El influñencer Estiwar G: todos tenemos algo de ñero

Ñero, vendedor de repuestos y estrella de TikTok, Estiwar G. muestra en sus videos una visión distinta de la calle. Esta entrevista revela al influñencer creador del Toxitour.

separador

E

n el mundo de los contenidos digitales, de los influencers de redes sociales y la volatilidad con que se crea y se olvida la cultura hay que aprender a moverse con cuidado. Entre tantos retos virales de coreografías y canciones de Fleetwood Mac, a veces sobresale un contenido que aún intenta ser sincero, que utiliza la plataforma que está construyendo para difundir mensajes de transformación y que nos obligan a reflexionar. Estiwar G, la última sensación del universo Tik Tok colombiano, podría no ser la primera opción cuando pensamos en este tipo de contenido, sin embargo, conforme nos vamos acercando, constatamos que detrás de la ironía y la sorna el suyo es un mensaje que propende por la unión antes que la división.

Estiwar G llegó por casualidad al barrio Santa Fe a probar unas empanadas de pizza que le habían recomendado. Al encontrarse con un local vacío, decidió darse una vuelta por el barrio rojo para ver qué más encontraba para comer. Así nació uno de sus contenidos virales: el toxitour. El influencer, o influñencer como se autodenomina con ironía, recorre zonas marginales de Bogotá para encontrarse con emprendedores que promocionan a voz en grito sus productos, auxiliándolos con su contenido digital para dar a conocer sus negocios.

Estiwar G. nació y vive en el Barrio 7 de agosto y hasta hace un par de meses, se desempeñaba como vendedor de repuestos de carros, pues su barrio está lleno de talleres automotrices. “Estiwar: calle, ¿si me entiende? Cualquier nombre que sea medio gringo y que lo adaptemos aquí a las calles colombianas, ya es ñaki”, explica a través de una videollamada. “Entonces, si toca estar impactando, ya con el Estiwar no hay nada que hacer, manito. El ‘G’ es utilizado por los raperos, que quiere decir ‘gangsta’ o gánster. Es una persona de la calle, una persona pesada. Pero en este caso no es ‘G’ de gánster sino ‘G’ de Gamboa. Ese es mi apellido, manito”.

“Yo abrí este coroto simplemente para dar un punto de vista distinto, el de una persona que está en la calle guerreándosela, diferente a lo que la sociedad espera, de una persona hasta cierto punto marginada. Caminando se fue haciendo el camino, socio, y terminamos haciendo muchas cosas”, explica sobre cómo llegó a convertirse en uno de los creadores de contenido más consumidos de Instagram y otras redes sociales. El suyo es el caso de muchas personas que, con creatividad y con humor, se abre un espacio en el nicho digital, convirtiéndose en un contenido viral con el que la gente comparte e interactúa. El toxitour, por ejemplo, es uno de sus logros más importantes. “La mayoría del contenido es espontáneo: es algo que se piensa de momento, se saca y, si hay buena recepción por parte de la people, se sigue montando. Cosas como el toxitour nacieron de manera espontánea y se fueron desarrollando con el tiempo”.

La autenticidad de Estiwar G es la que le ha permitido construir en apenas meses una de las personalidades más inquietantes de nuestro ciberespacio. Vestido con una gorra de baseball, una chaqueta ancha con peluche en el cuello y un diente pintado de negro que simula un mueco callejero, Estiwar G recorre las calles capitalinas recordándonos cuáles son las actitudes del ñero, qué lo configura en su esencia y, al final, por qué todos en este país tenemos algo de él. Si Juanpis González construye una crítica por rechazo de la figura del gomelo, Estiwar nos acerca a la calle y a los habitantes de sus recovecos de concreto para mostrarnos que no somos tan distintos. “Sea ñero, sea gomelo o lo que sea, todos tenemos un ñero por dentro, todos tenemos calle por dentro porque nos ha tocado aprender a defendernos en nuestros barrios”, explica el creador de contenido, quien busca cambiar el imaginario que hay entorno a esa persona a la que peyorativamente calificamos de ñero.

“Una de las filosofías que fuimos adaptando en el programa es ‘vamos a mostrarle la calle a los que no conocen la calle para que vean cómo se maneja, para que vean cómo rueda, para que vean cuáles son las cosas buenas, las cosas malas’”, continúa. “Así mismo, un sentido de este programa es decirles a las personas que nacieron en barrios pesados, en barrios marginales, que nacieron al lado de una olla, ‘hey, socio, ese no es el mundo. Eso es parte del mundo, pero no es todo el mundo. Usted también puede ir más allá de una esquina, más allá de una olla, usted puede hacer muchas cosas, manito. Usted puede salir adelante y ayudar a su familia’”. En ese sentido, de nuevo, el contenido del toxitour les permite a las personas ver cuántos más actores hay en la calle que están construyendo un futuro desde el emprendimiento, antes que desde la criminalidad con la que se les suele asociar.

El contenido de Estiwar es dinámico, inteligente e irónico. En la era del híper consumo de información las nuevas generaciones tienen un lapso de atención mínimo. Por eso, cada vez más las canciones tienen introducciones más explosivas, los videos abordan inmediatamente el asunto y la construcción de una narrativa se ve en detrimento en aras de la pirotecnia y la parafernalia de los efectos especiales. “Pienso que el humor es necesario. Primero, porque somos una sociedad humorística, los colombianos somos humorísticos. Segundo, el humor es una herramienta de comunicación magnífica porque permite que las personas se acuerdan de lo que uno dijo. Y, tercero, muchas veces la realidad es tan dura y triste que toca ponerle humor, porque entonces no se disfrutaría nada de lo que se cuenta, de lo que se narra”, explica Estiwar sobre su uso del recurso para conectar con las audiencias. “Eso pasa en Colombia. Muchas veces la gente que no tiene nada, es la gente que más valora las cosas y disfruta. Es la gente que usted ve más sonriendo en la calle”, dice mostrando los dientes de oreja a oreja.

Así, por ejemplo, Estiwar es una máquina de neologismos, de expresiones ingeniosas que en el contexto de sus videos se convierten en oro puro. “Estamos haciendo un diccionario de españeringlish. Algunas las mezclo, a veces busco relación entre las palabras, por ejemplo, ‘lávese ese rabbit’. Rabbit es conejo en inglés se asocia con el rabi de atrás. A veces hago ese tipo de asociaciones. A veces la misma banda me dice ‘socio, le faltó esta’. A veces las escucho y digo ‘socio, eso es dinamita. Tengo que decirlo’, explica el difusor de términos como “empanadas re bartolomeas” (muy bárbaras), “a Lucky Charms” (a una luca, mil pesos) o “quedé re Power Point” (recargado). Es esta misma creatividad la que le ha permitido convertir en un negocio sus contenidos a través de publicidad. “Si yo estoy invirtiendo mi tiempo en esto, no lo puedo invertir en nada más”. De esta manera, siempre pasando por un filtro que determine cuán acorde es la marca a la visión de Estiwar, su canal en Instagram y Tik Tok difunde contenido de locales de comida, servicios de mensajería o reparación de calzado. “Claramente se pilla de qué son los negocios. Si son productos de calidad, si tienen un buen servicio, si es un servicio que va acorde con el mensaje que nosotros queremos brindar o si es algo que nos puede perjudicar. Siempre pasando por un filtro, pero ayudando. Yo no tengo límites: ayudo al que empezó recién con una canasta de empanadas, al que ya puso el puesto, ayudo al que con esfuerzo logró montar el local, ayudo al que lleva cinco años. Si me preguntan de una empresa ya grande, pues, socio, también se le ayuda, ¿por qué no? La filosofía de Estiwar es no crear divisiones, no separar a la gente, sino unirla. Obviamente hay límites, hay cosas de respeto y cosas con las que no estamos de acuerdo. Pero el sentido principal de esto es unir a las personas”.

“La idea es cambiar de contexto. La gente quiere ver al ñero mal. La idea de esto es mostrar que el ñero no solamente tiene que estar en una esquina, puede estar en otros lados. ¿Por qué Estiwar G no puede ir a un restaurante gomelo, socio? ¿Por qué a estos gomelos no los podemos meter a los barrios? Esa es la idea, manito: cambiar, romper el molde, hacer algo contracultural”, reflexiona “Tocaba hacer algo diferente: pasar del palacio a la calle, a lo que come la gente que no tiene para un almuerzo. Eso es lo que come la gente que no tiene para un almuerzo, esa es la realidad de nuestro país”, continúa.

Quizás por eso Estiwar G se ha convertido rápidamente en un fenómeno viral, pues está proponiendo una mirada distinta sobre la calle en la que todos cabemos y en las que todos podemos reconocernos. “Hay gente a la que yo respeto mucho, a algunos los conozco, ‘socio, usted no es calle’. Personas más malas que yo habrá miles de millones. Mi idea no es mostrarme malo, es mostrar una visión de lo que es la calle”, concluye sobre sus intenciones. “La acogida de la gente, a lo bien, ha sido maquia. Yo profundizo un poco y pienso que es porque, finalmente, yo trato de no meterme con nadie. Yo no hablo de las personas, de los fulanos, no me meto en polémicas. Respeto máximo. Obviamente hay comentarios y apuntes que puede que disgusten a algunas personas, pero es que, si uno pretende hacer un tipo de humor que no afecte a nadie, socio, no se puede trabajar con tranquilidad”.

ESTIWARG

separador cierre

COMPARTIR ESTE ARTICULO:

Compartir en FACEBOOK AUTORSEPARADOR
Lo invitamos a suscribirse a nuestro newsletter

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario



Facebook    Instagram    Youtube               Twitter      

CONSANITAS  BIENESTAR SANITAS BN
©Copyright 2020  /  Diseño web -  Revista Editorial Bienestar S.A.S.  /  Todos los Derechos Reservados.  /  Soportados por: Nuvoll.com