Banner 970x250Pxl CLUB COLOMBIA

El salto a la fama: películas y series con las que actores dispararon sus carreras

Hoy son grandes nombres del cine o la televisión: habitan lustrosas mansiones, los persiguen en la calle. Antes, sin embargo, fueron actores y actrices que aprovecharon una oportunidad para llegar a la gloria.

separador

Todos comenzamos en algún lugar y, progresivamente, vamos ascendiendo en nuestra profesión. Cada pequeño logro es un escalón hacia la concreción de nuestros sueños. La televisión y el cine pueden ser también esos lugares, aunque con dinámicas un poco complejas. Lo cierto es que hay decenas de miles de aspirantes a actores piloteando la vida de cualquier manera, mientras esperan la segunda llamada de los directores de casting. Algunos lo logran, muchos otros fracasan estrepitosamente y deciden dedicarse a otra actividad menos competitiva, como la aeronáutica espacial. 

A veces nos encontramos con una película nunca vista en los servicios de streaming o en la televisión y, curiosos y aburridos, descubrimos que algunos de los nombres claves de la industria fílmica tuvieron un pequeño papel junto a estrellas ya consagradas. No hay una fórmula para el éxito: a veces los actores la rompen en su debut fílmico, muchas otras tienen que aceptar papeles terribles para irse dando a conocer en este océano plagado de tiburones. Muchos ejecutivos se aprovechan de esto. Muchas personas que nada tienen que ver con la industria también lo hacen. Sin embargo, dejaremos estas historias para otro momento. Hoy nos ocuparemos de esos cuentos de hadas en los que nuestros actores y actrices favoritos llegaron al final del arco iris. Aquí una selección audiovisual con un elenco variado antes de que fueran famosos. 

separador

Ana de Armas en Knock Knock (2015)
La puede ver en Star +

Ana de Armas había interpretado algunos roles en películas cubanas y españolas antes de aparecer en la adaptación de Death Game, una película de los setenta dirigida por Peter S. Traynor. En esta versión de Eli Roth, el mago del terror y lo sádico, Armas interpreta a Bel, una de las dos torturadoras de Keanu Reeves en su rol de esposo feliz y perfecto padre de familia. Junto al personaje de Lorenza Izzo, Armas seduce, ultraja, abusa, hiere y amenaza de muerte a un arquitecto que tuvo que quedarse solo en casa durante una tormenta. 

Es un personaje desagradablemente perfecto y tremendamente seductor que le abrió a Armas las puertas de Hollywood hasta convertirse en una de las estrellas latinas más importantes del momento. Armas puede ir de lo tierno a lo perverso en dos segundos y su carácter de mujer fatal se consagra en una cinta que la marcó para siempre, ubicándola en un lugar inquietante como mujer fuerte e independiente. Además, Knock Knock es el hogar de nacimiento de uno de nuestros memes favoritos: aquel en el que vemos a Reeves enterrado en un hoyo mientras es obligado a ver un video desagradable en un celular. Arte.

separador

Mel Gibson en Mad Max (1979)
La puede ver en HBO Max

Esta es uno de esos productos culturales en los que todos los involucrados no tenían pretensiones, pues era la primera vez que incursionaban en el ejercicio de hacer una película. 

George Miller, médico de profesión, se emocionó con la idea de crear un filme cargado de violencia que retratase el descenso a la locura de un policía muy bueno para un mundo muy corrupto. Miller nunca había escrito un guion y comisionó a James McCausland, un periodista de The Australian para que trabajaran conjuntamente esta historia llena de muertes motorizadas. El debutante Mel Gibson, quien para la fecha apenas tenía un par de papeles de reparto, fue el encargado de retratar al frío Max Rockatansky, un policía que se convierte en vengador luego de que una pandilla de motociclistas le arrebate de las manos todo cuanto quería. 

Situada en una sociedad a punto de enfrentar su ruina por el desabastecimiento de petróleo, Mad Max se extendió a dos filmes más con Gibson y una suerte de remake con Tom Hardy y Charlize Theron, quien regresará para un quinto filme sobre Furiosa, una heroína con brazo biónico que se ha convertido un ícono del nuevo feminismo. Miller seguiría triunfando con sus películas, aunque no todas tendrían tramas violentas en escenarios post apocalípticos: es el creador de Babe, el puerquito valiente y Happy Feet, un pingüino bailarín.

separador

Chris Evans en London (2005)
La puede ver en Apple TV

No es que no nos convenza el perfecto héroe americano que Evans lleva interpretando más de una década. Pero antes de ser un superhéroe, el actor interpretó a Syd, un niño consentido de la sociedad neoyorquina que está perdiendo la cabeza tras enterarse de que la mujer a la que amó se irá a California, cuatro meses después de haber terminado su relación con ella. London, su ex novia, celebra una fiesta de despedida en la casa de una amiga cercana a la que Syd, por razones obvias, no está invitado. Esto no detiene al joven enamorado, quien llega sin invitación y en compañía de Bateman, un misterioso agente de bolsa quien, ocasionalmente, funge también como narcotraficante a pequeña escala. London es la compilación de una noche llena de historias y reflexiones entre Syd, Bateman y un prominente grupo de aparecidos quienes van mermando la bolsa mágica del banquero conforme reflexionan sobre el amor, la existencia de dios, las sutilezas del lenguaje romántico y la salud mental. 

Es una película pretenciosa, pero supremamente entretenida, en la que encontramos la faceta más dramática de Evans antes de convertirse en la figura bidimensional del Capitán América a quien, todo hay que decirlo, le ha impreso una ambigüedad ética en los últimos filmes de la franquicia del Universo Cinemático de Marvel.

separador

 

Carlos Vives en Escalona (1991)
La puede ver en Netflix

Aquí empezó todo. Carlos Vives había grabado tres álbumes de estudio en clave de pop, rock y baladas antes de que Sergio Cabrera lo invitase a participar en esta novela biográfica sobre el mujeriego Rafael Escalona, una de las voces claves del vallenato colombiano. Vives asumió el papel con profesionalismo y terminó grabando dos álbumes con las canciones del oriundo de Patillal antes de que Sonolux le propusiera hacer lo mismo con cortes de Alejo Durán, Leandro Díaz, Juancho Polo Valencia o Emiliano Zuleta en el icónico Clásicos de la provincia. Toda una revolución para el vallenato en el mainstream. 

La telenovela cuenta con la ayuda de Daniel Samper Pizano y, sobre todo, con la importante colaboración de Josefina Severino en los arreglos musicales para el serial. Como antagonista, Rodrigo Obregón, hijo del maestro Alejandro Obregón, es el villano perfecto con su presencia bruja y adivina, siempre acompañado de una baraja española para echar la suerte en cada esquina. 

La novela ha envejecido bien, a pesar de esos momentos tan cursis que caracterizan a las producciones colombianas. Sin embargo, los actos musicales son divertidos y el retrato de la época es oportuno y bien logrado. Más de una perdió la cabeza con este Vives jovencísimo, quien pronto se comería al mundo con su fusión de vallenato y pop. Padre bendito del tropipop.

separador

 

Penélope Cruz en Abre los ojos (1997)
La puede ver en Paramount

El tema de los sueños es parte de la narrativa española desde mucho antes de que Pedro Calderón de la Barca escribiera la dolorosa historia del Príncipe Segismundo en La vida es sueño. Penélope Cruz ya había participado en un par de cintas antes de que el director de Tesis, Alejandro Amenábar (no confundir con Pedro Almodóvar), la llamase para interpretar a Sofía, una hermosa estudiante de arte dramático que puede, o no, ser real. Entre ellas, había aparecido en una oscura y dramática comedia con visos de tórrida sensualidad  junto a Javier Bardem: la película de Juan José Bigas Luna, Jamón jamón (1992).

Pero volviendo a la más resonante Abre los ojos, en este filme del noventero suspenso español, solo la belleza cotidiana de la actriz española podría lograr que toda la industria del cine se enamorase de una mimo, uno de los trabajos menos atractivos de la historia de la humanidad después de catador de comida para perros y plomero. Cruz hace parte de un cuarteto amoroso que involucra a un joven guapo y millonario, su mejor y sensible amigo y una ex amante del primero que lo involucra en un accidente terrible en el que su hermoso rostro queda por siempre desfigurado. 

Abre los ojos fue adaptada cuatro años después como Vanilla Sky, protagonizada por Tom Cruise, y la actriz española también fue invitada a participar, en un papel casi idéntico, pero con un desarrollo narrativo menos interesante. Este rol le abrió las puertas a Cruz en Hollywood y le permitió construir una carrera insigne en el cuarto de siglo que siguió a su estreno. Es una película apasionante y compleja que exige atención, pero que premia al espectador atento con una de esas historias maravillosas que nos recuerdan el valor del cine como medio para crear sentido. O cuestionar todo a lo que hemos dotado de un significado particular.

separador

 

Winona Ryder en Beetlejuice (1988)
La puede ver en HBO Max

Nunca Harry Belafonte sonó tan bien como en la segunda película de Tim Burton, un antiguo animador que soñaba construir un imperio macabro y enternecedor con sus peculiares historias. Esta divertida película de fantasmas encuentra a Winona Ryder en su tercer papel para la pantalla grande, interpretando a una adolescente gótica que aspira a convertirse en fotógrafa y quien es la única miembro de su familia que puede ver a los fantasmas de los antiguos moradores de su nuevo hogar. 

Es la introducción perfecta al espectral mundo de Burton, un año antes de que se convirtiera en leyenda con su versión de Batman con Michael Keaton y Jack Nicholson. También se le une Danny Elfman, quien entonces intentaba triunfar con su proyecto musical Oingo Boingo, antes de dedicarse a la composición de música para cine y televisión como en el caso de El extraño mundo de Jack (ideada por Burton, pero dirigida por Henry Sellick) o The Simpsons, para quienes compuso su canción temática. 

Ryder gozó de la fama durante varios papeles icónicos y tuvo una serie de escándalos en la primera parte del tercer milenio. Sin embargo, desde 2016, la actriz ha resurgido como Joyce, una madre esforzada de dos adolescentes arrojados a un mundo de misterios sobrenaturales en la exitosa serie de Netflix Stranger Things. Sin embargo, nunca fue más hermosa que cantando “Jump in the Line (Shake, Señora)”, el hermoso calipso de Belafonte.

separador

 

Edward Norton en Primal Fear (1996)
La puede ver en Apple TV

Edward Norton enamoró a la crítica y alcanzó una nominación al Oscar con su debut fílmico en esta joya de los thriller legales de mediados de la década de los noventa. Después de aparecer bañado en sangre, Aaron, su personaje, es acusado de asesinar a un poderoso arzobispo. Richard Gere interpreta a un abogado, famoso por triunfar con tecnicismos en los juicios más sórdidos y polémicos, quien decide representarlo pro-bono, para continuar alimentando su reputación como uno de los mejores defensores de su ciudad. Pronto el abogado se da cuenta de que no será tan fácil triunfar en este complejo proceso, pues las evidencias están en su contra, aunque falta el móvil del crimen. Una cinta de video con algunas de las depravaciones del alto miembro del clero podría ser la pieza fundamental para ganar la simpatía del jurado, pero también para condenar a su cliente a una vida tras las rejas. 

Norton es excepcional y pronto se convirtió en uno de los actores más solicitados de la industria norteamericana. Era joven y siguió creciendo, si olvidamos que fue el primer Hulk, del siglo XX. Dios, ¿cuán nefasta es esa bazofia tomada del mundo de los cómics? Le faltó la sutileza y carisma de Mark Ruffalo. En todo caso, esta es una de las cintas que mejor desarrollan el problema de la repartición de justicia. Y Norton sobresale especialmente en uno de los mejores finales de este género.

separador

 

Drew Barrymore en E.T. el extraterrestre (1982)
La puede ver en Star +

Es difícil que un alienígena que podría asustar a cualquier niño con su aspecto monstruoso se haya robado tantos corazones. Sin embargo, E.T. no solo se quedó con el afecto de millones de jóvenes y adultos, sino que se convirtió en una referencia necesaria para todo el cine de ciencia ficción que siguió a su estreno. Este adorado visitante del espacio es una de las joyas de la filmografía de Spielberg, un director autodidacta que ha producido algunas de las películas más exitosas de la historia del cine, forrándose los bolsillos por el éxito en taquilla y los productos derivados de sus cintas ahora icónicas. 

Drew Barrymore solo tenía seis años cuando interpretó a la pequeña Gertie Taylor, la hermana pequeña de los héroes de la cinta, quienes buscan salvar al extraterrestre de las garras del gobierno de los Estados Unidos. 

Barrymore es carismática, ingenua y lo suficiente perspicaz en este papel como para nunca dejar de filmar. Sin embargo, su temprano acceso a la fama conllevó una serie de excesos muy tempranos, convirtiéndola en alcohólica y drogadicta sin haber alcanzado la adultez. La actriz enderezó el camino y hoy sigue siendo uno de los íconos de Hollywood, uno cuya opinión pesa en gran medida y un ejemplo a seguir para todos los jóvenes actores que se ven expuestos muy pronto al fabuloso, pero aterrador, mundo del espectáculo.

separador

Mark Wahlberg en Boogie Nights (1997)
La puede ver en HBO Max

Es extraño: Mark Wahlberg no lamenta haber hecho parte de la desastrosa Ted 2, pero sí se arrepintió, frente a un cura, por haber protagonizado Boogie Nights. El actor es un ferviente católico y haber interpretado a un actor de películas para adultos adicto a la cocaína y con unos genitales paquidérmicos quizás contravenía las sagradas escrituras. 

En todo caso, en este filme escrito y dirigido por Paul Thomas Anderson, Wahlberg brilla como la estrella a quien retrata, el osado Dirk Diggler, una leyenda de la pornografía cuando el negocio estaba explotando a finales de la década de los setenta y los ochenta. Entonces todo el mundo estaba metido hasta las narices en la cultura de los excesos, la noche, el sexo, el alcohol y las drogas. 

Boogie Nights es una pieza perfecta del cine de final de los noventa y presenta dos de las mejores escenas en plano secuencia de la historia del séptimo arte: la escena de apertura y una terrible tragedia que se desata en la celebración de año nuevo de uno de los miembros de la industria más prominentes. Wahlberg no es la única gran figura del elenco. El resto del cartel es perfecto: el soñador Burt Reynolds, el enternecedor Philip Seymour Hoffman, la madre improbable interpretada por Julianne Moore o el azaroso empresario Don Cheadle. Es una excelente película, Mark, en serio. (También lo hiciste genial dos años antes con The Basketball Diaries junto a Leonardo DiCaprio, pero no estaba disponible para streaming en Colombia).

separador

 

John Leguizamo en Carlito’s Way (1993)
La puede ver en Amazon Prime

Fueron necesarias casi una veintena de películas y una oportuna decisión a cargo de Brian de Palma para que este actor nacido en Colombia se convirtiera en el token latino de Hollywood, sobre todo cuando los directores buscaban encontrar a un rudo antagonista, de pelo en pecho y poblado bigote. Es cierto: en 1993 hizo el papel de Luigi en Super Mario Bros, pero nadie recuerda esa cinta. Afortunadamente. 

Leguizamo interpreta a un aspirante a gánster quien busca la ayuda de Carlito, un neoyorquino de origen puertorriqueño, para hacer crecer su imperio. Sin embargo, el personaje titular, interpretado por Al Pacino, solo quiere dejar atrás la vida de crimen que lo llevó a la cárcel, de la que recientemente ha sido liberado. Es una historia de traiciones, violencia, crimen y exagerados acentos latinos que le mereció a De Palma dos nominaciones a los Globo de Oro. 

En el rol de Benny Blanco from the Bronx, Leguizamo entiende el papel que tiene que interpretar y no busca particularmente robarse el show. En el camino, sin embargo, resultó ser un villano plenamente convincente que capitalizó la oportunidad de sobresalir a pesar del doloroso estigma que hermanaba a nuestro país con el flagelo de la droga. Solo un año después, en un barrio desvencijado de Medellín, caería como trofeo de caza Pablo Escobar, el verdadero patrón. La carrera de Leguizamo ha tenido altos y bajos desde entonces. Pero se ha mantenido activo en el cine, el teatro y la música.

separador

cierre

COMPARTIR ESTE ARTICULO:

Compartir en FACEBOOK AUTORSEPARADOR

Relacionados

Cargando
CARGAR MÁS Cargar más
Banner 970x250Pxl
Lo invitamos a suscribirse a nuestro newsletter

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario



Facebook    Instagram    Youtube               Twitter      

CONSANITAS  BIENESTAR SANITAS BN
©Copyright 2020  /  Diseño web -  Revista Editorial Bienestar S.A.S.  /  Todos los Derechos Reservados.  /  Soportados por: Nuvoll.com