Los recomendados de la semana

Aquí encontrará una lista de las cosas que se nos atravesaron esta semana y que seguramente le interesarán a usted.

separador

En Bacánika nos encanta descubrir videos divertidos, hablar sobre nuevas propuestas de diseño colombiano y leer desde cómics hasta las instrucciones del champú. También tenemos una debilidad por compartir proyectos de artistas locales emergentes y por encontrar uno que otro evento, beca o convocatoria para recomendarles. En ese orden de ideas, aquí les va una lista, muy salpicón, para que no se pierdan lo mejor de la semana.
separador

- Lo que queremos hacer -

 

 

 

Acabamos de almorzar, pero nos podríamos comer un taco. Mejor si es de El Pantera, y todavía más si es en su nueva “guarida”.

Sí, compañeros. La mejor taquería de Bogotá acaba de abrir sucursal, y como asumimos que tienen paladares similares a los nuestros, seremos claros: VAYAN YA.

Nuestras fuentes sugieren que la nueva sede llegó con nuevos platos (parece que ahora hay tortas, además de tacos, quesadillas y nuestros adorados esquites) pero debemos confesar que no lo hemos comprobado. Si se animan a verificar la información, a picarse con la salsa brazzers o a tomarse más de una margarita, caigan a la Calle 77A # 12 - 26. O al otro local, el primero en abrir, que queda cerquita: Carrera 10A # 69 - 22.

Si son novatos, no teman. Este artículo se llama “Los recomendados de la semana” por algo. Les sugerimos que empiecen con unos esquites, que sigan con un taco de chicharrón bañado en salsa de guayaba (bendito sea), luego con uno de camarones rebosados y salsa de maní y, si les cabe, terminen con un especial de la semana. Cada ocho días hay un taquero invitado, encargado de producir dos maravillas que estarán en la carta del lugar hasta agotar existencias.

Mientras saciamos el antojo, que ojalá sea pronto, ¡larga vida a El Pantera! 

separador

- Lo que estamos escuchando -

Aquí va una idea para cuando su playlist les sepa a cacho. Vayan al canal de YouTube de NPR Music y dénle play a cualquier Tiny Desk Concert. Si el primer video no los sorprende, será el segundo o el tercero. Todos los artistas que se presentan en estos conciertos están tan bien escogidos, que es cuestión de escuchar hasta encontrar el que le ponga los pelos de punta con su música.

Así fue como dimos con Tom Misch, un guitarrista, cantante y compositor británico que nos tiene locos. Su música suena a jazz, a disco, a soul, a hip-hop… ¡y esa guitarra!

Por como toca ese instrumento, Misch es uno de los artistas que participarán del programa Fender Next, una iniciativa que pretende impulsar la carrera de 50 músicos a través de guitarras, presentaciones y relaciones públicas. En ese programa, para que se hagan una idea, también participarán artistas brillantes como Tash Sultana (a quién hay que escuchar, pero también ver) y King Princess (su canción “1950” fue de lo mejor del 2018).

Hasta ahora, el hombre tiene varios trabajos discográficos. El más reciente es Geography (2018), pero estamos muy, muy engomados con 5 Day Mischon, un EP que lanzó en 2017 y que grabó y mezcló en 5 días de la mano de 5 artistas más: Carmody, Novelist, Will Heard, Kaidi Akinnibi y Tobie Tripp.

Entonces, nada. Escúchenlo (e ignoren la pinta que eligió para el Tiny Desk).

separador

- Lo que estamos leyendo -

Martín Caparrós —cronista, escritor, futbolero y argentino— “está tomando el pulso a grandes urbes de Latinoamérica”, con apoyo de El País de España. El propósito no es otro que contar la ciudad, cualquiera que sea, condensar en apenas una páginas (cuarenta, sesenta, noventa minutos de lectura) todas las vidas que nacen, viven y mueren entre sus calles, además de nombrar esas calles, con sus edificios, victorias, miedos y desesperanzas.

“Es raro contar una ciudad. El que lo intenta busca eso que la distingue, sus rarezas, pero no encuentra mucho. Las ciudades actuales mueren por parecerse; solo guardan algún rincón de diferencia para mostrar a las visitas”, dice en el texto que le dedica a Bogotá. Así como antes, en el de Caracas, ya había dicho: “El periodismo siempre —se— engaña cuando cuenta un lugar, porque cuenta del lugar lo extraordinario. No sabe —no sabríamos— contar los millones de vidas, de cruces, de gestos menores que arman cualquier espacio”. Y, sin embargo, lo hace, lo logra: nos referimos a narrar ese rincón de diferencia, esos millones de vidas, de cruces y de gestos menores.

Leer el texto sobre Bogotá es leer a Bogotá. Podríamos estar o no de acuerdo, sentirnos o no ofendidos, pero indudablemente estamos ante la ciudad. Es más: estamos entre la ciudad, en la mitad de ella, justo en el lugar en el que Caparrós quiere que estemos. Del Country Club a Theatron a Cazucá en el tiempo que dura la lectura; taxistas, vendedores ambulantes, vendedores de verduras, periodistas de mucho nombre, periodistas de poco nombre, miembros de la alta sociedad, miembros de la sociedad desfavorecida, de la comunidad LGBTI, de la comunidad migrante que viene de los pueblos o del país vecino. Y, bueno, nubes por montón. Es decir: Bogotá.

Es cuestión de sacar un pedazo de tarde y sentarse a leer los dos primeros textos, porque luego vendrán (o eso esperamos) más ciudades de esta parte del continente a poblar nuestra pantalla. Y ya entonces el recorrido será mucho más largo, más agotador.

separador

- Gente que nos interesa-

¿No les suena el nombre Greta Thungberg? Tal vez deberían tenerlo en mente ya que es una de las personas opcionadas para ganar el Nobel de la Paz, que será entregado este 11 de octubre. ¿Por qué? Por ser una de las activistas por el cambio climático más influyentes de los últimos dos años. Lo que llama la atención de todo esto es que tiene solo 16 años (momento para sorprenderse) y, de ser la ganadora del premio, sería la persona más joven en obtenerlo desde que fue creado.

Pero no está ahí porque sí. Varios políticos noruegos propusieron su nominación porque Greta ha logrado lo que muchos adultos ni siquiera se han atrevido a hacer: creó la iniciativa #FridaysForFuture, que ha provocado que cada viernes miles de estudiantes en Europa salgan a la calle a protestar en contra de los gobiernos que incentivan el daño al planeta. Ella, por su parte, protesta sagradamente frente al parlamento de Estocolmo cada semana y esto ha generado cada vez más apoyo de parte de la gente. Además, ya ha dado discursos, bastante fuertes y ejemplarizantes, ante diplomáticos, economistas y políticos en contextos de suma importancia como el Foro económico de Davos y la Conferencia Climática de la ONU en Katowice (Polonia).

Arriesgada, audaz, introvertida y sin pelos en la lengua, la adolescente sueca no solo ha generado cambios significativos en la sociedad europea. Desde el momento en el que se decidió a luchar por el planeta, impuso el vegetarianismo y la prohibición de los vuelos de avión en su casa para reducir la huella de carbono que dejan ella y sus familiares. Wow.

Sí, nosotros también nos sentimos mínimos al ver los antecedentes de esta niña que nos ha ganado a todos por miles de años luz. Por esto mismo, queremos contarle un detalle para que entienda la dimensión del movimiento que ella genera y lo importante de nunca rendirse: mucho antes de esta revolución por el clima fue diagnosticada con autismo y con Trastorno por déficit de atención con hiperactividad o TDAH, lo cual le hace verdaderamente difícil el trato con la gente y las relaciones sociales. Ella misma lo dice (vean el video) y aún así, se aventuró a no callar por defender algo en lo que cree con mucha convicción. ¿Ve lo importante que es generar cambios desde uno mismo? No menosprecie sus esfuerzos por salvar el planeta, y bravo, Greta.

separador

- Proyectos que nos interesan -

No podemos hacer nada más aparte de extender felicitaciones al director colombiano Jorge Caballero, el cual acaba de anunciar que su proyecto de realidad virtual (financiado por una beca de Idartes) tuvo su estreno mundial en South by Southwest, uno de los festivales culturales y cinematográficos de más renombre en Estados Unidos.

Crónica de una ciudad que fue es el nombre del proyecto que tiene como objetivo plasmar en imágenes el trabajo de José Joaquín Jiménez, un cronista bogotano de los 40. Ximénez, como firmaba sus escritos, fue un tipo tremendamente influyente en la capital al ser publicado en distintos medios de comunicación como El Tiempo y al impulsar una especie de leyendas urbanas alrededor de personajes como El rasca muelas o El poeta de los suicidios. Un personaje que atrapó toda la atención de Caballero al tener un estilo propio para la narrar las calles de Bogotá.

De la mano de arquitectos e ingenieros civiles, el equipo se encargó de mapear las calles de la ciudad en la época de Ximénez para convertirlas en modelos tridimensionales a través de un método conocido como fotogametría. Luego vino la magia: después de leer las crónicas de Ximénez, la producción escogió las calles más mencionadas y se valieron de las técnicas de la realidad virtual para sobreponer letras en cada espacio, por minúsculo que fuera. Cada centímetro de cada fachada y cada calle tiene letras por donde se le mire. Esto, acompañado de la voz de Sandro Romero Rey leyendo apartes de las crónicas del escritor bogotano, hacen que la experiencia de ponerse las gafas sea una máquina del tiempo mágica.

separador

COMPARTIR ESTE ARTICULO:

Compartir en FACEBOOK AUTORSEPARADOR

instagram

INSTAGRAM

youtube