Iván Mayorquín es un dibujante “osom”

Sacar tiempo para los proyectos personales, la empatía en el diseño, nada de trabajar para políticos y escuchar Weezer son algunos de los secretos personales que nos compartió el dibujante y diseñador mexicano Iván Mayorquín.

fotoivan

separador

U
sted conoce a Iván Mayorquín. Bueno, al menos conoce lo que hace, los personajes que diseña. Les ha dado like, los ha compartido luego de decir “Whaaat?”. Reconoce sus colores y su estilo, sus minicómics, sus narrativas visuales.

Iván Mayorquín es uno de los cocreadores de Pictoline, que desde sus inicios en 2015 se ha convertido en la forma favorita de todos de acceder a la información que, hoy en día, parece multiplicarse a la velocidad de la luz (¿O más rápido? ¿Es posible hacer ese cálculo? ¿Es una tarea para el cerdito de Pictoline?). Ellos se consideran “una empresa de diseño de información”, nosotros los vemos como una de las empresas que cambiaron el juego para los medios de comunicación. “Nuestra misión es tratar de ser señal y no ruido. Nos esforzamos por no ser otra de las mil cosas que te van a hacer ruido en la cabeza”, dijo el ilustrador mexicano en una entrevista para El Tiempo el año pasado, cuando vino a dictar unos talleres para el Congreso de Ilustración.

Pero además de Pictoline, Mayorquín, (Mazatlán, México), tiene un mundo de proyectos que nos hacen preguntarnos a qué hora duerme (spoiler: poco, es su superpoder): con Alejandro Farfán tiene el webcomic Pizza Sandwich; con un grupo de amigos se reúne semanalmente a grabar el pódcast Club de UNO, en el que hablan de lo divino y lo humano, pero sobre todo de acontecimientos en el mundo de la cultura pop, mientras juegan UNO; fue parte del colectivo de diseño Buque, y ahora tiene un curso de Introducción a la narrativa secuencial para cómics en Doméstika (recomendamos hacer clic y alistar la tarjeta de crédito).

Con nosotros habló de los cómics mexicanos de su infancia, nos contó algunos secretos que usa a la hora de diseñar personajes, también a qué le tiene miedo y por qué lo más importante es la empatía a la hora de diseñar.

Suele hablar de los factores básicos del diseño: que sea coyuntural, útil y “osom”. ¿Puede explicarnos esto?
Eso es algo que descubrí hace no tanto en Pictoline: hablar de algo de lo que la gente de hecho esté hablando, generar piezas utilitarias que de alguna forma ayuden a alguien y hacerlo con mucho cariño, hacerlo “osom” [léase como se leería awesome], garantiza GRAN DISEÑO. Si tienes alguno de estos elementos en lo que haces en el día a día, te aseguro que todo va bien. Si tienes los tres, es un combo ganador.

También ha dicho que uno de los factores del buen diseño es la empatía, ¿cómo es eso?
Siento que los diseñadores e ilustradores no se preocupan mucho por ser empáticos, por pensar que su trabajo abre un diálogo con alguien y que es importante entender el punto de vista de esa persona para poder llevar un mensaje de forma más clara y sencilla. Y es eso. Muchas veces veo diseño de personajes que solo busca el eye candy, pero que no le interesa mucho que las personas se identifiquen de alguna forma con ellos. Eso es algo que de unos años para acá me parece importante en lo que hago.

piictoline

¿Cómo empieza su día de trabajo?
Muy temprano saco a mi perro a pasear (7:00 a. m.), compro un café, tomo ese café y entro a junta de noticias en Pictoline (8:30 a. m.).

¿En qué momento lo ha sorprendido más Pictoline?
La verdad Pictoline es el proyecto más increíble en el que he estado involucrado. Creo que todos los días aprendo algo nuevo (literalmente), trabajo con gente que admiro muy cabrón y que respeto su labor. Ya sé que qué cursi soy, pero creo que en general todo Pictoline me sorprende a diario, o por lo menos un par de veces a la semana.

¿Cuándo fue el momento de iluminación en el que dijo “voy a dedicarme a esto el resto de la vida”?
En la universidad primero estudié dos años la carrera de Mercadotecnia. Lo odié profundamente y fracasé de manera colosal. Me salí de eso y decidí que tenía que estudiar algo en donde interviniera alguna disciplina que amara, y lo único que realmente había hecho toda mi vida con mucho gusto era dibujar. Así que me metí a Diseño Gráfico porque era lo más cercano a una carrera en la que el dibujo tuviera un peso grande. A partir de entonces decidí tomar muy en serio lo que hacía. Mientras estudiaba, trabajaba como director de arte en una agencia, y cuando acabé de estudiar y entendí que tenía que volverme ilustrador, dejé la agencia y empecé a ilustrar. Hace ya como diez años y sigo ilustrando. Y no pienso parar.  :)

ivan4
Cuéntenos un poco del proyecto Vivos se los llevaron: dificultades, tiempos de trabajo, procesos de trabajos a la hora de hacer una narrativa con guion de otro, compromisos emocionales…
Creo que esto es la cosa más importante que he ilustrado en Pictoline. Era el aniversario de Ayotzinapa, la desaparición de 43 estudiantes en México, un tema muy sensible. El GIEI, Grupo Interdisciplinario de Expertas y Expertos Independientes ajenos al Gobierno mexicano, había sacado un reporte superbién hecho y con mucha investigación sobre el caso, el orden cronológico de los eventos, entrevistas a testigos, etcétera. Decidimos que ilustraríamos el cronológico del caso desde que los estudiantes salieron de su escuela hasta que desaparecieron. Fue todo un reto, ya que esta pieza tenía que contar con rigor periodístico, porque queríamos justo que las personas que no leyeran el reporte completo lograran entender con las ilustraciones -que eran más una especie de novela gráfica- qué fue lo que sucedió. Aparte, para esto tuve que ilustrar veinticuatro páginas como en cinco días, y fue toda una labor de estar checando que la info coincidiera muy bien con los dibujos, de estar viendo que la narrativa contara la historia. Al final logramos algo que nos gustó y salió bien. Y creo que con esta pieza de verdad entendí que Pictoline era algo que podría tener una función tan chingona como esta: poder hacer que información valiosa llegue a más personas.

vivos1

vivos2

vivos3

Dos consejos para quienes están empeñados en dedicarse a diseñar personajes.
1. Diseña un personaje siempre pensando cómo es el resto de su mundo: cómo es el auto que maneja, cómo son sus sillones, sus árboles, su perro, su casa, etcétera. Eso te dará una serie de personajes coherentes entre sí y fuertes en estructura.
2. Todo gran personaje, toooodo personaje épicamente diseñado, se puede volver un disfraz de Halloween. Si no se puede, realmente no es tan épico.

En su página lo primero que aparece es la frase “I will draw for money”, ¿a qué le ha dicho que ni loco ni for money ni nada?
No hago cosas para políticos, por política personal.

¿A qué horas (¿de dónde carajos saca el tiempo?) hace proyectos personales como Club de UNO?
Amo generar proyectos personales con amigos. De hecho, creo que me deprimo mucho cuando no estoy haciendo uno nuevo, entonces de verdad que les doy mucha prioridad. Siento que a veces nos pasa que tratamos a nuestros proyectos como si fueran algo no tan importante, por lo menos no tan importante como una comisión comercial o un pitch o lo que sea. Pero si algo he aprendido, es que un proyecto personal puede volverse algo grande y valioso, entonces me hago espacio para generar cosas distintas a las que ya hago, porque me gusta mucho ver hasta dónde pueden llegar.

ivan5

Durante algún tiempo hizo street-art, ¿cómo fue eso?
No me consideraría propiamente un artista urbano porque respeto mucho a quienes lo hacen en serio. Por algún tiempo pinté en la calle para experimentar el proceso, pero hace rato que no lo hago. Realmente es muy divertido y muy físico. Lo que me parece más interesante es eso de estar en la vía pública y que la gente que pasa es un poco parte de la pieza y el momento, siempre sacan plática o preguntan sobre la obra, eso es algo muy lindo sobre el street art y que a veces extraño.

¿Cómo es eso de Sketch or Die!, el reality show de ilustradores? ¿Qué sale de 48 horas sin dormir? ¿Qué le hace la falta de sueño a la creatividad?
Es muy muy agotador. Lo hice dos veces y no lo volvería a hacer. Pasan cosas con tu mente cuando te privas de dormir tanto tiempo, y sucede que empiezas a dibujar de otra formas, como si tu trazo no fuera tan tuyo, resuelves abstracciones de otra manera y defines distinto las cosas. No creo que le haga bien a nadie y no lo recomiendo como parte de ningún proceso creativo. Solo es raro.


He leído que creció con “cómics supermexicanos”, ¿cuáles son?
De chico vivía cerca de la central camionera de Mazatlán (ciudad/playa en Sinaloa, en el norte de México). Me encantaban los cómics, pero mi “comic store” más cercano era un puesto en la entrada de la central, y pues no tenía nada de cómic de autor ni de historieta independiente, así que solo tenían cosas como Los Supermachos de Rius, y los Burrón [La Familia Burrón] de Gabriel Vargas, que para la época ya eran tiras viejas y muy de la generación pasada, pero a mí me encantaban. Cosas ya más clavadas y de avanzada como Clowes, Burns, Ware, Panter, y esos autores increíbles de la movida gringa, llegaron a mí muuucho después. Crecí leyendo tiras cómicas viejas de puesto de revista y todo bien, fui muy feliz.

Tres imágenes que definan lo que pasa en diseño y arte en Sinaloa.
Esta pregunta es difícil. Sinaloa tiene muchos artistas en todas las ramas, hay cosas fantásticas en danza, música, fotografía, arte contemporáneo y mil cosas de las que de verdad no sé mucho y no me atrevo a catalogar, así que lo haré sencillo y nombraré a tres artistas sinaloenses de los que que soy fan y vale la pena conocer su trabajo: Pilar Cárdenas “Fusca”, Mazatl y Watchavato. Como bonus track, ya que hablamos de Sinaloa, googleen el proyecto Jardín Botánico Culiacán.

¿Qué debemos saber del diseño mexicano?
Que probablemente no conocemos ni el 20 % de los diseñadores, ilustradores, artistas que están haciendo cosas geniales en este país. Eso es algo muy chingón del diseño en México: todos los días puedes descubrir a tu nuevo diseñador favorito.

Tres claves para sintetizar a la hora de diseñar.
Ser claro/ ser sencillo/ cut the bullshit.

Un cómic, una serie, una banda…
Un cómic: cualquier cosa de Jason.    

Una serie: Futurama.

Una banda: Weezer.


Si tuviera que escoger un color para siempre, para todo, ¿cuál sería?
La verdad no tengo color favorito, pero pues si tengo que usarlo supongo que negro (nada más por práctico).

Playlist para su trabajo y una canción para su funeral.
Siempre que quiero empezar algo escucho “The Decline” de NOFX, tengo una fijación con esa canción. Hay un par de baladas norteñas que me parecen la cosa más melancólica/ hermosa/triste que creo que aunque no las pida, alguien tocaría en mi funeral: “Playa sola” de Lalo Mora, y “El columpio”. Fuera de eso, realmente escucho muchos pódcasts y lo que me sugiera Spotify.


Dos platos mexicanos favoritos.
Mole y pizza… mexicana.

¿A qué le tiene miedo?
A los hospitales.

Un shortcut que no puede faltar.
Command + S.

Si un defecto suyo fuera un superpoder, ¿cuál sería? (Estoy pensando en la ira de Bruce Banner, por ejemplo).
Tengo el superpoder de no dormir. A veces me ayuda, a veces me destruye.
ivan1
separador

COMPARTIR ESTE ARTICULO:

Compartir en FACEBOOK AUTORSEPARADOR

ETIQUETAS:

 

Relacionados

Cargando
CARGAR MÁS Cargar más