POR: Chilango Páez Miércoles, 15 Abril 2015

Bueno, bonito y barato. México es uno de los mejores países del mundo para viajar, a menos que usted se quiera meter en las zonas dominadas por el narcotráfico (que son pocas y solo hace falta sentido común para identificarlas). Este es un país muy grande como para conocer solo Cancún o la capital.

separador

PANORAMICA

N

ací en el otrora Distrito Federal pero viví en Bogotá desde niño y volví a mi ciudad natal cuando cumplí 21. En México soy un extranjero aunque mis documentos digan lo contrario. A lo largo de la última década he conocido tanto como he podido (y me falta más de la mitad del país), he manejado miles de kilómetros y otros tantos los he recorrido en bus, he dormido en playas, bancos de parques, hostales, hoteles y casas de familia, me hospitalizaron por una colitis crónica y hasta pasé tres días en la cárcel por un malentendido. Esta lista que presento no es más que una selección personal, limitada a nueve de los lugares que más me han gustado (por espacio, quedo debiendo muchos más en el occidente y el sur).

LA PLAZA DE LAS TRES CULTURAS

  • Plaza tres culturas5
  • Plaza tres culturas4
  • Plaza tres culturas 2
  • Plaza tres culturas1
  • Plaza-tres-culturas2

LOC3

Cerca del centro de Ciudad de México se encuentra un pequeño punto que no atrae a muchos turistas –tan pocos que ni siquiera cobran la entrada–. Se puede llegar en el metro de Tlatelolco y caminar unos diez minutos o en Metrobus y caminar cinco. Aquí confluyen unas pequeñas pirámides que todavía están en proceso de descubrirse, un complejo religioso hecho con la misma piedra que las pirámides y un gran conjunto residencial, muy al estilo de la posguerra –esas son las tres culturas: prehispánica, colonial y moderna–. También fue el lugar de la masacre de estudiantes el 2 de octubre de 1968, así que historia es lo que reúne esta plaza. Una hora es suficiente para recorrer la zona y, después, recomiendo quedarse a almorzar en alguno de los restaurantes de comida corrida que se camuflan entre los edificios para vivir como un verdadero chilango. 

TEOTIHUACÁN

  • Teotihuacan2
  • Teotihuacan1
  • Teotihuacan02
  • Teotihuacan3
  • Teotihuacan
  • Teotihuacan4

LOC3

Sí: es un cliché. Pero no conocer estas pirámides es como ir a París y no ver la Torre Eiffel. Vaya en bus, saliendo de la Terminal del Norte, le sale más barato y no sufre con el tráfico. Los domingos la entrada es libre, entonces toca llegar muy temprano, justo a la hora de apertura; la cantidad de gente no cambia demasiado los demás días, así que siempre es convenientemadrugar. Sin importar la estación, use bloqueador solar y lleve hidratación, no se deje engañar por el cielo nublado. A menos que sufra de pánico a las alturas, suba hasta donde le permitan las piernas. Y vaya con ropa cómoda (y batería para la cámara) porque la caminata es muy larga si pretende conocer todo el complejo, museo incluido. 

POPOCATÉPETL E IZTACCÍHUATL

  • popocatepetl2
  • popocatepetl5
  • popocatepetl1
  • popocatepetl7
  • popocatepetl6
  • popocatepetl3
  • popocatepetl4

LOC3

Muy cerca del DF pero menos accesibles que Teotihuacán, estos dos volcanes hacen parte de los picos más altos de México. No son tan grandes como el Citlaltépetl o Pico de Orizaba (a donde también hay que pegarse la rodadita) pero son imponentes. Dependiendo de la actividad volcánica, a veces las autoridades no permiten llegar muy cerca del Popocatépetl; de todas maneras, el aire frío, el cielo azul y la vista obligan a caminar hasta donde se puede y refrescar los pies en los ríos que bajan de los nevados. El camino más fácil para subir es llegando a Amecameca, en el Estado de México –más o menos a una hora del DF–, y conseguir “un aventón” hasta el volcán. Claro que es más práctico ir en carro: México es un país muy barato para rentar. Lleve comida e hidratación porque no hay tiendas a partir de un punto. Dependiendo de la estación y las autoridades, se puede acampar, cocinar o escalar. 

LA PEÑA DE BERNAL

  • BERNAL2
  • BERNAL4
  • BERNAL3
  • BERNAL8
  • BERNAL5
  • BERNAL6
  • BERNAL7
  • BERNAL1

LOC3

A dos horas de Ciudad de México y poco más de media hora de Querétaro –una ciudad a la que hay que dedicarle un día– se encuentra esta maravilla geológica. Se trata de un monolito impresionante (algunos locales afirman que es el segundo más grande del planeta, pero a lo largo de México suelen decir que cualquier lugar es el segundo más bonito, más alto, más algo; según Wikipedia este es el tercero). Si el estado físico y anímico lo permiten, suba hasta donde se puede a pie, le tomará un par de horas (se permite acampar arriba); los más extremos querrán escalar, pero la erosión impone varios límites. En el pueblo hay que comer tortillas verdes justo antes de subir y, en la subida, jícama (un tubérculo muy hidratante) con limón, chile y sal.

GUANAJUATO

  • GUANA2
  • GUANA3
  • GUANA6
  • GUANA4
  • GUANA5
  • GUANA7
  • GUANA1
  • GUANA8

LOC3

Muchas guías afirman que San Miguel de Allende, en el estado de Guanajuato, es el pueblo más lindo de México. ¡Mentira! A una hora de ese pueblo –que sí, es muy lindo– se encuentra la ciudad que le da el nombre al estado y, al menos su centro histórico, supera a San Miguel. Y no hay tantos gringos. Más que una ciudad colonial, Guanajuato parece medieval y hasta mediterránea (aunque el mar está muy lejos y se fundó en 1546), con túneles, callejones y casitas empotradas en los cerros. Además de los recorridos por el centro, están las famosas momias de Guanajuato, una rareza entre las culturas indígenas de México. Algunos días hay demasiada oferta turística, lo que puede resultar en recorridos muy flojos, entonces mejor ármese un mapa y camine sin guías disfrazados de caballeros. Aclaro que algunas de las siguientes fotos son cortesía de Dan Gamboa

REAL DE CATORCE

  • REAL3
  • REAL4
  • REAL2
  • REAL5
  • REAL8
  • REAL6
  • REAL7
  • REAL11
  • REAL10
  • REAL1
  • REAL9

LOC3

No me pregunten por qué me fui hasta este pueblo abandonado. No fue por razones psicotrópicas, lo juro; creo que solo quería estar unos días lejos de todo (literalmente). En medio de la nada, después de pasar por grandes autopistas, carreteras pequeñas y un camino empedrado, llegué a este punto de San Luis Potosí que solía ser una gran mina de plata hace dos siglos. Lo logré en un carro pequeño, no hizo falta jeep. Después tuve que ir a caballo a conocer sus alrededores. Real de Catorce se hizo famoso en las últimas décadas porque ahí se han rodado westerns, han comido peyote varias celebridades y muchos han quedado boquiabiertos al ver que la gravedad hace cosas medio mágicas, como que los huevos de gallina permanezcan parados. La explicación es que este desierto conserva muchos minerales en el subsuelo y hace que todo sea más raro: los colores, el aire, el acento. En serio, es de película. 

LAS POZAS DE XILITLA

  • xilitla4
  • xilitla9
  • xilitla3
  • xilitla7
  • xilitla6
  • xilitla5
  • xilitla1
  • xilitla8
  • xilitla2

LOC3

En otra travesía, me puse a cruzar las sierras Gorda y Huasteca. Con una vegetación tan tropical que no parece mexicana, pasé por Jalpan de Serra y sus misiones franciscanas –lindos ejemplos de sincretismo–, algunas ruinas, cascadas y montañas en maravillosos colores. Luego está Xilitla, en un extremo de San Luis Potosí. El pueblo es feo, hay que decirlo, pero a pocos minutos se encuentra una obra negra fantástica. Un inglés loco y millonario, medio amigo de Dalí, Gaudí y Breton, construyó lo que él llamó “un jardín surrealista”: escaleras que no llevan a ningún lado, columnas que no sostienen nada, un laberinto en medio de la selva y cascadas y pozos que parecen de agua tratada de lo cristalinos que son. Si ya llegó hasta Xilitla (la x suena como j), coma tortas en Las Tortugas, al final del mercado –no hay pierde, el pueblo solo tiene dos calles y una es el mercado–. Y duerma en Jalpan: un pueblito de crepúsculos arrebolados muy tranquilo que no huele a orines como Xilitla. 

EL TAJÍN

  • TAJIN8
  • TAJIN7
  • TAJIN3
  • TAJIN9
  • TAJIN2
  • TAJIN10
  • TAJIN5
  • TAJIN4
  • TAJIN1

LOC3

En el estado de Veracruz, más o menos a cinco horas de Ciudad de México, está uno de los complejos arqueológicos más asombrosos del país. En medio de la selva húmeda se encuentran pirámides medianas con un estilo que pareciera del lejano oriente. La caminata por todo el lugar puede tomar tres o cuatro horas y, como siempre, suele ser mejor empezar temprano para evitar el exceso de turistas y el calor del medio día. Puede llover, así que no sobra llevar un impermeable. Más allá de los cuentos sobre “lo mágico” y la trampa de turistas en la que se convirtió la Cumbre Tajín, realmente este sitio deja a cualquiera con la boca abierta. Prepare unos pesos para pagarles a los voladores de Papantla, que hacen su espectáculo en la entrada a El Tajín o en el centro de Papantla, y unos más para tomarse un agua de horchata o de vainilla en medio de las pirámides. 

QUIAHUIZTLÁN

  • QUIAHUIZTLAN6
  • QUIAHUIZTLAN4
  • QUIAHUIZTLAN5
  • QUIAHUIZTLAN7
  • QUIAHUIZTLAN2
  • QUIAHUIZTLAN3
  • QUIAHUIZTLAN8
  • QUIAHUIZTLAN1

LOC3

Y si ya está por esos lados de Veracruz, deténgase donde desembarcó Hernán Cortés: Villa Rica (o Palma Sola). Aparentemente se trata de una playa más del Atlántico; solitaria y bonita pero normal –de hecho, hay mejores en la misma Costa Esmeralda–. Lo extraordinario se encuentra a pocos minutos en una peña que se ve desde el mar. Camuflada entre el verde está una zona arqueológica pequeña, con sarcófagos y pirámides con vista a los arenales y el infinito golfo de México; se llama Quiahuiztlán, que significa “el lugar de la lluvia”. Solo contemplando la vista, sin moverse, se va una hora. A pocos minutos también está Cempoala, un complejo mucho más grande que, aunque también es impresionante, no tiene la panorámica de Quiahuiztlán.separador

Etiquetas:

Guía Viaje

RECOMENDADOS

INTERESAR

RECIENTE

RELACIONADOS