POR: Juan Sudarsky Domingo, 03 Noviembre 2013

Grand Theft Auto V es una oda al hedonismo y apela a los sentimientos más bajos del ser humano.

Estrictamente reservado para el cerebro reptiliano, su afición por la violencia extrema y el humor crudo, sitúan a este juego en la parte  inferior de la escala moral, justo entre la masturbación crónica y el voyerismo.  Por eso me putamente encanta. Me refiero al juego, y bueno seamos honestos, también a la masturbación crónica.

Discutir la híper violencia del juego, sin tocar el asombroso nivel de desarrollo- a nivel de personajes y mundo- es contar mitad la historia. Cualquier persona que conozca la serie (orgullosamente los he jugado y terminado todos desde GTA 3, el primero en 3d) sabe que el placer que uno deriva utilizando un avión militar para atacar una fila de carros con misiles - por que sí - se queda cojo sin el contexto más amplio de la ciudad y el personaje que uno interpreta.

1

En ese aspecto, GTA V toma pasos de gigante al innovar ofreciendo tres personajes principales que uno controla casi de manera simultánea. Esto, en combinación con un mundo digital enorme, rico y variado en topografía, repleto de personajes, secretos y un sin fin de aparatos manejables, crea un universo entero que absorbe al jugador,  y lo empodera dotándolo de una libertad absoluta para hacer lo que sea. 

La historia gira en torno a Michael Townley, un sazonado criminal que, tras un robo fallido, finge su propia muerte para colaborar con las autoridades. Michael cambió la vida del crimen, por la vida familiar y la tranquilidad y el letargo de su mundana existencia lo están enloqueciendo lentamente.

2

 

Después tenemos a Trevor Phillips, un asesino amoral, con tendencias sexuales nebulosas. Antiguo colega de Michael, fue el último hombre en verlo vivo durante el robo abortado. Durante los últimos diez años se ha dedicado a la metanfetamina como consuelo y negocio.

3


Finalmente tenemos al joven Franklin. Cansado de la mano que le tiro la vida, está en constante busca de maneras de salir el barrio. Experto al volante y lleno de ambición, este joven afroamericano está determinado en volverse rico o morir tratando.

4



El juego pone a estos personajes en rutas cruzadas y eso empuja la narrativa. No entraré en detalles, pero sí les contaré que hay submarinos, marcianos, ataques al ejército, robos de banco, peleas con la policía, otras pandillas, asaltos épicos, persecuciones en helicóptero, oro, desechos radioactivos, incendios, big foot,
la escotilla misteriosa de LOST, y mucho más.

5

A nivel de experiencia de juego, los tres personajes le permiten al jugador interpretar varios papeles durante una misión de manera secuencial. Uno puede utilizar a Trevor para manejar el helicóptero que recoge a Michael de una situación peligrosa, mientras Franklin apoya a la distancia con un rifle de precisión. Se integra de manera natural al juego y crea una mecánica muy enriquecedora para un género tan colmado de la repetición sin sentido.

Como trasfondo a toda la acción, está San Andreas, una irónica representación de California. Su principal ciudad, Los Santos, es un eco no tan distante de Los Angeles, repleta de actrices plásticas, niñitas aspirando a la gran pantalla, paparazzi, productores de cine, criminales,  y una cantidad de imbéciles divertidísimos.  Es un fuerte contraste con las partes “campestres” del mapa, donde motociclistas adictos a las anfetaminas, grupos de supremacía blanca y hippies dominan el territorio. 

Es difícil explicar el vértigo que genera subir una imponente montaña en cuatrimoto solo para despegar al abismo desde la punta y caer.  Claro, uno podría abrir el paracaídas, pero ¿dónde está la diversión en eso? Prefiero caer en picada y convertirme en un charco de sangre. ¿Por qué? Porque es GTA y puedo.  

Sin embargo, lo más interesante en el juego es lo que ocurre entre los personajes. El diálogoo, generalmente interpretado por famosos actores de Hollywood (gente del tamaño de Ray Liotta, Phill Collins, Axl Rose, Burt Reynolds, Jenna Jameson, Peter Fonda, Ice T, Ricky Gervais, Samuel L Jackson, Karl Lagerfeld, Julliette Lewis, Dany Trejo, Daddy Yankee y muchos mas, han prestado sus voces a la serie) es, para mi, uno de los mayores atractivos del juego.  Genuino, estrafalario y simplemente chistoso, las interacciones  entre los personajes, al igual que los comentarios sueltos que disparan los habitantes de la ciudad, son expertamente construidos. Escuchar a Michael describir la actitud rebelde y quisquillosa de Trevor como “protohipster” podría ser algo que uno oye en cualquier bar. Si tienen alguna duda de la calidad, solo sintonicen alguna de las estaciones de radio hablada disponibles en el dial virtual del juego.Lo que me lleva a mi punto final.

67

Como es de costumbre, el juego está acompañado por una enorme selección musical que se consume por medio de estaciones  de radio. Me enorgullece decir que, al igual que GTA IV, existe una que está totalmente en español (East Los FM 106.2), y solo reproduce música latina. Estoy hablando de norteñas, reggaetón y hasta cumbia. Los DJs son Camilo Lara de Instituto Mexicano del Sonido y Don Cheto. Al final, era lo único que escuchaba. Es bueno masacrar al son de los Tigres del Norte.

Son todos estos detalles los que permiten construir un mundo tan envolvente que prácticamente exige que uno ande por ahí con un lanzacohetes explotando peluquerías, o atropellando una manada de peatones con un camión de construcción, o haciendo que un tanque de policía y un helicóptero lo persigan a uno por toda la isla. Si fuera menos realista, o menos bello, no sería tan delicioso de destruir.

Aclaro que aquí no toco la experiencia online, dado que es tan diferente que requiere un review  propio.

Datos prácticos:

  • Precio de venta: 130 mil pesos.
  • Casa Desarolladora: Rockstar Games.
  • Multiplayer: Si.
  • Costo de producion: 265 millones de dólares.
  • Recaudo en las primera 24 horas de venta: 800 millones de dolares.

 

RECOMENDADOS

INTERESAR

RECIENTE

instagram

INSTAGRAM

youtube