POR: Bacánika VÍDEO: Erick Espejo Martes, 11 Julio 2017

Los chicos de Taller Trez nos explicaron las diferencias entre los diferentes tipos de impresión en las artes gráficas. 

separador

M

uchos dijeron que los medios de comunicación impresos iban a morir y no han muerto. Muchos dijeron que los álbumes musicales en forma de casete o cedé desaparecerían, y no pasó, de hecho la industria de los vinilos ha resurgido. Muchos dijeron que el mundo se acabaría en el año 2000 y aún estamos vivitos y follando.

Muchos dijeron que las artes de impresión analógicas se quedarían atrás gracias a los programas de diseño por computadora y a la impresión digital, pero las manos untadas de tinta dicen todo lo contrario; generaciones jóvenes se acercan cada vez más a oficios y procesos artesanales.

El colectivo Taller Trez nos explicó las diferencias entre cuatro procesos artesanales de impresión -grabado en linóleo, grabado en metal, serigrafía y litografía-, que, sin duda, no están cerca de la extinción. 

separadorGrabado en madera – linóleo  

Si usted ha tallado corazones en los árboles con sus iniciales y las de su amor de turno -que es lindo por lo cursi, pero pésimo para los árboles-, probablemente sepa lo básico del grabado en madera. 

El grabado en madera -que data del siglo noveno- tiene varias ventajas. Una de ellas es que la madera es un material económico y práctico. También, como hay diferentes tipos de madera, hay diferentes texturas, lo que le permite jugar con el diseño. Generalmente, la impresión se hace con una prensa vertical, pero también puede hacerla a mano. 

Los alcances de esta técnica son todos. Solo pregúntele a Durero, busque Te Atua (Los dioses) de Paul Gauguin o échele ojo a La ansiedad, de Munch. 

El linograbado funciona bajo el mismo principio de tallado, pero sobre una hoja de linóleo. Es básicamente un sello que se trabaja a mano. Es ideal para principiantes pues es económico y relativamente más fácil que cualquiera de los demás procesos. Sin embargo, Picasso también usó esta técnica para crear su Retrato de una joven dama (después de Cranach el Joven, II), entonces no crea que es solo para el principiante. 

Lo malo de esta técnica es que tiene las plantillas de madera se deben conservar en un lugar seco y libre de humedad para que no se pudran. También debe tener en cuenta a la hora de comenzar a tallar que hay unas maderas más frágiles que otras.

separadorGrabado sobre metal

Si recuerda la impresión que le dejaron en las nalgas los dibujos en la hebilla de la correa cuando sus papás le daban muendas por portarse mal, o es fanático de las armaduras medievales, tal vez conozca los principios de esta técnica. 

Este tipo de grabado surgió gracias a la experimentación del orfebre Jaume Pla en el siglo XV, cuando rellenó los surcos de un metal con tinta negra, tomó un papel e hizo presión. Simple. Desde ese momento, artistas, joyeros e impresores de toda Europa comenzaron a trabajar en la técnica. Tres siglos después, Chaves Badilla Tomasso Finiguerra haría el primer grabado en metal con la imagen de la coronación de la Virgen María.

Hay distintos métodos para hacer grabado en metal. El aguafuerte, que es cuando dibuja en la placa de metal, la cubre con cera, remoja la pieza en ácido, este corroe las líneas y luego enjuaga, entinta e imprime. Y el grabado, en el que se dibuja sobre la plancha y se estampa directamente en el papel.

Lo bello de esta técnica es la durabilidad de las planchas de metal y las infinitas posibilidades de expresión que se logran, pues puede pasar de una línea a fina a una gruesa sin que por ello pierda calidad. Piense en los matices de La cabeza amenazante de Paul Klee o la Calavera de Otto Dix. Y, claro, imposible no pensar en los aguafuertes de Goya. 

Lo feo es que tiene que tener cuidado con el manejo de los químicos y ácidos –o en general con todos los ácidos... guiño guiño–, no solo porque puedan generar un accidente, sino porque la exposición prolongada a estos vapores puede causar molestias con el pasar de los años.

separadorSerigrafía

Si tuvo una abuela que le hacía los uniformes, falsificaba el escudo del colegio y le quedaba igualitico, tal vez haya visto hacer serigrafía. 

Es una técnica que, se cree, surgió en China, lugar en el que empleaban cabellos para entrelazarlos y formar las mallas, tiempo después pasaron a la seda. También se han encontrado vestigios en la Islas Fidji donde los lugareños estampaban sus atuendos con tinta vegetal y hojas recortadas. 

Pero no piense que es una técnica que solo tuve aplicaciones en la Antigüedad. Las latas de Warhol son serigrafías, así como los cuadrados de color de Josef Albers, algunos autorretratos de Chuck Close y varias obra de Keith Haring.

 

 

Hay dos métodos sencillos de serigrafía. El de película presensibilizada, en el que se revela el diseño hecho previamente en computador, impreso en un acetato presensibilizado y se expone el marco al sol durante un minuto para que su diseño se fije a la malla. Y el de papel, en el que se pone el diseño encima de la malla y se entinta encima.

Las ventajas de esta técnica varían entre lo económico de sus materiales, la posibilidad de imprimir en diferentes texturas y usar el mismo marco para otro trabajo.

separadorLitografía

 

 

Si ha visto las pinturas de arte rupestre en cuevas de millones de años de antigüedad, aunque sea en diapositivas o fotocopia a gris y negro, tiene alguna idea de esta técnica. 

La litografía consiste en dibujar sobre una piedra –caliza pulida, compacta y sin aristas– con tintas grasas, poner un papel encima, meterlos en la prensa, apretar bien y despegar el papel de la plancha. Se han encontrado inscripciones lapidarias hechas con ácidos mordientes en piedra en el siglo XVI, pero fue hasta 1796 que el cajista alemán Aloys Senefelder perfeccionó la técnica con el fin de reproducir sus partituras musicales. 

La principal ventaja de esta técnica es la durabilidad del material (se pueden hacer mayores tiradas en comparación con las impresiones en madera y metal) y los matices de sombra y luz son más definidos. Entre sus “fanáticos” están Miró, que la usó para algunas de sus piezas de la serie barcelonesa; la pintora inglesa Elizabeth Peyton, Robert Rauschenberg, Jasper Johns y David Hockney. 

separadorSobre el colectivo… 

Taller Trez empezó en 2011 como un proyecto interuniversitario en el que varios estudiantes, entre ellos, Juan Felipe Celis, Camilo Cuervo, Diego Ayerbe y Juan Pablo Cardona Valencia, le apostaron a la difusión y producción de las artes gráficas llevando los ejercicios que hacían durante la clase a un espacio más visible y práctico. Y es precisamente el número de ese salón en el que comenzaron a reunirse para discutir ideas el que les dio su nombre.

Además de hacer proyectos colectivos, han procurado trabajar en producción de obra personal y a realizar encargos para empresas del sector público y privado. Paralelo al taller, desarrollaron “La Caja”, el espacio de exposición donde han mostrado sus obras, y donde se han realizado muestras públicas de grado de estudiantes de varias universidades. 

separador

COMPARTIR ESTE ARTICULO:

Compartir en FACEBOOK   AUTORSEPARADOR  

RECOMENDADOS

INTERESAR

RECIENTE

RELACIONADOS