POR: Chilango Páez Jueves, 16 Abril 2015

Nortec Collective se encargó de ubicar en el mapa una mezcla de sonidos para parrandear y para vivir una zona muy particular del mundo: Tijuana. Esta es la nueva (y última) apuesta de dos de sus integrantes más activos. Y tenemos una descarga libre.

separador

NORTEC

La referencia del tecno siempre será Kraftwerk. Esos sonidos de maquinitas, de robots y de loops que parecen eternos no son invento de Daft Punk, ni siquiera de Moroder. No importa a cuál de los millones de subgéneros de la música electrónica pertenezca un artista, ahí estará el grupo alemán para señalar el rumbo. Y, por eso, son pocos los que logran marcar una diferencia en ese océano infinito. Entre ellos, Nortec Collective, que ahora incluso cuentan con la colaboración de un integrante de Kraftwerk.

Obviamente, Nortec tampoco fue el primero en mezclar la música popular mexicana con elementos modernos. Su logro fue darle un toque pegajoso y universal, que funciona a ambos lados del Río Grande, que pone a bailar a gringos y a corear a chilangos, que resume el espíritu de esta Latinoamérica global que parece tierra de nadie. Además, la apuesta de Nortec como colectivo ha ido más allá de la música: lo visual, la puesta en escena, el uso de cierta tecnología y las letras que tratan de desmarcarse de lo meramente fiestero les han merecido varios reconocimientos.

NORTEC3

Han pasado muchas grabaciones individuales, en grupo o en dúo, giras por todo el mundo y, por último, Motel Baja. Este álbum, según ha anunciado la misma banda, marca el final de los trabajos de Bostich y Fussible, que consideran que ya es hora de dejar quieto el género y no caer en repeticiones o cansar a los seguidores. Su decisión es una sorpresa porque el resultado de este concepto musical es bastante divertido, incluso lejano de las anteriores producciones de Nortec.

Claro, se puede caer en un montón de lugares comunes y decir que Motel Baja es algo nunca antes visto. No es para tanto: lo mejor es que suena menos a discoteca yuppie que otros trabajos del colectivo, hasta suena melancólico en canciones como “No vacancy”. La calidad de la grabación es altísima (cuando escucho un disco por primera vez suelo hacerlo con audífonos y, en este caso, debo afirmar que el sonido es de verdad absorbente) y, por ejemplo, la rompe en “Into your heaven”. El concepto de qué pasaría en un motel en la frontera se presta para meter cositas de humor y el inevitable kitsch de Nortec (o, en general, de México) pero también para dejar caer algo de la actualidad política de Baja California –una de las zonas más golpeadas por la guerra del narcotráfico en México– y hacerlo sin amarillismo ni tragedias. En conclusión, el álbum se siente más relajado, menos agresivo o pretencioso que tanto proyecto latinoamericano que se cree que está partiendo la historia en dos –no voy a decir nombres pero algunos de esos están en Colombia–. Y eso que Motel Baja cuenta con la ayuda de genios de Tom Tom Club y Kraftwerk y podría jactarse sin ninguna vergüenza de su nivel.

separador
Por último, quizás como una despedida dolorosa, Motel Baja llega a Colombia de la mano de Polen Records y nos deja esta descarga libre.

DESCARGAVOL2-1

 separador

Etiquetas:

Música

RECOMENDADOS

INTERESAR

RECIENTE

instagram

INSTAGRAM

youtube