POR: Bacánika Miércoles, 05 Junio 2013

 

Toda la magia de la buena literatura reunida en 56 páginas.

Hace ya 2 meses que se llevó a cabo la XXVI Feria Internacional de Libro, un dato que no dice nada de no ser por el éxito que tuvo uno de los libros presentados en esta feria. De la editorial antioqueña, Tragaluz, El libro de los ojos logró gran aceptación entre el público lector y una gran acogida por parte de los amantes de la buena escritura. Y es que no era para menos, pues este libro es un verdadero tesoro de papel.

El libro, además de atrapar y encerrar al lector, tiene toda la mística y profundidad histórica necesaria para sentirse tan satisfecho al final, como para volverlo a leer. Una familia de oculistas, los Cruz, buscan por 200 años, generación tras generación, la fórmula para poder verse al espejo sin temor, sin miedo a descubrir lo inesperado. Es una gran historia no solo por lo que cuenta sino por cómo fue escrita.

Ricardo Silva Romero, el excelente escritor bogotano, quiso proponer algo diferente, algo que rompiera con los estereotipos editoriales. La obra fue entregada poco a poco, capítulo por capítulo, personaje por personaje. Esto no resultó ser tan arriesgado para Tragaluz, pues la historia era enganchante desde el principio y generaba sed de lectura.

El libro está escrito de manera lineal, comienza por allá en 1810, cuando aún los españoles eran dueños y señores de estas tierras, y culmina en nuestros días. Prácticamente toda la historia de Colombia está descrita en este libro, toda, en torno a una familia llena de misterios, costumbres, personajes y hechos que, narrados de manera brillante, conforman un libro ejemplar.

Este autor utiliza de manera eficaz formas poéticas como el soneto, el romance, las coplas, entre otras, para darle vida al texto y darle la fluidez necesaria para revolcarse entre los párrafos. Los personajes fueron creados tan estratégicamente que ningún cabo queda suelto, todos representan algo a lo largo del tiempo y están unidos por la única huella que no se puede borrar, la sangre.

A su vez, las ilustraciones hechas por Daniel Gómez Henao, quien por segunda vez trabaja de la mano con Silva Romero, son el componente perfecto para una historia que no sería la misma sin ellas. El texto fue concebido antes que las ilustraciones, pero estas quedaron tan bien elaboradas que parece que hubiera sido al revés. Son el fino retrato de cada personaje que evocan un álbum familiar de fotografías y que develan los rasgos más íntimos de cada mirada, de cada anécdota y de cada suceso.

El libro de los ojos, fue uno de los mejores libros en la pasada FilBo, hoy es el deleite de muchos y muy seguramente mañana dará mucho de qué hablar. Si le gusta leer cómprelo, es una obra de arte, de tapa rústica y buen aroma.

Booktrailer | El libro de los ojos from Tragaluzeditores on Vimeo.

 

 

Etiquetas:

Libro