POR: Bacánika FOTOGRAFÍA: Natalia Behaine Lunes, 28 Abril 2014

Johanna Pinzón es psicóloga con énfasis en psicoanálisis.
En 2012 creó Poliedro, una empresa que de Freud tiene poco o nada.

Johana

 

EL PROYECTO

Poliedro nació en 2012 en Bogotá. Tiene dos estructuras: Fundación Poliedro, que trabaja en el diseño de proyectos y desarrollo de contenidos para las artes con un enfoque de innovación y cultura tecnológica; y Poliedro Digital, la empresa comercial que ofrece soluciones digitales creativas para marcas. En su Kiosco Digital venden plataformas web, desarrollo de aplicaciones, experiencias interactivas para eventos, e-books y posicionamiento en línea.

En año y medio de existencia han desarrollado proyectos con diferentes aliados públicos y privados en los 32 departamentos del país: han colaborado en más de 130 portafolios digitales para compañías de danza, teatro, circo y música; han diseñado y producido una serie web para músicos, el primer banco de sonidos colombianos, un software para la administración de galerías o espacios de exposiciones, un proyecto transmedia de músicas insulares –Sounds of SAI– y una aplicación de teatros del país.


BIOGRAFÍA

Johanna Pinzón tiene 30 años y nació en Bogotá. Es psicóloga con énfasis en psicoanálisis aunque no ejerce la profesión. Fue coordinadora de Rock al Parque, Jazz al Parque, Hip-Hop al Parque, Salsa al Parque y Colombia al Parque entre 2010 y 2012. Fue asistente de la Dirección de Artes y Coordinadora de circulación, estímulos y cooperación internacional del área de música del Ministerio de Cultura entre 2006 y 2009. Es pianista de jazz y sonidos electrónicos. También es capitana de un equipo de fútbol de chicas. Es creyente. Es zurda. Es muy feliz pensando en innovación empresarial e ideas de negocio. “Confieso ser workoholic (T E N A Z)”, dice. Le gusta descubrir objetos hexagonales de todo tipo de oficios, descargar aplicaciones, comprarle ropa y accesorios a diseñadores de moda independiente y comprar vinilos y discos. “Me van a odiar por esto, pero no me gustan los gatos”, confiesa.


B: ¿Qué la impulsó a formar empresa?

JP: Entré a la generación “M” (multitasking) que está pensando siempre en crear e inventar proyectos. Cuando estaba en la Universidad fundé con mi hermano una academia de artes y un estudio de grabación que hasta hoy se mantiene. También comencé a producir eventos independientes de artistas como Chick Corea, Michel Camilo y Julieta Venegas, entre otros. Con esas experiencias, mi interés por hacer empresa creció durante la universidad, pero pensaba que tenía que conocer más de cerca el sector cultural, sus dinámicas, sus fortalezas y sus debilidades. Recién me gradué, me empleé. Aprendí mucho durante esos siete años.

Crear, invertir, inyectar, apostar, innovar, arriesgar, son palabras que han sido mi motor de búsqueda. Durante los años que fui empleada siempre tenía miles de ideas, unas eran aceptadas y otras no. Me decían “es muy difícil llevar a cabo eso que planteas”, “necesitaríamos mucho dinero para lograrlo” o “no nos pongamos de creativos y raros”. En los últimos años, me comencé a sentir frustrada e impotente en esos lugares. Me costaba creer que las cosas no se pudieran pensar y organizar de una manera diferente. En ese momento hice match y me dije: “No debo esperar más, puedo crear una empresa en la que hagamos realidad estas ideas y las de otros, que aporten, revolucionen y sean líderes mundiales de grandes proyectos de innovación y cultura digital”. Así nació Poliedro.


B: ¿Qué ha sido lo más difícil y lo más satisfactorio de este proceso?

JP: Lo más difícil es tener la misma fuerza todos los días para liderar las dos empresas acertadamente. Lo más satisfactorio es tener un equipo de trabajo brillante y comprometido que da lo mejor de sus talentos para dar los resultados que tenemos hoy a nivel nacional.


B: Si tuviera que darle un consejo a un futuro emprendedor, ¿cuál sería?

JP: Consejo 1. Mi papá siempre me decía que para aprender a nadar había que lanzarse al río.

    Consejo 2. Las empresas las hacen las personas.


B: ¿Cree que es un buen momento para hacer empresa en Colombia?

JP: Completamente. El mundo tiene volcados los ojos hacia Colombia. Y eso hace una intersección perfecta entre tiempo y contexto para los emprendedores locales. Es un momento para dejar de importar ideas de otros continentes y exportar la fuerza creativa y los nuevos modelos de negocio que estamos produciendo acá.


B: ¿Quién, en su área de trabajo, la inspira?

JP: Siempre he admirado a Mariangela Rubbini, directora de Shock, por la visión que tuvo hace más de una década de impulsar la industria musical desde los medios alternativos; por no cansarse y permanecer; por haber promovido cientos de bandas emergentes y darle un espacio a escritores y periodistas jóvenes. También me le quito el sombrero a Sergio Pabón y a todos los que están detrás de Estéreo Picnic, que hacen que Colombia esté hoy en el mapa de los grandes festivales del mundo y nos den la lección de que, desde la independencia, se puede hacer un proyecto sostenible y con altos estándares. La lista sigue. 


B: ¿Qué canción le da pena oír pero igual le encanta?

JP: Tengo una lista con mi top 5 de reggaetón que pongo con mis amigos cuando estamos extremadamente felices.


B: Termine la frase:

El éxito es...RIESGO.


- W W W . P O L I E D R O D I G I T A L . C O M -

 

RECOMENDADOS

INTERESAR

RECIENTE

instagram

INSTAGRAM

youtube