Banner 970x250Pxl CLUB COLOMBIA

¿Indecisos, enamoradizos, negociantes? Así son los Libra

Mezcla de balanza y espejo, los nacidos bajo el último de los signos de aire oscilan entre ser muy justos con lo que otros necesitan pero no tener la menor idea de lo que ellos quieren. Conozca un poco más de los desbalances y centros de Libra.

separador


Si usted es Libra y siempre se ha preguntado qué carajos es lo que comparte con los demás nacidos al final de septiembre e inicios de noviembre, o simplemente quiere entender cómo es que son estos personajes por su sol, luna o ascendente, aquí le tenemos el mapa para que sepa en qué se mete cuando sale con uno de ellos. O con una de ellas.

Libra 101

Libra es el último signo de aire en cumplir años según nuestro calendario, justo al inicio del otoño en el hemisferio norte y la primavera en el sur. De la trilogía que compone junto a Géminis y Acuario, patrones de las ideas, los grupos sociales, el lenguaje, las ideas y los lazos, es el que pertenece a la resolutiva modalidad cardinal. Por este motivo, el signo de la balanza representa todas aquellas cosas del mundo de las ideas y los lazos humanos que se dan desde la resolución y la propositividad: la negociación y los acuerdos, la Justicia humana, las relaciones de pares. Y dentro de esta categoría cabe todo aquello que implica compromisos: especialmente las parejas, pero también las relaciones contractuales, las enemistades y hasta los roommates. 

Para entender a los Libra hay que pensar que sí, son una balanza –la Justicia misma–, pero viven más como si fueran un espejo. Famosos como ningún otro signo por una indecisión patológica, adolecen de ella por un rasgo característico: así como su opuesto Aries representa el centro del yo, Libra es la conciencia del otro, de los múltiples puntos de vista. Por este motivo, los hijos de la balanza pueden ser extraordinarios negociadores, pero pésimos a la hora de saber qué quieren ellos: en su naturaleza está primero reflejar. Y a punta de reflejos se vuelve difícil hasta escoger el sabor del helado que se van a comer. Pero si esto no fuera suficiente, obsesivos como pocos por la estética y la armonía, es posible que sus decisiones estén mediadas más por lo que dicta su ojo –la copa de helado mejor fotografiada– que por lo que quieren –pedir otra cosa, por ejemplo–.

Los Libra por Sol o Ascendente (y especialmente si su Venus, el planeta que los rige, está bien aspectado a su Sol, Júpiter y/o Mercurio natales) son el conector USB del zodiaco: saben ajustarse a todo, pegar en cualquier parte, conciliar y encantar a cualquiera con su capacidad para reflejar la luz ajena y el ambiente de los lugares. Profesional y personalmente su brillo puede crecer sin límites en todo tipo de esferas relacionales donde haya que buscar la armonía: desde los negocios hasta el interiorismo, pasando por la conciliación, el derecho, la diplomacia, el diseño (industrial, gráfico y de servicio), la asesoría de imagen, las relaciones públicas, la consejería y las consultorías, así como la gestión social y organizacional de cualquier tipo. Si su Mercurio es fuerte las cualidades expresivas y verbales pueden forjar además extraordinarios escritores, facilitadores e incluso políticos.

El otro motivo que les ha dado una fama muy especial a los Libra (de Sol y Ascendente) es su tendencia a enamorarse cinco veces de camino al supermercado y desenamorarse el mismo número de veces en el proceso de hacer la compra. A parte de su fijación con la estética, su obsesión con conciliar y agradar los vuelve –como espejos– los más dados de todo el zodiaco al encanto y a la adaptación. Son unos de los reyes de la moda y la vanidad –junto con Leo–, por lo cual suelen ser cautivantes. Y si todo lo anterior no fuera suficiente, falta agregar que son el otro signo de la labia ingobernable –con Géminis–. Coquetear es respirar, ni siquiera una decisión, un verdadero reflejo inconsciente, y en el que ha caído más de una víctima de su práctica deportiva. 

Pero no se deje asustar, son muchos los Libra que –por decisión o experiencia– terminan aprendiendo a integrar sus necesidades y deseos en un conjunto coherente de límites e ideas, a no coquetear de más y ser claros. De hecho, no son cosas tan difíciles de conseguir: el mundo contemporáneo las espera de todos, y una vida promedio basta para obligarlos a forjar estas herramientas. Y cuando un hijo del Sol en la Balanza o con su Ascendente en este signo desbloquea estas habilidades, puede emerger de él una de las personalidades más dulces, conciliadoras, abiertas al diálogo y a disfrutar, a querer y ser querido, a encantar y llenar de concordia y armonía el universo.

Un último detalle. Cuando la Luna está en esta posición, el individuo tiende a volverse un romántico incorregible, un replicante de emociones ajenas, unos extraordinarios y empáticos consejeros emocionales (por lo general, incapaces de seguir sus propias máximas) y unos decoradores de hogar como pocos. Les cuesta eso sí, no estar en una relación y puede que muy pronto se casen o se muden con su pareja: sus habilidades para conciliar, evitar el conflicto y asegurar la armonía los hacen sentir rápidamente preparados para dar el paso. Eso sí, si su pareja tiene la luna en este lugar (y puede que si tiene un Sol o Ascendente Libra muy prominente), le convenga un consejo (el mismo que le dimos a todos respecto a Piscis): incítelos a expresar su inconformismo y deseos, pues es posible que se retengan a la hora de hacerlo para evitar causar un desagrado.

Mestre astral acuario

Orígenes libranos

La constelación de Libra es la balanza de Themis, Orden en griego, la diosa de la Justicia. Más que una narrativa asignada, se trata de uno de los símbolos más interesantes que hay en el zodiaco. El origen de su interpretación como balanza y representante de la Justicia podría remontarse hasta la astrología babilónica. Según la Teogonía de Hesíodo, Themis es una de las diosas más antiguas, hija de Urano –el indiferente, generoso y temido cielo– y Gea –la tierra–, una fuerza primordial del Orden y el Equilibrio del universo. Nuestra personificación de la justicia, de hecho, sigue siendo ella: una mujer con los ojos vendados y que sostiene una espada y una balanza. Es la madre de Astrea, la virgen que abandonó la Tierra (con su madre) a medida que el desorden humano aparecía con el surgimiento de la civilización. Valga la pena aclarar que, como indicamos en nuestro artículo anterior, Astrea es una de las mujeres que históricamente se ha asociado con Virgo; y según el mito, ambas, justicia y pureza, regresarán a la Tierra con el retorno a la Edad de Oro. 

Lo interesante de la asociación a Themis es que si bien es la piedra angular de lo jurídico –los contratos y acuerdos sociales que erigimos como ley y compromiso entre seres humanos–, su genealogía, ajuar y anunciado retorno hablan del sentido de justicia primaria y elemental al que alude. La espada es el anverso de la balanza: es el filo inclemente e ineludible que juzga nuestros actos. De hecho, este sentido elemental de la justicia como retorno al orden por compensación, peso de los actos y juicio por las cosas que hemos hecho, puede ser ampliamente asociado a la ley del Karma, pero también a la negociación, a la construcción de los parámetros de esa justicia y a su defensa o ejercicio. 

A este respecto vale la pena anotar algo. Aunque los Libra sean famosos por su indecisión y ambición de armonía, las circunstancias y sus posiciones natales los pueden volver más la espada que la balanza. Es uno de esos ejemplos paradigmáticos en los que en astrología se comenta que todo signo tiene extrañas formas de volverse su contrario (en este caso, recordemos, Aries: patrón de la guerra). De hecho, los Libra tienen un don natural que los vuelve despiadados estrategas de primer orden. Sin embargo, el don no propicia una inclinación política de antemano. Por esto, los políticos hijos de la Balanza mítica han sobresalido por acciones dignas tanto de santos como de demonios, como podrán ver más adelante: desde Gandhi hasta Himmler, pasando por Alexandria Ocasio Cortez y Vladimir Putin.

El panteón Libra de nuestros días

Entre los hijos de la Balanza más prominentes de nuestra época encontramos a la modelo Kim Kardashian, la tenista Serena Williams, los directores de cine Pedro Almodóvar, Michelangelo Antonioni y Guillermo del Toro, el divulgador científico Neil Degrasse Tyson, el artista Alberto Giacometti, al productor Simon Cowell, los futbolistas Zlatan Ibrahimovic y Pelé, y a los actores Catherine Zeta Jones, Brigitte Bardot, Will Smith, Marion Cotillard, Kate Winslet, Matt Damon, Emilia Clarke, Jean Claude Van Damme, Buster Keaton y Jesse Eisenberg. Aunque tal vez sean los políticos de todas las orillas los que mejor muestran el filo y el temple tenaz de la Justicia que ofrece el Sol de Libra entre las figuras públicas: entre ellos encontramos a Vladimir Putin, Margaret Thatcher, Kamala Harris, Silvio Berlusconi, Theresa May, Heinrich Himmler, Dwight D. Eisenhower, Benjamin Netanyahu y Alexandria Ocasio Cortez.

Dotados como pocos para la belleza por su regente Venus, entre los músicos contamos a Eminem, John Lennon, Gwen Stefani, Avril Lavigne, Snoop Dogg, Bruno Mars, John Mayer, ASAP Rocky, Sting, Doja Cat, Bruce Springsteen, Luciano Pavarotti, Rosalía, Giuseppe Verdi, Franz Liszt, Glenn Gould, John Coltrane y André Rieu. E inclinados más hacia la belleza de las palabras estuvieron Arthur Rimbaud, Oscar Wilde, F. Scott Fitzgerald, Ursula K. Le Guin, Truman Capote y Arthur Miller, por mencionar unos pocos. Entre algunos filósofos, el juicio y la reflexión profunda también produjo grandes exponentes como Friedrich Nietzsche, Michel Foucault y Martin Heidegger. Dos grandes astrólogos también fueron hijos por Sol del signo de la Balanza: el ocultista inglés Aleister Crowley, también conocido como “The Beast”, y el divulgador y maestro norteamericano de la astrología en la Nueva Era, Stephen Arroyo.

Un Libra como pocos fue Mohandas K. Gandhi, mejor conocido como Mahatma, la gran alma que llevó a la India a su independencia gracias a que logró unir las muy variadas fuerzas sociales del país, separadas por un sistema de castas ancestral y una diversidad religiosa ampliamente conflictiva desde mucho antes de su entrada en la escena política. Doblemente Libra (por Sol y Ascendente), estaba llamado naturalmente a las leyes, el orden y la justicia. Su sol en casa 12 (la regida por Piscis) inclinaría su brillo en estos temas hacia la compasión y los desamparados. Un trío dinámico en Escorpio en casa 1 (Mercurio, Venus y Marte), lo dotaría de un filo y una determinación asombrosa para la palabra, el pensamiento, el deseo y la acción. Y todo esto, por diferentes alineaciones, combinaría muy bien con su Urano natal en Cáncer en el Medio Cielo y su Neptuno en Aries. En castellano: este hombre encarnaría una versión muy especial del arquetipo de la Madre (Cáncer en el MC) con un tono de maestro marcadamente innovador, revolucionario e idealista en el actuar. 

Así que ya sabe cómo viene armada esta gente. Llévelos de fiesta, pero antes de compras y a acicalarse como tanto les gusta para que pasen una noche dichosa robándose el corazón y las miradas de todos a su alrededor. Si está corto de ideas la ropa, los libros y las cosas bellas (en general, todo el diseño les encanta) son todos regalos infalibles. Y si están apenas saliendo, una cita digna de comedia romántica bastará para que esta gente no quepa en sí misma de la dicha. Después no diga que no le avisamos.

separadorPor: Jorge Francisco Mestre / Ilustraciones: Camilo Galindo / Animación: Luisa González

separador

cierre

COMPARTIR ESTE ARTICULO:

Compartir en FACEBOOK AUTORSEPARADOR

Relacionados

Cargando
CARGAR MÁS Cargar más
Banner 970x250Pxl
Lo invitamos a suscribirse a nuestro newsletter

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario



Facebook    Instagram    Youtube               Twitter      

CONSANITAS  BIENESTAR SANITAS BN
©Copyright 2020  /  Diseño web -  Revista Editorial Bienestar S.A.S.  /  Todos los Derechos Reservados.  /  Soportados por: Nuvoll.com