POR: Bacánika ILUSTRACIÓN: Withoutbrain Miércoles, 22 Junio 2016

No decimos que estas sean las mejores películas de todos los tiempos ni las que usted tiene que ver antes de morirse, simplemente son nuestras veinte favoritas de ficción en materia de sexo y género. 

separador

play lgbt

separador
Una canción de amor
Director: Jean Genet
(1950) 

Esta podría pasar por una obra de porno conceptual. Rodada en blanco y negro, sin sonido, bajo la dirección de un poeta, con planos de hombres masturbándose y fantaseando sobre su vida, este cortometraje se ganó la censura pero también un culto posterior a su limitada distribución. Por encima de la controversia quedó una preciosa oda al voyerismo.

separador

Muerte en Venecia
Director: Luchino Visconti
(1971)

Algunos afirman que todo entra por los ojos. En este clásico del cine, un hombre maduro se obsesiona con la belleza de un joven italiano y convierte su idealización en una forma bastante extraña de amor. Nunca habla con el andrógino muchacho pero tampoco se atreve a abandonarlo, aunque eso le pueda costar la vida. La música de Mahler es uno de los mejores detalles de esta película.

separador
Pink Flamingos
Director: John Waters
(1972)

Con uno de los presupuestos más bajos en la historia del cine, esta se convirtió en una de las cintas más transgresoras de todos los tiempos. Noventa minutos son suficientes para mostrar criminales desvergonzados, sexo en todas sus presentaciones y crímenes descabellados con un gran colorido visual. Como reza su eslogan, este es “un ejercicio de mal gusto”.

separador

Cabaret
Bob Fosse
(1972)

Aunque a veces uno tenga reservas con los musicales, este es uno de los que mejor combinan la ópera con la narrativa del cine. Su historia arma un triángulo de amor bisexual en una Alemania cada vez más nazi y toca sin ambages temas como el aborto. En su momento, fue una de las películas con más premios Oscar en el bolsillo. Si le gustó, le recomendamos ver Bent.

separador

Jubilee
Director: Derek Jarman
(1977)

Enmarcada en la explosión del punk británico, este es un retrato delirante de la anarquía. No se trata de una pieza activista sino de un elogio a la autenticidad, como un Rocky Horror Picture Show de bajo presupuesto. Con música original de Brian Eno y la aparición de artistas como Siouxie and the Banshees, la película rompe cualquier etiqueta.

separador

La ley del deseo
Director: Pedro Almodóvar
(1987)

Narra un triángulo de amor digno de telenovela mexicana pero con diálogos finísimos. Con cautela, Almodóvar hizo casi un panfleto gay que muestra al Madrid ochentero y toda su decadencia. Antonio Banderas, mucho antes de ser el latin lover de los noventa, representa a un gay reprimido con muchas ganas de drama. La banda sonora de esta cinta es un verdadero tesoro.

 separador

My own private Idaho
Director: Gus Van Sant
(1991)

Un par de prostitutos bisexuales (uno de ellos se convirtió en Neo años más tarde) llevan una vida tan marginal como alucinante. El suyo es un viaje en busca de la familia, la amistad y la siempre esquiva y particular felicidad. Esta película sirvió para mitificar al actor River Phoenix y para ubicar a Gus Van Sant entre los mejores directores de su generación, como lo demostró con Milk.

separador

Filadelfia
Director: Jonathan Demme
(1993) 

Si la temática gay es delicada, el sida es su talón de Aquiles. Cuando la epidemia del VIH estaba en la cima, Hollywood presentó este drama sobre la discriminación, el miedo y la ignorancia frente a la homosexualidad y una enfermedad escandalosa. Aquí vale mencionar a The normal heart una obra que habla de la lucha contra el sida desde su lado político.

separador

Las aventuras de Priscilla, reina del desierto
Director: Stephan Elliott
(1994)

Hay muchas películas sobre drag queens –y tal vez sea más famosa la sospechosamente parecida To Wong Foo…, por ejemplo– pero esta comedia expone temas como la transexualidad por encima de la caricatura. Aquí no se muestra a un papá disfrazado de ama de llaves sino a un tipo que no sabe cómo exponerle su sexualidad a su hijo. Australia pocas veces ha sido tan divertida.

 

separador

Mi vida en rosa
Director: Alain Berliner
(1997)

¿Y si a un niño de siete años le gustan las muñecas Barbie, tener el pelo largo y vestirse de rosa? Ludovic, además, sueña con casarse con su vecino y con convertirse en niña algún día. Mezclando la fantasía infantil con la cotidianidad de una familia promedio, este drama de Bélgica puso el conflicto de la identidad de género en un relato tierno y emotivo.


separador

Happy Together
Director: Wong Kar-wai
(1997) 

Partiendo con esa gran canción de The Turtles, lo primero que se vive en esta película es el desarraigo. Una pareja de hombres de Hong Kong malvive en un Buenos Aires sórdido. Entre la locura visual típica del director, se va armando un videoclip de tango, prostitución y desazón que sólo inspira a seguir adelante porque el amor (y especialmente el desamor) no tiene género.

separador

No se lo digas a nadie
Director: Francisco Lombardi
(1998)

De arranque uno piensa que nada bueno puede venir de una novela escrita por Jaime Bayly. Sin embargo, esta película muestra una cara de Latinoamérica –no sólo de Perú– que aún hoy se mantiene tapada: la presión social de la oligarquía para ocultar la homosexualidad, como si se tratara de un crimen. ¿Quién iba a pensar que los actores de telenovelas podían hacer buenos papeles?

 

separador

Boys don’t cry
Directora: Kimberly Peirce
(1999)

Mucho se ha gastado la palabra “tolerancia” pero aquí toma una connotación gráfica. Más que el sexo o el género o cualquiera que sea el término políticamente correcto, la clave de esta película está en la importancia de ser uno mismo, por encima de cualquier prejuicio. No sobra recordar que Hilary Swank se llevó su primer Oscar con apenas 25 años.

separador
Hedwig and the Angry Inch
Director: John Cameron Mitchell
(2001)

Basada en un musical escrito y protagonizado por el mismo director, este es un viaje sonoro desde la Berlín comunista hasta la Kansas noventera, tras los pasos de una rockera a la que le falló la cirugía de cambio de sexo y apenas le quedó un pene de una pulgada. La belleza del fracaso parece un show de drag queens que conocen muy bien a Lou Reed, David BowieIggy Pop.

separador

C.R.A.Z.Y.
Director: Jean-Marc Vallée
(2005)

¿El gay nace o se hace? Más allá de sus tendencias sexuales, Zac siempre fue un tipo raro, tanto que hasta le adjudicaron poderes sobrenaturales. Este es un relato sobre una familia tan disfuncional como cualquier otra, narrada entre navidades y canciones de Patsy Cline, David Bowie, Pink Floyd y The Cure. El director fue el mismo que unos años más tarde hizo la gran Dallas Buyers Club.

separador

Brokeback Mountain
Director: Ang Lee
(2005) 

Dentro de los clichés de Hollywood, el gay siempre ha sido uno que se agarra con pinzas, como con miedo. Aquí se supera el estereotipo para mostrar a dos vaqueros que se enamoran por casualidad y demuestran que no hace falta tener sexo a diario para construir una relación. Por miedo a los prejuicios, la soledad termina siendo la única compañía.

separador

XXY
Directora: Lucía Puenzo
(2007) 

El concepto “intersexual” es uno de esos que mucha gente sigue sin entender del todo. Esta película argentina le apuesta a una historia muy delicada sobre la identidad de género, sobre lo que conocemos como “hermafrodita” y sobre las decisiones que la sociedad obliga a tomar cuando se trata de sexo. La actriz Inés Efron logra un papel realmente perturbador.

separador

La vida de Adèle
Director: Abdellatif Kechiche
(2013) 

Quizás con fines promocionales, por ahí se dijo que esta película tenía la escena de sexo lésbico más larga en la historia del cine no pornográfico, como si ese fuera su mayor mérito. El récord es irrelevante porque esta cinta de casi tres horas narra los descubrimientos sexuales de una lesbiana adolescente con una intimidad que mata cualquier tabú sobre lo que sucede en una cama.

separador

Tangerine
Director: Sean S. Baker
(2015)

Con un look documental y grabada únicamente con iPhone, aquí se narra un día en la vida de dos prostitutas transgénero (una afro y otra latina) en las calles de Los Ángeles. Entre la aparente sordidez y superficialidad se esconden los sueños de vivir un amor de película y de brillar entre las estrellas de una ciudad en la que casi todo es parte de un espectáculo.

separador

Carol
Director: Todd Haynes
(2015) 

En los años cincuenta, el amor entre dos mujeres era considerado incluso un delito. Esta película, con una elegancia sorprendente, convierte en imágenes una gran novela de Patricia Highsmith que fue rechaza en su momento, al punto que la autora la publicó bajo un seudónimo. Más allá del “amor prohibido” están las obsesiones y contradicciones de cualquier relación. 

separador

Etiquetas:

Cine LGBTI Sexo

RECOMENDADOS

INTERESAR

RECIENTE

instagram

INSTAGRAM

youtube