Cómo se hizo la película Loving Vincent

Sara Calderón fue una de las invitadas al Festival de Animación La Truca. Es una de las artistas detrás de Loving Vincent, la película animada sobre la vida de Vincent van Gogh, uno de los principales exponentes del postimpresionismo.
separador

La película Loving Vincent empezó como un experimento: ¿cómo sería contar una historia sobre la vida del pintor Vincent van Gogh animada con el mismo estilo del pintor? ¿Cómo sería hacer una película al óleo cuadro a cuadro?

Luego, la pasión de los directores Dorota Kobiela y Hugh Welchman se convirtió en un éxito en taquilla y de la crítica, y se ganó una nominación al Premio Oscar para mejor película animada del 2017.

Para hablar del proceso detrás de la película, los organizadores del Festival de Animación La Truca, invitaron a Cali a la española Sara Calderón, una de las artistas detrás de varias escenas de la película.

Calderón se licenció en Bellas Artes en Madrid, tiene un máster en Educación Artística en Instituciones Sociales y Culturales y un colectivo de arte. Su más reciente trabajo fue hacer parte de un grupo de 125 artistas encargados de pintar los 65000 cuadros que animaron la película. Ella estuvo encargada de 374 pinturas.



¿Por qué hay que ver la película Loving Vincent?

Porque es la primera vez que puedes ver la obra de Van Gogh en una pantalla de cine por hora y media totalmente en movimiento. Es la primera película que se ha pintado entera al óleo: son 65 mil cuadros sin retoque. Es una experiencia muy diferente. Es como ir a una exposición durante una hora y media y dejarte llevar por toda su belleza.

LOVING 3

¿Cómo llegó a trabajar en Loving Vincent?

El culpable fue mi padre. Vine a Cali con él, así que me lo traje para un poco agradecerle y cerrar el cirulo que empezó. Salió un artículo en el periódico de mi ciudad, Madrid, y mi papá me lo pasó, para mandar mi portafolio. Luego, después de cuatro meses más o menos, me llamaron para realizar pruebas de pintura en Polonia, y ahí me vinculé al equipo. Tenía un poco de miedo porque no sabía nada de animación, pero después de las pruebas vi que necesitaban personas que pudieran recrear los trazos de pincel y colores de las obras de Van Gogh. Esa vez, de 500 postulados de diferentes partes del mundo escogieron 45, entre ellos, yo.

¿En cuáles escenas participó y cuánto se demoró?

Participé en siete escenas de personas hablando. Me demoré seis meses, que son unos 30 segundos de la película. Fueron los 374 cuadros que pinté para Loving Vincent. Es bastante trabajo.

Loving-Poster

¿En qué consistía el trabajo?

Todo fue pintado a mano, pero antes rodaron la película con actores. Entonces nos pasaban partes de la película para que viéramos a los actores reales y debíamos interpretar las escenas usando herramientas de las obras originales de Van Gogh, sus colores, sus brochas, debíamos encontrar el color correcto de los óleos de las pinturas. Nos daban la paleta de color y la idea era hacer muchos cuadros para el movimiento de cada uno de los personajes. Necesitabas mucha agilidad para el trazo y los colores exactos. Lo más difícil era no mover demasiado al personaje: por ejemplo, el personaje que habla sí se mueve mucho, pero el que escucha casi no, solo respira, se mueve, pero no tanto. Al final, en edición, hacían un mix entre varias pinturas que habíamos hecho mis compañeros y yo, y así creaban la escena completa.

¿Se reunían para pintar? ¿Lo hacían en un estudio?

Estábamos en un estudio que adecuaron para el proyecto. Cada uno tenía un cuarto para con un lienzo, un ordenador y un proyector que reflejaba en el lienzo. El flujo de trabajo era muy bueno: te daban la fecha para entregar y tú veías si te llegaba inspiración para muchos cuadros, pero tal vez en un día flojo hacías solo medio. Eran respetuosos, pero había que responder con la fecha final.

LOVING SCREEN3

¿Cuánto material usaron?

Mucho. No sé exactamente cuánto, pero eran cajas y cajas, era impresionante. Pintábamos el primer cuadro y encima de ese primero repintábamos los movimientos. Al final casi que estás pintando lo mismo, pero necesitabas esa sensación de movimiento. Por suerte no me tocó repetir cuadros.

LOVING SCREEN2

¿Alguna vez se cansó?

[Ríe fuerte]. Disfruté mucho. Había días en que me cansaba, me dolía la espalda, pero llegaba y me daba un baño, dormía bien y listo, a empezar un nuevo día. Pero nunca me he cansado de pintar, como para decir basta, no creo que pase.

¿Siente que ahora su estilo está empapado de Van Gogh?

A lo mejor empiezo con algunos trazos parecidos, porque ha sido mucho tiempo trabajando en eso, luego enseguida sale a flote lo que soy y mi estilo. Además, no soy tan cerrada con mi estilo, tengo varios días de inspiración y trabajo diferente, pero a la hora de pintar mi propia obra si que trabajo con muchísimo color.

¿Está desarrollando obra propia como pintora?

Tengo obras, pero muy pocas, no tengo un estudio de pintura. Ahora mismo estoy trabajando en el arte y la educación. Después del máster, mis compañeras y yo decidimos trabajar con la gente de la calle. Así compagino el arte con la ayuda social en el colectivo La Rueda Invertida. Tratamos de crear inclusión a través del arte. Espero estar centrada en eso en un futuro, porque ahora es un núcleo que nos une, pero ahora no está 100 % activo.

¿Le quedan más ganas de hacer animación?

Sí, estoy abierta a todo lo que venga.

LOVING SCREEN
***

Sara comentó curiosidades de la película en su conferencia del Festival La Truca, estos fueron algunos datos curiosos:


  • La directora, Dorota Kobiela, es una artista polaca que sintió mucha conexión con Van Gogh y quien hizo toda la investigación detrás de la película. Se interesó en la última parte de la vida del pintor porque fue cuando tuvo su realización como artista.
  • La película se llama Loving Vincent porque Van Gogh cerraba así las cartas que le enviaba a su hermano.
  • Al principio, la película estaba pensada como cortometraje, pero luego empezaron a darse cuenta de la popularidad de Van Gogh, por lo que el productor decidió que fuera un largometraje.
  • Fueron 360 pinturas de referencia para que el equipo de pintores recreara las escenas con base a esos colores.
  • La parte a blanco y negro, en estilo más realista, se refiere al pasado en la historia. Estas escenas también son pintadas al óleo.
  • En el estudio donde trabajaban los pintores cada uno tenía la misma luz, el mismo balance de color, la misma cámara y el mismo ordenador para que cuando acabaran cada pintura pudieran enviar las fotos al equipo de trabajo y agilizar el montaje.
  • Algunas pinturas de Van Gogh son verticales y no ocupan el formato cine, la decisión de la directora fue presentarlas en un movimiento de cámara de arriba abajo para que se viera todo el cuadro.
  • Hay algunos personajes que no fueron retratados por Van Gogh, entonces tomaron como referencia otros cuadros. Un ejemplo es la ama de casa del doctor, que se basó en el cuadro Dama de blanco.
  • Al principio, los pintores no sabían qué estaban haciendo, solo seguían instrucciones hasta que cuando ya tenían bastante armado les mostraron la estructura con algunas escenas faltantes.
  • Hay rumores de que harán una película con las pinturas de Goya, pero por ahora solo son chismes.
separador

COMPARTIR ESTE ARTICULO:

Compartir en FACEBOOK AUTORSEPARADOR

instagram

INSTAGRAM

youtube