POR: Eduardo Arias FOTOGRAFÍA: Marcela Riomalo Martes, 17 Febrero 2015

Gusto por lo que se hace, disciplina, trabajo duro y apoyo son los ingredientes que han llevado a los tenistas del Equipo Colsanitas a los destacados lugares que ocupan en la actualidad. La revista Bienestar Sanitas hizo un balance 18 años después de comenzar esta aventura.separador

 EQUIPO1

E

n los últimos dos años han sido tantas las buenas noticias que le ha traído el deporte a Colombia, que los logros de sus tenistas de élite no han recibido la atención que merecen. Nunca antes en la historia el país había tenido un grupo tan grande de tenistas entre los cien mejores del mundo, y ninguno había logrado superar la barrera del puesto 30 del ranking de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP). Detrás de estos resultados está el trabajo del Equipo Colsanitas. La organización le ha apostado al tenis en proyectos de mediano y largo plazo, y hoy los cuatro miembros masculinos de su equipo están entre los mejores. Son ellos Santiago Giraldo, Alejandro Falla y el equipo de dobles que conforman Juan Sebastián Cabal y Robert Farah. Alejandro González, el otro colombiano que se encuentra en el top 100, ya no pertenece al equipo pero fue uno de sus integrantes hasta 2013. Mariana Duque, la principal tenista colombiana en la rama femenina, también forma parte del equipo.

Los cinco integrantes del equipo se codean en el competidísimo mundo del tenis profesional de nuestros días. Para ellos no ha sido fácil. Porque, además de llegar, es necesario mantenerse, y eso exige dedicación extrema, disciplina y unas ganas enormes de competir y ganar. Pero tiene sus retribuciones. Como señala Santiago Giraldo, “he tenido la suerte de conocer a Djokovic, Federer y Nadal, de compartir con ellos y enfrentarlos a todos. Con Nadal he jugado seis veces, con Federer dos, con Djokovic dos o tres, con Murray también y a Murray le gané. Son carismáticos, muy educados, Federer es todo un caballero. Los recibí en Colombia cuando vinieron a los partidos de exhibición entre Nadal y Djokovic y Federer y Tsonga”.

- VIVIR POR UNA RAQUETA -

Todos ellos comenzaron sus carreras muy temprano en la vida. “Desde pequeño empecé a jugar torneos departamentales y luego a nivel nacional. Cuando recibí el apoyo de Colsanitas comencé a viajar mucho más”, recuerda Robert Farah. Le empezó a ir bien en torneos juveniles en Colombia y el exterior, así que cuando llegó la hora de decidir analizó la situación y lo habló con sus papás. “El apoyo de Colsanitas facilitó mucho más las cosas”.

“Yo desde chiquita veía partidos en la televisión”, afirma Mariana Duque. Le dijo a su papá que la metiera a clases y desde su infancia tuvo claro que quería ser profesional. “Mi primer partido como profesional lo jugué pocos días antes de cumplir 15”.

Por su parte, Alejandro Falla vivió rodeado de tenis desde que nació. Su padre, Jorge Falla, fue entrenador y en 1988 representó a Colombia en la Copa Davis. “Nunca me forzaron, y eso fue algo que me encantó, porque cuando uno juega forzado es diferente. Iba con mi papá a los torneos para verlo jugar”. De niño ganaba torneos, llegaba a finales, y eso lo motivaba aún más para entrenar. “Tuve la suerte de que entré al Equipo Colsanitas a los 13 años, y ahí empezó el mundo del tenis y la carrera para mí”.

Santiago Giraldo también creció en un ambiente rodeado de deportistas. “Mi papá y mi mamá jugaban tenis, y mi hermano jugó muy bien, fue como mi ídolo en ese momento”. Su padre lo impulsó a practicar muchos deportes. Nadaba, jugaba fútbol y básquet, corría, montaba a caballo y jugaba tenis. “Todo eso fue desde los 5 años, y a los 9 me decanté por el tenis. Era el deporte en que me iba mejor y además me apasionaba”.

Otro que se amamantó de tenis desde que nació fue Juan Sebastián Cabal. Su padre tenía una academia de tenis. “Él fue mi formador, y desde ahí todo se fue desencadenando. Jugué, gané torneos, fue un proceso muy fluido”.

Cuando llegaron a la adolescencia comenzaron los sacrificios. Alejandro Falla dejó a sus padres a los 16 años. Ellos se fueron a vivir a Estados Unidos y él se quedó para seguir su carrera. “Estar alejado de la familia ha sido de las cosas más duras de la carrera. Pero bueno, es mi estilo de vida, me acostumbré a eso. Lo poquito que estoy con ellos lo trato de disfrutar al máximo. Me casé hace un año, estoy esperando mi primer hijo y va a ser una motivación increíble para mí”, señala Falla. Mariana Duque, por su parte, lo dejó todo: “Sin duda es una vida diferente. Cuando mis amigas me invitaban a salir, yo les decía que no podía, que debía entrenar. Pero para mí no fue un sacrificio. Nunca me dio pereza entrenar. Me gustaba porque tenía muy claras mis metas”. Robert Farah dejó a su familia y sus amigos de Cali y tuvo que armar una nueva vida en Bogotá. “Afortunadamente conté con Alejandro, Santiago y Juan Sebastián, somos como hermanos, vivimos juntos”. La gente lo invita a planes, a salir, y debe decirles que no porque le toca entrenar o viajar. “Tienes que ponerle prioridades a tu vida y sabes que si tomaste la decisión del tenis, en él basas tu día a día. Esos son los sacrificios más grandes que toca hacer”, dice.

EQUIPO2

- RUTINAS EXIGENTES -

Un día en sus vidas es bastante particular. Santiago Giraldo señala que hay días de entrenamiento, días de competencia y días de vacaciones. “Son tres ámbitos muy diferentes, en especial el de vacaciones si lo comparo con un día de entrenamiento o de torneo. Pero si tenemos que hacer un promedio, es una vida bastante equilibrada, diría yo. Soy muy cuidadoso, muy juicioso en cuanto a hábitos y rituales adecuados para el deporte que practico”. En un día de vacaciones, que es el más parecido al de una persona normal, a Giraldo le gusta mantener sus rutinas. Se levanta no muy tarde, toma un buen desayuno, hace algo de gimnasio por la mañana. “Siento que estoy activo, que mi cuerpo esté funcionando, boto con el sudor todas esas cosas malucas, me alimento de cosas buenas, hago que mis pulmones funcionen, que mi corazón funcione, aprovecho para practicar mis hobbies”. Le gusta leer, escuchar música, salir a conversar con sus amigos, estar con su novia, cantar, bailar… “Si estoy en Colombia monto a caballo porque afuera no puedo, y trato de turistear, de ir a lugares que no conozco”. En un día de entrenamiento programa un calentamiento muy extenso, luego una práctica de tenis intensa en la mañana. Almuerza, descansa un poco, y en la tarde combina un entrenamiento físico y calentamiento con otra práctica de tenis. En un día de competencia realiza un muy buen calentamiento físico en la mañana, luego un calentamiento tenístico previo al partido y luego se concentra en el juego. “Lo importante es organizar bien los horarios de comida y preparación física para entrar a la cancha de la mejor manera posible”.

Cuando Mariana Duque está en Bogotá entrena todo el día. De 9 a 12 y de 3 a 5. Cuando está en un torneo entrena menos y de acuerdo con los horarios de los partidos. Son jornadas bastante extensas y exigentes, por eso señala: “Cada que puedo me tomo dos o tres semanas libres en las que no hago nada”. Alejandro Falla, por su parte, arranca un día normal de entrenamiento a las 9 de la mañana. Juega hasta las 11. Después hace dos horas de gimnasio. En la tarde hace otra sesión de gimnasio y otra de tenis. “Practico servicios, devoluciones, cosas más específicas que uno quiera trabajar con el entrenador”. Es una jornada de seis horas, generalmente de lunes a sábado, y descansa un día a la semana, que es el domingo (cuando no compite). “Cuando estoy en un torneo y pierdo un partido, descanso el día posterior. Además de recobrar fuerzas, recupero la parte anímica y mental, y al otro día arranco otra vez a entrenar”.

Algo similar hace Juan Sebastián Cabal. “En pretemporada le doy duro al gimnasio para estar en la mejor forma, hago pesas, corro, realizo ejercicios cardiovasculares y de velocidad. Durante el torneo hago más mantenimiento. Es decir, estiramientos, ejercicios para no lesionarme, cuido el manguito rotador, la espalda baja, las caderas”. Robert Farah se levanta, desayuna y luego hace actividad física y calienta. “Si ese día tengo partido, el calentamiento es más corto y planeo el juego”. Si no tiene partido entrena otra vez por la tarde o hace un entrenamiento más fuerte. “Al final de la tarde y la noche busco la manera de distraer la mente, ya sea viendo tenis, o si no salgo a conocer la ciudad en la que esté, veo alguna película, leo”. Cabal complementa esa opinión: “Nuestro año se basa en lograr el equilibrio, entrenar bien para estar a tope en la parte física. Pero es necesario estar bien en la parte mental. Entonces también es importante distraerse un poco. Como viajamos mucho, es bueno conocer las ciudades o ir a restaurantes para no estar siempre en el ámbito del tenis”.

- LOS ALIMENTOS DE LOS CAMPEONES - 

La dieta también es un tema importante para estos deportistas. Y en ese aspecto cada uno tiene su propia receta. Alejandro Falla tuvo que someterse a un par de operaciones en la rodilla, y a raíz de esas malas experiencias aprendió a cuidarse, sobre todo en las comidas. “Me di cuenta de que muchas de las lesiones musculares y desgarros dependen de la nutrición. A los 20 años tomaba gaseosa, comía dulce, y muy rápidamente aprendí a cuidarme en ese aspecto. Ha sido buenísimo, me ha ayudado mucho”. Falla evita gaseosas, harinas y dulces. No come pastas, pero sí arroz blanco: “Como vivo en Medellín la arepita me hace falta, y de vez en cuando me como una”. Robert Farah come bastante, pero evita las harinas y se inclina por las proteínas, aunque trata de darse gustos “porque es bastante duro estar todo el tiempo centrado en el deporte. Eso genera mucho estrés. De todas maneras toca limitarse para estar en línea”. Mariana, en cambio, confiesa que su metabolismo es un gran aliado, y no ha dejado las harinas ni el azúcar. “Trato de comer sano, pero como de todo. Durante los torneos como mucha pasta”.

Con el tiempo, Cabal ha adecuado su dieta. “Trato de alejarme de los postres, del azúcar y de las gaseosas. Tomo mucha agua y consumo muchas proteínas. Como carbohidratos de acuerdo con la hora del día. Los consumo más que todo al almuerzo y antes de los partidos, pero casi nunca por la noche”. A Santiago Giraldo le encanta comer: “Tengo una genética privilegiada en ese aspecto. De todos modos me cuido muchísimo con la comida. Sigo una dieta donde no como carbohidratos procesados, consumo pocos lácteos, no tomo licor, no como azúcares ni tomo gaseosas. Todo lo que esté en un paquetico y que no sea natural trato de no consumirlo”.

EQUIPO3

- LOS NIÑOS Y EL DEPORTE -

Los cinco están de acuerdo en recomendarles a los padres de familia que alienten a sus hijos a que hagan deporte, los apoyen si muestran inclinación por alguno en particular y que no los obliguen a hacerlo. “No tiene que ser un deporte profesional o competitivo. Puede ser recreativo. La práctica deportiva para la salud es espectacular. Además te da valores como sacrificio y disciplina”, dice Santiago Giraldo. “Los papás deben apoyar a los hijos en sus sueños”, agrega Mariana Duque.

Aunque no existe una receta para llegar a ser tenista profesional, los cinco sí tienen claro cuál camino debe tomarse para intentarlo. Mariana Duque recomienda, ante todo, que el niño lo disfrute, que entrene duro y que tenga claras sus metas. “Lo más importante es el entrenamiento, dar el cien por ciento, y saber llevar los partidos… esa presión”, agrega Juan Sebastián Cabal. Santiago Giraldo considera que el jugador debe estar convencido de que le gusta el juego, lo entiende, que tiene ganas y posibilidades. A partir de ahí debe entrenar, mejorar, entender que se trata un medio competitivo que exige sacrificios y dejar de lado muchas cosas. “Un niño desde muy pequeño es capaz de ver eso. Como todo en la vida, si llegas al máximo de tu potencial vas a estar muy satisfecho de tu labor”. 

- HABLAN LOS ENTRENADORES -

El equipo cuenta con cinco entrenadores, dos han estado vinculados desde el principio. Luis Felipe Berón lleva 18 años: “Esto ha sido un laboratorio del tenis. Por ensayo y error hemos aprendido, hemos evolucionado hasta llegar donde estamos en este momento”. Con respecto al juego de alta competencia, señala que el tenis no es solo de talento. También requiere de mucho trabajo, y debe tener apoyo. “Es la suma de muchas cosas que hacen o permiten que un jugador llegue al profesionalismo. Yo lo resumiría en tres palabras: el tenis es cabeza, piernas y corazón, en ese orden. La parte técnica y la fundamentación obviamente son muy importantes. Pero hay que tener buena cabeza, un componente mental muy fuerte. Hay que tener garra, saber competir. Nosotros hemos tenido jugadores muy buenos, con mucha técnica, pero que en el momento de la competencia, como se dice vulgarmente, se arrugan”. Además tienen que ser atletas. “El tenis moderno es de atletas. Los tenistas deben tener una musculatura muy fuerte, deben ser rápidos y muy ágiles, y no es fácil encontrar todos esos factores en un jugador”.

Alejandro Pedraza también fue pionero y ha acumulado una gran experiencia. “Ponerse al día en un medio tan competitivo y en un deporte que evoluciona de manera tan rápida es algo difícil, pero se va aprendiendo”. Detectar un posible campeón no es tarea fácil. “Siempre se mira cómo caminan, cómo le pegan a la pelota, cómo actúan dentro de la cancha. Muchas cosas que se ven ayudan a detectar un posible deportista de alto rendimiento. En nuestro caso tuvimos suerte porque contamos con una generación de jugadores que tenían un gran talento, la técnica y la talla”, agrega. Considera que no es utópico aspirar a que un colombiano esté entre los primeros diez del mundo. “Mientras se trabaje, la posibilidad existe. Santiago ha estado 28 del mundo, y el equipo de dobles está a las puertas de meterse en el top 10”.

EQUIPO4

- UNA APUESTA DE LARGO ALIENTO -

En 1993 Colsanitas se vinculó al tenis cuando apoyó el torneo profesional femenino que se realizó en Bogotá. Un año más tarde creó el Equipo Colsanitas Femenino y conformó un primer grupo de jugadoras de las categorías 14, 16 y 18 años. En 1998 se estableció el Masculino con tenistas de las categorías 12, 14 y 16 años, y en ese mismo año se integraron al Femenino jugadoras profesionales de otros países.

El primero gran logro de la organización fue apoyar a Fabiola Zuluaga para que se ubicara entre las 16 mejores tenistas profesionales del mundo. Además, ella fue la primera representante de Colombia que jugó las semifinales de un torneo de grand slam en la categoría profesional, hazaña que realizó en el Abierto de Australia de 2004. Un año antes, el entonces juvenil Alejandro Falla alcanzó la casilla número 3 del mundo en el escalafón juvenil de la International Tennis Federation (ITF), que rige a los jugadores menores de 18 años. Colombia también pudo celebrar el primer título obtenido en la historia del tenis en un grand slam cuando Alejandro Falla y Carlos Salamanca se coronaron campeones del Torneo de Dobles del Roland Garros Juvenil de 2001. En ese mismo año, Falla alcanzó las semifinales del Roland Garros Juvenil; en 2005, Santiago Giraldo llegó a las semifinales del US Open Juvenil y en 2007, Mariana Duque fue subcampeona del Roland Garros Juvenil.

El arduo trabajo ha permitido algo muy difícil de lograr: que a partir de un grupo inicial de apenas 36 jugadores, en la actualidad cuatro de ellos estén en el top 100 del mundo. Además, Alejandro González, que también está entre los 100 mejores del planeta, también perteneció al Equipo Colsanitas.

Este éxito se le atribuye no sólo al apoyo económico sino también al esquema de trabajo, y eso lo reconoce la Federación Internacional de Tenis. Lo normal es que los jugadores de un país como Estados Unidos, Francia o Suiza vayan cada uno por su lado. En cambio, cuatro de los cinco colombianos del top 100 trabajan en equipo. Falla y Giraldo han convivido 14 años. Estudiaron juntos, tuvieron los mismos profesores y, en las buenas o en las malas, se apoyan mutuamente. A partir de 2015 Colsanitas quiere buscar otra vez el semillero y apostarle a los nuevos prospectos, porque este proyecto busca mantenerse en el tiempo al menos 20 años más.

- EL EQUIPO -

JUAN-SEBASTIAN-CABAL

 JUAN SEBASTIAN CABAL 

Edad: 28.
Lugar de nacimiento: Cali, 25 de abril de 1986.
Residencia: Cali.
Estatura: 1,85 metros.
Peso: 82 kg.
Posición actual en el ranking ATP: 22 (dobles).
Mejor ubicación: 20 (dobles, 29 de septiembre de 2012).

MARIANA-DUQUE

 MARIANA DUQUE 

Edad: 25.
Lugar de nacimiento:Bogotá, 12 de agosto de 1989.
Residencia: Bogotá.
Estatura: 1,69 metros.
Peso: 62 kg.
Posición actual en el ranking ATP: 131.
Mejor ubicación: 90 (28 de octubre de 2013).

ALEJANDRO-FALLA
 ALEJANDRO FALLA 

Edad: 31.
Lugar de nacimiento: Cali, 14 de noviembre de 1983.
Estatura: 1,85 metros.
Peso: 77 kilos.
Posición actual en el ranking ATP: 89.
Mejor ubicación: 48 (16 de julio de 2012).

ROBERT-FARAH

 ROBERT FARAH 

Edad: 27.
Lugar de nacimiento: Montreal, Canadá, 20 de enero de 1987.
Residencia: Cali.
Estatura: 1,90 metros.
Peso: 91 kg.
Posición actual en el ranking ATP: 23 (dobles).
Mejor ubicación: 23 (dobles, 29 de septiembre de 2012).

SANTIAGO-GIRALDO

SANTIAGO GIRALDO

Edad: 27.
Lugar de Nacimiento: Pereira, 27 de noviembre de 1987.
Residencia: Pereira.
Estatura: 1,88 metros.
Peso: 75 kg.
Posición actual en el ranking ATP: 31.
Mejor ubicación: 28 (29 de septiembre de 2012).separador

Etiquetas:

Colombia Deporte