POR: Bacánika FOTOGRAFÍA: Ignacio Umaña Viernes, 07 Julio 2017

Ignacio Umaña buscó en las carnicerías de Bogotá algo más que la sangre y encontró detalles que brillaron para su lente. 

separador

Hay algo en las carnicerías que invita a la huida. Suelen ser zonas de paso en las que se entra con algo parecido a la resignación y también al horror: alguien tiene que comprar la carne para el almuerzo. La idea de hacer un mandado es de por sí terrible, pero empeora cuando el lugar se presenta hostil a aquel que le teme a la sangre. Darle tiempo y prestarle ojo a lo que nos genera desagrado nos permite ver su lado amable.   

En Bacánika reconocemos que las carnicerías son espacios cotidianos pero que no tienen nada de corriente. Las paredes y los pisos de baldosas blancas resaltan el color de la carne recién tajada, resaltan el plateado de las balanzas y de las neveras. Están los hombres y las mujeres con los delantales recién manchados por la sangre y por el uso. También se ven los cuchillos enormes que reflejan en su filo la luz blanca de las bombillas y del sol.

En toda carnicería espera algún detalle escondido detrás del refrigerador. Preste atención porque aquí se los mostramos.

 C2A5386

 C2A5821

 C2A4862

 C2A4896 2

 C2A4922

 C2A4953

 C2A4977

 C2A4982

 C2A4989

 C2A4993

 C2A5131

 

 C2A5176

 C2A5139

 C2A5257

 C2A5324

 C2A5903

 C2A5344

 C2A5370

 

 C2A5442

  C2A5416 2 C2A5467

 C2A5911

 C2A5483

 C2A5823

 C2A5825

 C2A5834

 C2A5845

 C2A5854

 C2A5864

 C2A5857

 C2A5894

separador

COMPARTIR ESTE ARTICULO:

Compartir en FACEBOOK   AUTORSEPARADOR  

RECOMENDADOS

INTERESAR

RECIENTE

RELACIONADOS