Dónde tatuarse en Medellín

Seguir el rastro del tatuaje es una forma distinta de experimentar la escena creativa de una ciudad. Ya lo habíamos hecho en Bogotá. Ahora redescubra Medellín entre agujas y tinta, y encuentre su tatuador favorito en este recorrido de punta a punta por la capital de la montaña.

separador

U

n tatuaje garantiza una historia para contar. Y como definitivamente dejó de ser una marca apenas sugerida, apenas visible, las historias abundan. En brazos, piernas, cuellos, caras, cabezas, torsos, nalgas, pies, manos, axilas, pechos, genitales, los tatuajes hablan de recuerdos, hazañas, amores, desamores, locuras, vicios y hasta miedos.

En Medellín estos relatos tienen la firma de artistas del tatuaje formados empíricamente o a partir de sus conocimientos en distintas áreas como el diseño gráfico, la fotografía o las artes plásticas. Su talento y habilidad los ponen al servicio de todo aquel que quiera plasmar algo en su piel, desde una pieza pequeñita en un dedo hasta un proyecto enorme sobre el cuerpo entero.

Nos metimos a escudriñar en la oferta de tatuadores de esta ciudad, donde todos queremos contar algo sea a gritos o en susurros, y seleccionamos una muestra que incluye todos los sectores, para ofrecer opciones confiables al alcance de todos e invitar a descubrir otras de las muchas caras de Medellín.

¿Qué tatuarse, dónde, de qué tamaño, qué estilo, qué colores? Las posibilidades son infinitas. Lo mejor es pensarlo y asesorarse para resolver los detalles de escritura de su historia, un tatuaje es una pieza de la que ni siquiera la muerte podrá separarlo.


separador

OTRO MUNDO
Carrera 49 # 85C - 176 / Aranjuez / 3177097626 / Lunes a sábado de 1:00 p.m. a 8:00 p.m.
AUTORFACE  AUTORSEPARADOR  autorintagram

Otro-Mundo9R5A6733

Otro-Mundo9R5A6713

Otro-Mundo

El salón donde Julián dicta los cursos de tatuaje da la bienvenida al estudio. En días de talleres este es un espacio repleto de jóvenes ansiosos por dibujar y tatuar, por ampliar sus horizontes y aprender. Los convocados son chicos de los dieciséis años en adelante a los que este tatuador con más de veinte años de experiencia les explica cómo inyectar la tinta, cómo calibrar las máquinas, la teoría del color, elementos como profundidad y volumen, entre otros asuntos de importancia para el que quiera dedicarse a este arte.

En la habitación contigua está la silla de trabajo. Es el lugar donde Julián dedica horas y talento a plasmar los diseños acordados con sus clientes, de todas las edades y de muchas partes de la zona nororiental de Medellín, de la ciudad, del país y del mundo. Tatuajes suyos los llevan personas en Inglaterra, España, Holanda y Estados Unidos. Su especialidad es el realismo y está convencido de que a partir de ahí todo es posible. Julián ha tatuado cabezas de 65 años, pelvis, nalgas y una vez el ano de una mujer que quería allí una estrella.

El estudio lleva seis años en Aranjuez, en el límite con Campo Valdés. El contacto preliminar con este tatuador puede ser por teléfono o WhatsApp, y en la medida en que haya claridad sobre lo que se va a tatuar, se separa una cita con abono. De no haberla prefiere hacer las cotizaciones en persona. Su tarifa mínima es de 80 mil para los tatuajes pequeños y de 300 mil pesos por la sesión de cuatro horas.

Para después de los tatuajes en Otro Mundo, además de los cuidados acostumbrados, se recomienda una dieta baja en grasas para evitar una cicatrización accidentada. Y en cuanto a música, lo importante es que el cliente se sienta bien, rock y baladas están bien para Julián, incluso un diciembre tatuó con villancicos.
separador

MEDELLINK TATTOO
Carrera 49 # 30 - 60 / Buenos Aires / 3197812695 / Todos los días de 11:00 a.m. hasta medianoche
AUTORFACE  AUTORSEPARADOR  autorintagram

Medellink-TatooDSC06664

Medellink-TatooDSC06741

Medellienk

Desde las once de la mañana hasta la medianoche, de lunes a lunes, está disponible este estudio al que se puede llegar en tranvía, pues está apenas a unos pasos de la estación Buenos Aires, sobre la calle Ayacucho. Medellínk Tattoo vibra de afuera hacia adentro, la calle es parte de su atractivo, en una banca y en una jardinera esperan, conversan y comparten los amigos, usuarios y clientes del estudio. Adentro está el tatuador entre las paredes negras y rojas, concentrado en su arte, escuchando metal. Miguel Colmenares maneja desde lo más básico, como caligrafías, flores, infinitos y líneas de vida, hasta los tatuajes grandes en arte oriental y realismo, y aunque su fuerte son las sombras, al trabajar solo maneja todos los estilos.

Como marca, Medellínk Tattoo existe hace once años, pero en este barrio lleva cuatro. Y no solo trabaja todos los días de la semana sino que, dado el caso, abre su agenda los festivos, y si hay que madrugar, madruga. Su socia Viviana Buitrago, encargada de las perforaciones, atiende el WhatsApp para citas y cotizaciones. “Primero hablamos con el cliente sobre lo que quiere y se elabora una idea, de ahí se determina el precio y cómo va a ser el proceso”, explica la joven. Aquí la tarifa mínima es de 70 mil pesos y una sesión de entre cinco y seis horas cuesta de 250 a 300 mil pesos.

Dice Viviana que atienden de todo: clientas menores de edad que se tatúan los nombres de los padres, por supuesto con la autorización firmada de los mismos; solicitudes de cubrir cicatrices de cirugías, quemaduras, cortadas y balas; y tatuajes de parejas o de unión, que cada vez son más frecuentes.

separador

RIDERS CLUB TATTOO
Calle 11A # 43D - 46 / Manila / 302 3345923 / Lunes a sábado de 11:00 a.m. a 8:00 p.m.
AUTORFACE  AUTORSEPARADOR  autorintagram

Riders-Club-Tatoo9R5A6653

Riders-Club-TatooDSC06784

Riders

Todo el equipo que conforma Riders Club Tattoo está perfeccionando su inglés al mismo tiempo que tatúa, pues después de tres años de estar trabajando en el sector han confirmado que el setenta por ciento de sus clientes son extranjeros. Turistas que se hospedan en los hostales vecinos donde les recomiendan el estudio como la opción con más tiempo y más posicionada en la zona.

Es por eso que el tattoo travel o tatuaje de viaje es uno de los que más piden los clientes; sus visitantes quieren llevarse como souvenir imágenes representativas de Colombia y Medellín. Han hecho cabinas del metrocable, aves endémicas, la figura precolombina del logo de Club Colombia, el pueblito paisa y frases como “Qué chimba, parce”. Todo un reto considerando que cada tatuaje ha de ser totalmente diferente: la clave está en probar cada vez otra textura, otro trazo. Por supuesto, los clientes locales también piden lo suyo como un cucarrón en una axila o composiciones complejas como una casa con un brazo tatuado y montada en una patineta.

En Riders hay cuatro tatuadores de planta, cada uno especializado en una tendencia. Hacen blackwork, realismo, neotradicional y tradicional. El mínimo por tatuajes pequeños es de 160 mil pesos y las sesiones de cuatro a siete horas varían entre 600 y 800 mil pesos, según complejidad, tamaño y técnica.

A Riders se puede llegar a través de las redes sociales y también gracias a las tarjetas que dejan en hostales y restaurantes. Sugieren descanso la noche previa, mucha vitalidad y no predisponerse ante el dolor para el día de tatuarse. Y aunque la mayoría de sus clientes están de paso, de vacaciones y de rumba, recomiendan abstenerse de la fiesta por lo menos los primeros tres días después del tatuaje y permitir un seguimiento, pues la pieza será la carta de presentación del estudio en otra parte del mundo.

separador

ORIGEN TATTOO STUDIO
Centro Comercial Premium Plaza. Local 2121 / San Diego / 315 8137674 / 10:00 a.m. a 8:00 p.m.
AUTORFACE  AUTORSEPARADOR  autorintagram

Origen-Tatoo9R5A2268

Origen-Tatoo9R5A2389

Origen-Tattoo

“Cada historia tiene un comienzo y nuestro objetivo es transmitir historias y sentimientos a través de un tatuaje”, explica Álvaro Javier Vásquez, administrador, sobre el nombre Origen Tattoo Studio, un local con dos años de trabajo y tres tatuadores fijos, hábiles en acuarela, sombreado, realismo, anime y muchos otros estilos. Dada su ubicación en uno de los más grandes y concurridos centros comerciales de la ciudad, es visitado por todo tipo de público: padres que se tatúan el nombre de su madre fallecida, mujeres de la tercera edad que piden el nombre de un nieto, pelaos futboleros que quieren un balón en una pierna e incluso excéntricos que al interior del labio se han hecho escribir la palabra gringa “boss”.

En Origen casi siempre suena rock, de los ochenta y noventa, y sus videoclips se proyectan en la sala de espera. Sin embargo, cuando el cliente quiere por ejemplo escuchar a Ana Gabriel, el gusto no se le niega, los tatuadores se conectan a través de los audífonos con el trap que les gusta.

Dependiendo del tamaño y la complejidad, en Origen el tatuaje comienza en 120 mil pesos y la sesión de cuatro a seis horas cuesta 800 mil. Las citas y cotizaciones se consiguen a través del teléfono y WhatsApp, y los bocetos finales se obtienen luego de reunirse con el artista. Y aunque piernas y brazos es lo que más se tatúa, el estudio cuenta con un área privada para los que quieren algo más íntimo. También para el que quiere un cover up o corregir errores de la juventud, el lema en Origen es “todo tatuaje tiene solución”.
separador

RESIDENTES TATTOO
Calle 17A # 52 - 12/ Guayabal / 310 3775000/ 11:00 a.m. a 8:00 p.m.
AUTORFACE  AUTORSEPARADOR  autorintagram

Residente-Tatoo9R5A7090

Residente-Tatoo9R5A7094

Residentes Tattoo ocupa hace año y medio el primer piso de una casa de esas tradicionales del sector de San Pablo, tiene enfrente el parque del barrio y aunque apenas a media cuadra está la trajinada avenida Guayabal, es calmada y acogedora.

En este ambiente trabajan tres tatuadores, que son diseñadores gráficos e ilustradores; sus especialidades son el realismo en sombras y a color, neotradicional, blackwork, dotwork, líneas, lettering. Allí asesoran, bocetean, diseñan, conversan, ilustran, tatúan. Su público ronda entre los 25 y los 35 años, y en fechas especiales como los días de la madre y de la mujer son comunes las citas para hacer flores, retratos y nombres.

Las cotizaciones aproximadas se pueden pedir a través de redes sociales, la asesoría está incluida y para eso se necesita que el interesado pase por el estudio. Una vez previsualizado y acordado el diseño se programa el inicio del tatuaje con un adelanto. Piezas pequeñas con letras y rosas tienen un costo de 80 mil pesos. Las sesiones de cuatro a siete horas se mueven en el rango de 450 mil a 900 mil pesos, teniendo en cuenta, además del tamaño, si se trata de sombras o color.

En cuanto a música, los Residentes escuchan de todo, metal, reggae, folclor, sinfónica. Lo importante es estar cómodos todos, que la mente y las manos puedan crear, interpretar y ejecutar con precisión piezas únicas en los cuerpos; así como aquella que hizo uno de los chicos de un retrato de John Lennon que un cliente le llevó: el hombre salió feliz, pero los compañeros del tatuador pensaron que la había embarrado. “El mismo señor lo dibujó así todo chueco y yo lo hice exactamente igual, como él quería”.
separador

LA ETERNA TATTOO & ART STUDIO
Avenida 33 # 65B - 67 / Belén Fátima / 317 3320467/ 12:00 m. a 8:00 p.m.
AUTORFACE  AUTORSEPARADOR  autorintagram

La-eterna-Tatoo9R5A6959

La-eterna-Tatoo9R5A7046

En plena avenida 33, tras una puerta de vidrio, está el pequeño local de La Eterna con sus dos puestos de trabajo. El bullicio exterior pasa a último plano porque adentro prima la música suave, algo de hip hop, quizás un poco de salsa y muy probablemente ritmos de los ochenta y los noventa. También se impone el sonido de las agujas que aplican sus dos tatuadores fijos en los clientes que han fidelizado hace más de dos años.

Jorge Tabares se ha venido especializando en microrrealismo (piezas no mayores a los siete centímetros) y retratos de mascotas. Su socio Jay Sánchez se inclina por los formatos grandes, la tinta negra y el tatuaje tradicional, el estilo japonés y el tribal.

Quien toque a las puertas de La Eterna encontrará asesoría y servicio, la búsqueda de estos dos jóvenes por reinterpretar el arte y recrearlo para que el tatuado se lleve una pieza única. Como la cucaracha de tamaño natural que, sobreponiéndose a la aversión, plasmó Jorge en una pierna. “El arte no se encaja en una sola cosa” y “El tatuaje se aprende todos los días”, son las premisas.

Los precios inician en un valor entre 100 y 120 mil pesos, negociables: trabajos muy pequeños pueden costar 90 mil. La sesión de cuatro horas cuesta 400 mil pesos. O bien, por piezas muy definidas en cuanto al tiempo que demandarán, se pacta el precio.

Para el futuro, La Eterna busca hacer realidad la segunda parte de su nombre: Art Studio, pues su visión es montar una galería para la exhibición, promoción y venta de obras pictóricas y musicales. “Ya se ha logrado una valoración del arte en el tatuaje, hay que seguir avanzando”, afirma Jorge, testigo de la desestigmatización del tattoo. A su estudio llegan cada vez más adultos mayores, como las cuatro hermanas que, rondando los sesenta años, se hicieron una flor de loto de colores diferentes.
separador

BITÁCORA TATTOO
Circular 4 # 66B - 7 / San Joaquín / 318 8288531/ 10:00 m. a 8:00 p.m.
AUTORFACE  AUTORSEPARADOR  autorintagram

Bitaicora-Tatoo9R5A7181

Bitaicora-Tatoo9R5A7227

Bitaicora

Los seis tatuadores de Bitácora Tattoo garantizan variedad de ideas, conceptos, técnicas, estilos, métodos, conocimiento y hasta gustos musicales. También garantizan trabajos bien hechos porque cuando no pueden avalar la durabilidad y calidad de un tatuaje en el tiempo asesoran sobre partes del cuerpo, colores, técnicas. Dele un vistazo a sus trabajos en las redes sociales y así podrá sintonizarse con el trabajo de uno de ellos a la hora de solicitar una cotización y hacer el abono para la cita. Aquí manejan todos los estilos, en especial, realismo en sombras, acuarela, puntillismo, blackwork y neotradicional, a precios que empiezan en 70 mil por un tatuaje pequeño y sesión de cuatro a seis horas por valor de 400 mil a 600 mil pesos.

En año y medio de trabajo, Bitácora ha consolidado un público entre los 18 y los 40 años, con pedidos que van desde tatuar piernas, brazos y espaldas hasta las axilas, los labios, los genitales y las partes internas de los muslos.

El ambiente de este estudio es jovial, un grupo de tatuadores comenta, discute y ríe a la entrada mientras otros trabajan adentro. Para estos chicos la música es importantísima tanto para el cliente, para que esté tranquilo, como para el tatuador, para que se inspire y le salga un buen trabajo. Pero a la hora de escoger, son claros: “El que tiene que estar cómodo es el tatuador y a veces los mismos clientes nos lo dicen: ‘yo necesito es que usted esté bien, que esto me quede bien’, la incomodidad de ellos es solo un momento y van a quedar con el tatuaje toda la vida”, explica Mónica, tatuadora con la cabeza toda llena de tattoos.

separador

ETERNITY INK
Carrera 80 # 33 - 9 / Laureles / 311 3286686 / 10:00 m. a 8:00 p.m.
AUTORFACE  AUTORSEPARADOR  autorintagram

Eternity-Ink9R5A6831

Eternity-Ink9R5A6934

Eternity-Ink

A sus 25 años, Juan Camilo Montoya ya tiene nueve de experiencia y siete con su propio estudio. Es un apasionado de la ilustración digital y del tatuaje neotradicional, el realismo en blanco y negro, el sketch y la acuarela, y aunque es versátil y flexible, el trabajo con texturas, puntos, rayas y líneas sueltas es su fuerte y la razón por la que más clientes lo buscan.

Eternity Ink es su propio espacio para crear e ilustrar. Sus clientes son en su mayoría mujeres entre los 20 y los 35 años. La tarifa mínima es de 100 mil pesos por tatuajes en solo tinta negra y de un tamaño máximo de cinco por cinco centímetros. La hora tiene un costo de 120 mil y la sesión de cinco horas, 600 mil pesos. Todo aproximadamente, porque, como enfatiza Juan Camilo, no son trabajos cronometrados y pueden tomarse un poco más de tiempo sin que eso signifique necesariamente que suba el precio.

Al estudio llegan clientes nuevos a través de las redes sociales y muchos referidos. Cuando el cliente tiene claridad sobre lo que quiere, tamaño, estilo, parte del cuerpo, una cotización preliminar se hace por teléfono; pero cuando la persona no sabe qué hacerse se recomienda pasar por el estudio para asesorarlo. Una vez hay un acuerdo sobre el tamaño y el diseño, la cita para tatuarse se separa con un abono de 30 o 50 mil pesos dependiendo del costo final de la pieza. Así, organizado y metódico es el trabajo de Juan Camilo, quien acostumbra a montar en su computador una imagen de cómo va a quedar finalmente el tatuaje para que la persona se haga una idea lo más cercana posible de lo que obtendrá.
separador

MEDELLÍN TATTOO STUDIO
Carrera 82 # 47 - 114 / La Floresta / 321 8066336 / 10:00 m. a 8:00 p.m.
AUTORFACE  AUTORSEPARADOR  autorintagram

Medellin-Tatoo9R5A6735

Medellin-Tatoo9R5A6754

Medellin-Tattoo-Studio

“No es lo mucho que sepas sino lo mucho que puedes hacer con lo que sabes”. Así es como Camilo Correa expresa su disposición para compartir su oficio con quien quiera aprender, pero al mismo tiempo deja clara su intención de aportar a los diseños e ideas que los clientes le llevan.

Ubicado al frente del colegio Concejo de Medellín, este estudio, que funciona hace dos años, ya se acostumbró a recibir estudiantes con preguntas inquietas sobre piercings y tatuajes. Sin embargo, su público más consolidado está entre los que no necesitan autorización de los padres para tatuarse, entre los 25 y los 35 años. Aquí es posible tatuarse desde 120 mil pesos, piezas pequeñas de hasta siete centímetros y en tinta negra, hasta dos o tres millones si se trata, por ejemplo, de realismo en una espalda completa.

Estilos se consiguen todos, pues mientras Camilo se dedica especialmente al tradicional y tradicional americano, y su compañero Omar Gallego se concentra en el realismo, ambos se niegan a encasillarse. Además, aquí brindan la posibilidad de escoger la música y una asesoría sin afanes. De hecho, en los casos, cada vez más comunes, de parejas que se quieren tatuar los nombres de sus amados puede ser que los interesados hasta escuchen un consejo: “No sé si sea mito o qué, pero cuando las parejas se tatúan los nombres, terminan”, dice Camilo, y recuerda que después recibe una tras otra las llamadas de los ex novios para tapar el tatuaje.

Brazos completos, piernas, espaldas y hasta pezones se han tatuado en Medellín Tattoo, muchas mascotas, insectos, rosas y frases. Para el cuidado previo, buena alimentación y tomar mucha agua. Para después, cuidarse del sol, pero la clave: no olvidar que el proceso de cicatrización es responsabilidad del tatuado.
separador

NÓMADA HOUSE TATTOO
Avenida 80 # 52 - 19 / Calasanz / 312 8219011 / 10:00 m. a 8:00 p.m.
AUTORFACE  AUTORSEPARADOR  autorintagram

Nomada-Tatoo9R5A2410

Nomada-Tatoo9R5A2443

Noimada-House

La casa grande de Nómada House Tattoo ocupa un segundo piso con balcón en toda la avenida 80, una cuadra arriba de la calle Colombia. Es un espacio generoso que permite tener lugares separados para la elaboración de los tatuajes, y salas y patios para la exposición de las obras de los tatuadores. Las habitaciones para tatuar están acondicionadas para que cada una tenga su propia música sin perturbar a la del lado.

Fredy Pérez, uno de los tatuadores, describe el grupo como un colectivo de autodidactas que todo el tiempo está ilustrando, pintando, diseñando. Así ha sido a lo largo de los veinte años que tiene la marca y los cuatro que llevan en Calazans.

En Nómada hay seis artistas, por lo tanto, los estilos son diversos: color, sombras, neotradicional, tradicional, blackwork, geométrico, realismo en color y sombra, lettering y estilo libre. No es sino contactar por redes o llegar al estudio y de acuerdo con la idea del cliente se asigna al tatuador adecuado. Por eso no está de más sacar el rato para pasar por el local, recibir asesoría y, si se decide, anotar su nombre en la agenda, pues los tatuadores requieren de tiempo suficiente para pensar el diseño, estudiar la piel y definir detalles claves en la elaboración de la pieza.

Por su ubicación, de alto tránsito hacia el centro y el noroccidente de Medellín, el público de Nómada House Tattoo proviene de todos los rincones de la ciudad e incluso de poblaciones aledañas. Aquí se han tatuado detalles tan pequeños como un simple punto –sí, solo un punto–, espaldas y extremidades completas y, en alguna ocasión, un cacho de luna en la frente. La tarifa mínima es de 120 mil pesos, la sesión de cuatro horas cuesta 500 mil pesos y la de ocho, 900 mil.

separador

TATAWO STUDIO
Calle 49B # 67A - 54 / Suramericana / (4) 2305680 / 10:00 m. a 7:00 p.m.
AUTORFACE  AUTORSEPARADOR  autorintagram

tatawo-studio9R5A2237

tatawo-studio9R5A2249

Gustavo Jaramillo, conocido también como Taguiver, no tiene un solo tatuaje. Sin embargo, en los treinta años que lleva en el oficio, ya perdió la cuenta de la cantidad de tattoos que les ha hecho a otras personas. Tatawo es su marca personal desde hace cinco años, cuando se independizó y montó este local. Aquí trabaja con otros dos tatuadores, todos ellos apasionados por el arte, el dibujo y la fotografía.

Para Gustavo, quien también es escultor, la concepción y la elaboración del tatuaje requieren de cierta conexión, por eso el contacto persona a persona adquiere un valor particular para definir no solo estilos, sino también composición, y que de ese modo el tatuaje sea armónico con el cuerpo. Sin embargo, en tiempos más mediáticos, las citas y cotizaciones se pueden hacer también por teléfono o redes sociales.

En Tatawo se trabaja estilo libre, anime, realismo en claroscuro, tradicional, tradicional japonés o irezumi. Las piezas más pequeñas pueden costar entre 50 y 80 mil pesos y, como dice Gustavo, para negociar se necesitan dos, por lo que siempre es posible llegar a acuerdos en precios sobre tatuajes más grandes o complejos. “No se trata solo de un negocio, se trata de arte. Cuando tatúo estoy creando, no produciendo”.

Aquí se tatúan por igual hombres y mujeres, aunque hay diferencias: los hombres se hacen trabajos más grandes y el tatuaje en los genitales es más frecuente en las mujeres. Han hecho desde una raya en la cabeza que inicia en la frente y termina en la nuca, hasta una zanahoria apuntando hacia arriba en la entrepierna y dos conejos copulando. Pero nada es de extrañar en este medio, también les han pedido tatuar nombres en chino y el Padrenuestro en árabe.

En medio de la música lounge, el hombre sin tatuajes tatúa a uno de sus socios mientras llega la siguiente cita; en casa, ya sabe: lavar con agua y jabón neutro y cubrir varios días con vinipel.
separador

OCTOPUS TATTOO
Carrera 68 # 94 - 108. Local 201 / Castilla / 300 5315142 / 11:00 m. a 7:00 p.m.
AUTORFACE  AUTORSEPARADOR  autorintagram

OctuposDSC07090


OctuposDSC07099

En medio del agite comercial de la carrera 68, la llamada zona rosa de Castilla, hay un pequeño mall en cuyo segundo piso está hace nueve años Octopus Tattoo. Una recepción amplia y fresca da la bienvenida al lugar donde trabaja Cindy Avendaño. En un ambiente espacioso y bien iluminado, esta joven ofrece la opción de tatuarse en todos los estilos, en especial en neotradicional, sombras, color y nueva escuela, por un mínimo de 150 mil pesos y a partir de 160 mil pesos la hora. El interesado puede obtener una cotización básica a través de las redes sociales, pero por WhatsApp conseguirá cita y, si desea, asesoría. Eso sí, a la cita se le pide llegar sin afanes, con ropa cómoda y bien alimentado.

En Octopus se escucha principalmente rock de los noventas, salvo las peticiones de uno que otro cliente que solicita música para planchar o carrilera. Eso no es problema para esta profesional del diseño gráfico acostumbrada a elaborar piezas grandes y proyectos completos en brazos, piernas y espaldas, y a llegar hasta los lugares más inesperados, como el perineo. También, por supuesto, hace tatuajes pequeños como el de una joven usuaria que viajó desde Itagüí para que Cindy le hiciera las fases de la luna en una pierna. O el de un sujeto que se tapó un tatuaje pequeño con el nombre de Jean-Claude Van Damme, ídolo de su infancia.

Sus recomendaciones finales: lavado tres veces al día, tapar por dos días, aplicar crema, no sumergir en zonas húmedas y no exponer al sol directo en los primeros días. Y aunque el cliente es el que manda, a todo aquel que llega con la idea de tatuarse las partes laterales de las manos le advierte que se puede borrar muy fácil o que los colores pueden cambiar con el tiempo.
separador

PASEO COMERCIAL LA PLAYA
Calle 52 # 46 - 22 / Centro / (4) 5125155 / 9:00 m. a 8:00 p.m.
AUTORFACE  AUTORSEPARADOR  autorintagram

Paseo-comercial-La-PlayaDSC06605

Paseo-comercial-La-PlayaDSC06637

En todo el corazón del Centro de Medellín se encuentra este tradicional pasaje comercial, para más señas: en la esquina de la Avenida Oriental con La Playa, con entradas por ambos costados. Prácticamente la mitad de la ocupación es de locales que ofrecen tatuajes y piercings. En el primer piso está la mayoría, pero también hay uno o dos en el segundo.

Ingresar aquí es como transportarse a otro mundo: chicos y chicas tatuados promueven sus servicios en la entrada de los locales. En total son dieciséis opciones. La decisión de cuál escoger tendrá que ver más con un asunto de energías, quizás con precios. En este paseo se encuentran tarifas económicas, artistas que manejan todos los estilos y posibilidades de tatuarse rápido y sin cita. Eso sí, se recomienda estar dispuestos a que en su recorrido lo llamen, le pregunten, lo inviten a pasar, es un precio bajo por la posibilidad de vitriniar tatuajes, bocetos, técnicas y objetos del mundo del tattoo.

separador

COMPARTIR ESTE ARTICULO:

Compartir en FACEBOOK AUTORSEPARADOR

instagram

INSTAGRAM

youtube