“Los colombianos estamos un poco acomplejados por nuestro pasado”: Juan David Laserna

Como parte de nuestro cubrimiento de la feria ARTBO revisamos la sección Sitio, la cual reúne obras que se alejan de los formatos tradicionales de exhibición. Allí nos centramos en Chroma, una pieza de Juan David Laserna que nos cuestiona sobre la forma en la que los colombianos representamos nuestra historia.

separador

U
n set es una ficción mediática, un espacio creado para que se desarrollen unas acciones. Puede imaginarse el set de una película o una serie de televisión en la que unos actores representan una escena. Quizás se trata de una gran producción de Hollywood con efectos especiales, en las que se usan cables para elevar a los dobles de riesgo y pantallas verdes para efectos especiales. El escenario de la acción podría ser el tejado de una casa. 

Este tejado en particular es una pieza artística creada por Juan David Laserna. Una obra titulada Chroma que hace parte de una exposición llamada Set, con la cual él fue ganador del Premio Luis Caballero en el año 2017. Sobre esta, se puede leer en la página web del artista: “un set es sobretodo un lugar producido, donde las circunstancias de representación han sido diseñadas y son controladas. Es el escenario dispuesto para que unas cámaras registren algo”. 

El tejado verde con las tejas rotas y desordenadas hace referencia a un lugar y momento específico de la historia colombiana, y a sus posteriores adaptaciones en la cultura popular. Es una representación del tejado donde dieron de baja a Pablo Escobar. 

Chroma-1

Antes de Set

Juan David es un artista bogotano egresado de la Universidad Nacional. De allí se graduó del pregrado de Artes Plásticas y después de la maestría en Artes Plásticas y visuales. Ingresó por primera vez a la universidad en 1999 sin saber casi nada sobre el panorama del arte nacional. Fue un estudiante mediocre y poco curioso, según sus propias palabras. Durante su primer paso por la vida académica exploró pocas técnicas y enfoques para sus creaciones, casi no tomó electivas y se dedicó únicamente a pintar. Eso último se le daba bien. 

Se volvió un estudiante obstinado con la pintura. Estaba convencido en ese momento que iba a enfocarse solo en eso durante el resto de su carrera artística, incluso después de que terminó su pregrado en el 2004, por esa razón, en los años siguientes a su graduación se la pasó pintando en un taller. En su cabeza rondaban ideas sobre la semiótica de la imagen publicitaria y los símbolos, pero creía que aún no tenía las herramientas suficientes para desarrollarlas. 

Siguió pintando sin saber exactamente hacia dónde iba con eso. Eventualmente el interés por probar otras técnicas fue creciendo, a medida que se debilitaba su intención de ser un artista enfocado exclusivamente en la pintura. Después vino la maestría y un periodo en el que se permitió a sí mismo desarrollar proyectos distintos a lo que había hecho hasta entonces, tanto disciplinariamente como conceptualmente. En su cabeza aún estaban las mismas preguntas sobre la semiótica de la imagen, ¿cómo una imagen se convierte en un ícono?, ¿cómo las imágenes legitiman la historia? 

Hizo un recorrido largo por varios proyectos, uno de ellos fue Grafitorum, en el que recogía algunas máximas políticas expresadas en grafitis y las traducía al latín con la intención de darles un nuevo significado. Al pasarlas a una lengua muerta se trataba de “maquillarlas como algo sagrado, como si fueran sacadas de un manuscrito”, según se lee en la página del artista. También desarrolló trabajos con el colectivo Maski, que conformó con varios compañeros de la universidad. 

Fueron aproximadamente ocho años en los que estuvo lejos de la pintura. Para él fue un proceso de madurez. Para el año 2012, Juan David estaba buscando una excusa para volver a ella. Ese mismo año, en el canal Caracol se estrenó Escobar, el patrón del mal, una serie que relataba la historia del popular narcotraficante colombiano. Esta producción fue un éxito en términos de audiencia, siendo el lanzamiento más visto en la historia de la televisión nacional. También fue la excusa de Juan David.

Chroma-5

Set

“Cuando aparecieron las series biográficas sobre narcotraficantes o personajes de la vida nacional que habían muerto hace veinte años, me pareció que hubo un momento muy interesante de revisión de la historia, pero desde un filtro muy temprano mediado por el entretenimiento y eso produjo unas imágenes que me parecieron maravillosas”. Así lo expresa Juan David, respecto a la creación de Set. Esta muestra la componen 17 pinturas al óleo de aspecto fotorrealista, una serie de recortes intervenidos de páginas del periódico El Espectador, un video y una pieza escultórica. Esta última es la que podrá encontrar en ARTBO.

Set no es un proyecto que habla sobre un hecho histórico en Colombia, (la violencia provocada por el narcotráfico) sino sobre la forma en la que se ha representado ese hecho histórico. Nació como proyecto en el año 2013. Cuando estaba al aire la serie de Caracol sobre Escobar, Juan David le daba vueltas al problema del hiperrealismo: “sentí que la serie coqueteaba (con eso), los vestuarios, la puesta en escena, la dirección de arte”. Lo que él quería hacer inicialmente era retratos de los actores cuando ellos estaban en personaje. Es decir, retrataría a Carlos Galán, pero no sería él, sino el actor Nicolás Montero en su personaje de Galán. 

Cuando Juan David contactó a los actores, ya la serie había sido filmada y ellos ya estaban en otros proyectos, por lo que tuvo que buscar una alternativa. Con la ayuda del director, consiguió el contacto de uno de los fotógrafos que guardaba un registro de imágenes de la serie. “Hay escenas en las que siento que la producción puso mucho énfasis en que las cosas se parecieran a los documentos reales. El fotógrafo estaba muy pendiente de esas escenas y de todas esas fotos que tomó salieron unas muy buenas. Esas fotos eran tan pictóricas que estaban como diciendo ‘píntame’”. 

Así que las pintó y ese fue el inicio de Set. Son imágenes que hacen referencia a momentos históricos de Colombia como los asesinatos de Carlos Galán, Pizarro León Gómez o Pablo Escobar; pero representados en la serie de Caracol. Es una ficción sobre una ficción. Si bien Escobar, el patrón del mal es una producción basada en hechos reales, calificarla como un trabajo documental sería impreciso. Lo mismo sucede con las imágenes de Set: no representan momentos de la historia nacional, sino de una serie de televisión que tomó insumos de la historia nacional. 

Chroma es una pieza que llegó después al montaje de Set. Es un gran monocromo escultórico. Un tejado verde que emula los cromas usados en el cine y la televisión para hacer montajes digitales. El techo recrea el lugar en el que dieron de baja a Pablo Escobar, donde supuestamente acaba un capítulo de la violencia en Colombia. “Las series de televisión o las películas (sobre Escobar) concluyen ahí. A él lo balean en un tejado y muere, pero dependiendo de quién cuente la historia, el que da el golpe de gracia es uno u otro. La Policía Nacional reclama la muerte, la DEA también, otros dicen que se suicidó; y eso me parece muy interesante. Que un momento tan central de la historia reciente sea incapaz de tener una versión oficial”, explica David.

Un croma es un espacio en el que puede suceder cualquier cosa: “como pueden montar una ballena, pueden montar el espacio”, señala el artista. Esta pieza habla del problema de la ficción, el realismo y el hiperrealismo. Representa la apertura de versiones sobre un mismo hecho. Según Margarita Rodríguez, directora de la Galería Rincón, en la que ha expuesto Juan David, el mérito de esta pieza es que logra “poner en la conversación del arte elementos dolorosos de nuestra historia reciente, haciendo énfasis en cómo los percibimos a través de la televisión. Como estos se pueden volver parte del espectáculo”.

Chroma-6

Después de Set (Breve entrevista)

Su arte se basa en gran medida en resignificar imágenes icónicas al cambiarlas de contexto ¿Qué temáticas comunes se pueden rastrear en su arte?

Nuestra cultura produce imágenes de una manera muy característica, yo creo que porque colombia es un país tan violento y su historia tan vergonzante para sus ciudadanos. A la gente le da pena entender que la gran épica colombiana es de hace 200 años. No hay grandes gestas ciudadanas ni políticas en nuestra historia reciente, lo que estamos es atravesados por violencia. Yo siento que los colombianos estamos en general un poco acomplejados por nuestro pasado. Y las imágenes que producen nuestra historia son, a mi parecer, en extremo cosméticas. Por ejemplo Juan Valdez. Él es un ícono de Colombia, en teoría es un personaje folclórico de los cincuentas, su vestimenta y su porte lo llevan a uno a un imaginario idílico del campo. Pero si uno se pone a pensar de verdad lo que le pasaba a los campesinos de los cincuentas, él no es realmente como ellos que han estado jodidos y perseguidos y desterrados. Entonces nuestra imagen histórica tiene que ver mucho con el espectáculo.

¿Le parece preocupante la forma en la que los medios están representando los hechos históricos nacionales?

A mí no me parece preocupante porque decir eso es moralista. Los canales hacen cosas, y esas cosas tienen como objetivo entretener y vender. ¿Desde cuándo le delegamos a la televisión la responsabilidad del relato histórico? Esa responsabilidad no es de la televisión, y por lo tanto no creo que uno le tenga que reclamar a ella ser exacta. Lo que la televisión produce es un espejo del tipo de héroes que queremos, y también hay que ser honestos con eso. Todo el mundo simpatiza con el villano y hay que preguntarle a la sociología o a la psicología por qué. 

¿A la gente le interesa que le hablen de historia en la televisión?

Es muy poderoso que la televisión haya entendido el potencial que tiene el relato histórico. Yo creo que el público ansía ese tipo de material, que no le cuenten ficción pura. La ficción pura puede ser interesante, pero yo siento que la televisión entendió que el público respondía muy bien a una cosa intermedia entre el reallity show, el documental y la telenovela, y cuando esas tres cosas se amalgaman, producen estas series que a la gente le encantan. Si son o no son justas no es mi papel decirlo.

La obra Chroma hace parte de la sección Sitio de ARTBO feria. Podrá verla entre el 19 y el 22 de septiembre en Corferias. Además, lo invitamos a leer nuestros otros reportajes sobre ARTBO enfocados en las secciones Libro de artista y Artecámara.

separadorFotografías de Sebastián Cruz y Santiaho Pinyol. Cortesía de Juan David Laserna.

separador

COMPARTIR ESTE ARTICULO:

Compartir en FACEBOOK AUTORSEPARADOR
 
 

Relacionados

Cargando
CARGAR MÁS Cargar más