan, con quienes fundó el colectivo Red Collage hace tres años, y que tiene como objetivo principal generar una comunidad en torno a la técnica del collage para posicionarla en el mundo del arte.

El trabajo de Laura, o Cara de gato, como se le conoce dentro del gremio de ilustradores, se destaca por el sentimiento que refleja. Ella saca inspiración de lo que siente en el momento, de “lo que me toca la fibra”. Una de sus piezas favoritas es “La muchachada en el río”, que hizo parte de la portada del libro Relatos de la abuela Chela, que escribió su amiga Sandra Pulido y que, para Laura marcó la diferencia entre un hobby y una segunda profesión.

Para Laura todo trabajo tiene su parte difícil, y el collage no es la excepción: “como collagista uno se vuelve un recolector y reciclador: ¡todo sirve, todo tiene potencial! A veces me agobia el hecho de revisar cosa por cosa, pero una vez que encuentro ese detonante, esa imagen que parece que me hiciera un guiño, empieza la magia que conecta una cosa con la otra”.

separador

Cristian Escobar
Manizales
AUTORWEB

Entradilla 2

Entradilla 2

Con trece años de experiencia como diseñador independiente, Cristian ha publicado su trabajo en medios como SoHo, Arcadia, Semana Educación, Semana Sostenible, Revista Bienestar y Bacánika, y ha sido invitado a participar en el Salón Visual Bacánika, en Medellín.

Su estilo se define como un proceso experimental simple, libre, independiente y orgánico. Como dice él, “un canal de desahogo y un grito de protesta a través de la imagen” marcado por recuerdos de su infancia y la interacción que tenía con libros de ciencias naturales y anatomía, además del trabajo de artistas como Boris Artzybasheff, Wiesław Wałkuski y Aec Interesni Kazki.

Cristian trabaja con enciclopedias de los 80 o 90, sin dejar a un lado el poder del internet y sus bancos de imágenes. Para él no hay nada como el collage análogo: “Nada se compara con el ruido y la textura de hojas e impresiones devoradas por el tiempo”. Sus obras se originan gracias a la emoción y pensamiento particular de la época, y entre sus trabajos resalta “Chispa”, “una obra encomendada para un festival de artes gráficas y una oportunidad más para levantar el puño y gritar con el corazón”.

separador

Lucía Martínez
Bogotá
autorintagram

Entradilla 2

Entradilla 2

Las tijeras, revistas e imágenes son el escape de Lucía hacia una vida tranquila y amena. “Sufro de trastorno afectivo bipolar, y desde niña mi cerebro piensa más rápido de lo que se puede expresar. Cortando y pegando trato de canalizar un sentimiento, y así es como usualmente surgen mis creaciones. Son una forma de calmar mi cerebro”, explica Lucía. Debido a ello, todos sus trabajos son sus favoritos y más importantes, ya que cada uno contempla una parte de ella y de su esencia.

Las piezas de Lucía se podrían definir como una combinación entre lo orgánico y lo psicodélico: gamas de colores, jardines, imágenes tomadas de revistas de ciencia, apuntes de la universidad y documentos que le heredó su padre, aquel hombre que le enseñó el valor que hay en el trabajo duro. “No hay nada realmente difícil, excepto saber terminar y ser gentil con uno mismo si el resultado es diferente al imaginado”.

separador

Hansel Obando
Medellín
autorintagram

Entradilla 2

Entradilla 2

Hansel llevaba diez años viviendo en Buenos Aires cuando su psicóloga le aconsejó empezar a hacer collage para expresar sus sentimientos y hacerle frente a su depresión. Así inició su historia con esta técnica, que lo ha llevado a trabajar para El Colombiano, Playboy, Universo Centro, Socialter y Bacánika.

“Mi trabajo está enfocado en el misterio de la selva y el respeto hacia ella. Es un trabajo de investigación sobre cosmogonías y problemáticas indígenas colombianas”, comenta Hansel, quien destaca en sus piezas colores, seres e historias que prevalecen en la cotidianidad de aquellos pueblos. “¿Y ellos qué?es su obra más importante hasta ahora: “Fue un despertar para mí. Motivó la búsqueda de una clase de material específico, entender mi trabajo y ver cómo comenzaba a agarrar forma y estilo. Eso determinó lo que hoy hago”, explica.

separador

Sebastián Ospina
Medellín
autorintagram

Entradilla 2

Entradilla 2

Desde hace cuatro años y terminando una maestría en Diseño, Sebastián empezó a estudiar la técnica del collage como una forma para despejar su mente y mantener un pie en la moda y lo editorial. “Hago muchos collage provocativos, con algo de picardía, mezclando fotografías propias con imágenes de archivo. La mayoría han sido de moda, pero últimamente estoy haciendo piezas con temas de arquitectura, viajes, política o jugando con poesía”, explica Sebastián.

El Hombre Fumando” es una de sus obras favoritas, ya que en ella mezcla estilo y arquitectura. Las revistas de moda son fundamentales para la colección de Sebastián, quien también se nutre de enciclopedias, revistas de viajes, fotografías propias y no teme recortar los libros de sus autores favoritos. “Como decía un amigo de la moda: «hay muchos que saben cortar, y pocos que saben coser». Es muy normal tener montañas de recortes y no saber cómo volverlos a armar, pero ahí está lo bonito. Saber armar con elegancia un montón de pedazos. Es una analogía de la vida. Todos estamos rotos en cierta medida, el truco es reorganizarse e irse reconstruyendo a partir de eso”.

separador

Vivian Pantoja
Pasto
autorintagram

Entradilla 2

Entradilla 2

Vivian se interesó por el collage hace doce años, gracias a una clase de historia del arte que tuvo en la universidad. En sus años de collagista ha desarrollado un estilo que ella define como autobiográfico: “es el resultado de la expresión que tengo en lo plástico sobre mi mundo interno, mis vivencias, pensamientos y emociones como mujer y ser humano. Mi vida es un collage que se compone de diferentes fragmentos que están en mi entorno directo” comenta.

Su trabajo ha sido publicado en Semana Sostenible, Avianca en revista y Bacánika, y sus obras más queridas son las relacionadas a la anatomía, ya que pasó por momentos muy delicados de salud y busca reflejar en ellas cómo fue la transición de aquel proceso largo y doloroso. “Me gusta mostrar en esos collages cómo mi cuerpo volvió a sentirse bien y lleno de amor”, explica Vivian. Por ello, su archivo lo toma de enciclopedias viejas de medicina, moda, animales y botánica que ha coleccionado con los años.

separador

Salomé Patiño
Medellín
autorintagram

Entradilla 2

Salome Patiño

Salomé encontró su amor por el collage cuando estaba finalizando sus estudios universitarios de Artes visuales y se enfrentó a la cantidad de material que había guardado y que estaba a punto de tirar a la basura. Para no desperdiciar todas esas fotografías, dibujos, moodboards y documentos, Salomé y su amiga Sara Castro se dedicaron a recortar y pegar todas las imágenes que resaltaban entre los bloques de papel. Entre pruebas y errores, descubrieron el placer de jugar con las posibilidades de insertar en una pieza nuevas siluetas, texturas y colores, pero siempre manteniendo un toque ficticio o irreal frente a la existencia del ser humano. “Siempre he sentido que en cada collage me proyecto, me invento una nueva realidad de mí, una nueva composición de mi propio ser y fisionomía”, explica Salomé. 

Bien sea por la textura, el color, una mancha o las tramas que se presentan en la flora y fauna, Salomé suele sentir afinidad hacia cualquier elemento que pueda complementar los cuerpos con los que le gusta tanto jugar. “En el juego del collage se debe tener un ojo afinado para dar unidad a un montón de elementos sueltos e independientes que ya pertenecían a otra imagen. Es sacarlos de su procedencia e imprimirles sentido, estética y orden, pero siendo conscientes de cuándo dejar de pegar, y reconocer que puede estar sobrando o faltando”. Ahora ella lidera un grupo de collage en Medellín llamado Rasca que Rasca, que organiza retos para que collagistas de todo el país puedan participar.

separador

Maria Isabel Quiceno
Medellín
autorintagram

Maria Isabel quinceno

Maria Isabel quinceno

Como resultado de una ardua búsqueda por transmitir la fragmentación interna, Maria Isabel ha encontrado entre las tijeras y el pegante un recurso para poder liberar sus sentimientos y expresarse. La artista lleva más de un año trabajando en sus collages, y entre sus referentes están Virginia Woolf, Remedios Varo y Louise Bourgeois. Ella define su estilo como una resignificación de las imágenes, que percibe “más como medida terapéutica para sublimar con recortes el entresijo ambivalente que albergo en mí, ya que son ellos, los productos, los collages, quienes me detonan el génesis dulce de la sensibilidad y de la palabra escrita”.

De entre su colección de collages Maria Isabel resalta su obra “Ella”, donde hace homenaje a la escritora inglesa Virginia Woolf. “Para mí el collage ha sido una declaración de aliento que reafirma la vida expansiva y creativa. Es por esto que Virginia Woolf me abriga la angustia, la desidia y la caricia”, comenta Maria Isabel. Para crear sus obras, utiliza elementos como diarios reciclados, periódicos, revistas, libros y empaques de productos, aunque siempre contempla dos preguntas cuando se encuentra en su proceso creativo: ¿Cómo ensamblar los elementos visuales de tal manera que tengan coherencia con el entramado conceptual que te palpita? y ¿cuándo decidir dar por terminado tu collage?

separador

Jorge Restrepo
Bogotá
autorintagram

Maria Isabel quinceno

Maria Isabel quinceno

Cansado de la rutina que implica el diseño de libros y marcas en frente de un computador, Jorge decidió un día tomarse un descanso y, con tijeras en mano, acercarse a algunas revistas abandonadas en un rincón de su casa. Ahí empezó su pasión por el collage. “Mis trabajos son muy limpios estéticamente, pero tienen muchos elementos, es decir, hay saturación pero es minimalista” comenta Jorge. La calidad de sus piezas le ha permitido trabajar para marcas como Dolce & Gabbana, Club El Nogal, Computer Arts, Feria del Libro de Guadalajara y Colombiage.

Para Jorge, la inspiración proviene de la arquitectura, el arte y los espacios de trabajo de sus compañeros. Pero tantos referentes no evitan que se tope con su mayor dificultad: la hoja y la mente en blanco. De todas las que ha hecho, 1970 se ha convertido en su pieza favorita.

separador

Sandra Restrepo
Villa de Leyva
autorintagram

Maria Isabel quinceno

Maria Isabel quinceno

Sandra define su estilo gráfico como austero, de pocos colores y como una búsqueda constante por comunicar o transmitir sensaciones como el misterio que acarrea la diversidad de todos los seres vivos. “Me gusta crear ambientes y personajes, antropomorfizar y zoomorfizar”, explica la ilustradora. Su trabajo ha sido publicado en editoriales como Alfarrabista, Alafaguara, Loqueleo, Cardúmen Libros, Editorial Pontificia Universidad Javeriana y en medios como ¡Pacifista!, El Tiempo y Semana.

Sandra se ha convertido en una recolectora espontánea pero constante de imágenes, por lo que su forma de buscar material no es en frente de un computador escarbando en páginas web. La ilustradora procura guardar las imágenes que encuentra en sus navegaciones ocasionales, pero aún más las fotos que toma a rincones cualquiera de la ciudad y que llaman su atención. “Actualmente busco entre lo que ya tengo, y si no tengo, lo dibujo”.

separador

Sabrina Rodríguez
Bogotá

autorintagram

Sabrina Rodriguez

Sabrina Rodriguez

 

Sabrina es cofundadora del colectivo Red Collage y sus trabajos han sido publicados en libros como Vivo Latinoamérica: las mejores ilustraciones latinoamericanas 2015 y Espejos de Papel, Literatura ilustrada, de la Secretaría de Cultura de Medellín. “Desde lo personal, en mi búsqueda de algo por decir, la realidad es lo menos importante y el collage se ha convertido en una herramienta para contar mis experiencias como individuo desde la feminidad”, explica ella. Uno de los collages que más recuerda es “Toroide” el cual presentó en la primera exposición de Red Collage y tomó como referente para su serie Geometría Sagrada.

La naturaleza, las mujeres, las figuras geométricas y los colores pastel están presentes en el trabajo de Sabrina, así como los mensajes para el espectador, que algunas veces están escritos, y otras, escondidos detrás trazos y recortes. Entre revistas y libros antiguos de mercados de pulgas, Sabrina se da la tarea de encontrar la armonía entre el tamaño, la calidad y el color de las ilustraciones que utiliza en sus collages: “Pese a no ser una tarea fácil, la búsqueda hace parte del encanto del collage análogo y la experiencia con el papel. La dificultad se convierte en una nueva posibilidad de creación”.

separador

Deep Time
Bogotá
autorintagram

Sabrina Rodriguez

Sabrina Rodriguez

Luego de dos años explorando la técnica del collage, las ilustraciones de Deep se han proyectado en escenarios como el de Hip Hop al Parque 2019, se han publicado en la revista Fauna y expuesto en Antípoda, Alta Presión y Arte Urbano en Tunja. El ilustrador define su estilo como una amalgama entre lo sutil del tiempo en el papel y lo fuerte que puede transmitir. “Mis collages normalmente están en movimiento, en constante cambio, habitando espacios entre el tiempo y el sentir”.

Deep asegura que no tiene una influencia artística en específico pero sí se ve motivado por el trabajo manual y creativo que hace su mamá, el de artistas como Blesia Reveriech y emptyboy, algunas canciones de raperos como Sello Indio, La Justa Junta y El Kalvo o las pinturas de Velásquez, Ressendi y Kubin. Un collage que ha llegado a ser significativo en su carrera es “Lucro”, que hizo para “una canción brutal de N.Hardem y Mismo Perro que disfruté mucho ilustrar y ver en las pantallas de Hip Hop al Parque. Fue un sueño cumplido”.

separador

Jorge Tukan
Bogotá
autorintagram

Jorge Tukan

Jorge Tukan

Desde 2014 Jorge empezó a trabajar con collage, una técnica que lo ha llevado a exponer sus piezas en países como Francia, Alemania y México, país que visitó con el colectivo Red Collage, que cofundó hace tres años. El trabajo de Tukan se destaca por la armonía existente entre lo mágico y lo real, y por la búsqueda de una conexión con el espectador. “Mis influencias están marcadas por algunas apreciaciones culturales: la primera es la música y el folclore; la segunda, ciertos modelos artísticos como la obra de Jheronimus Bosch, Joan Fontcuberta y León Ferrari” explica Tukan.

Los collages de este artista se inclinan hacia lo digital, pero los objetos físicos son fundamentales para la creación de sus piezas, por lo que Tukan recurre a la fotografía como una alternativa para llevar a su mesa de trabajo aquellos elementos que protagonizan sus composiciones. “Lo más difícil del collage es saber equilibrar y entender una imagen, porque asociamos esta técnica con una saturación que se traduce en un conflicto visual. Siento que con el tiempo vamos encontrando la forma de construir una imagen sin la necesidad de usar muchos sustratos”.

separador

COMPARTIR ESTE ARTICULO:

Compartir en FACEBOOK AUTORSEPARADOR

Relacionados

Cargando
CARGAR MÁS Cargar más
SUSCRÍBASE A NUESTRO BOLETÍN

Please enable the javascript to submit this form



Facebook    Instagram    Youtube   Twitter 
©Copyright 2019  /  Diseño web -  Revista Editorial Bienestar S.A.S.  /  Todos los Derechos Reservados.  /  Soportados por: Nuvoll.com