POR: Bacánika Jueves, 11 Septiembre 2014

El teatro en Colombia hace su revolución sin necesidad de armas ni uniformes camuflados. Seleccionamos algunas compañías que están
renovando el panorama dramatúrgico del país.

TEATRALES

Las artes escénicas en Colombia se han ido transformando en los últimos tiempos; han expandido sus horizontes involucrando la tecnología, la danza, los performances, los recursos multimediales y otros elementos de actuación y dirección que, en conjunto, han enriquecido la dramaturgia: Hamlet dejó de arengar tanto y ahora su “ser o no ser” es una proyección digital; las batallas de Troya cambiaron su corte militar y ahora, mediante la danza,  la lucha se mueve a otro ritmo; los libretos ya no son la camisa de fuerza del actor, ahora, alcahuetas o no, ellos pueden improvisar y, por qué no, hacer lo que se les de la gana.

Esta guía intentó –de manera parcial y limitada– reunir algunas organizaciones o grupos colombianos que le apuestan a la innovación dramatúrgica con propuestas que van más allá de los aires y los temas clásicos del teatro. Aclaramos que no lo sabemos todo, que muchos se han quedado por fuera pero que este es un breve reconocimiento a las nuevas tendencias en las tablas del país.

Corporación Colombiana de Teatro (Bogotá)

“El teatro es una fiesta que invita al público a hacerse poeta”, dice Carlos Satizábal, integrante del equipo de dramaturgos de la CCT y quien, desde hace un par de años, le apuesta a la renovación del teatro bajo la consigna de que “el arte es una obra pública”.

corpo2

La CCT nació como un movimiento del nuevo teatro colombiano y hoy es reconocida como uno de los más importantes en América Latina. Ellos apoyan y gestionan el Festival de Mujeres en Escena por la Paz, el Festival Alternativo, concebido como un espacio de creación experimental, y crearon Expedición por el Éxodo, proyecto que muestra la problemática del desplazamiento en Colombia mediante el trabajo con actores naturales que vivieron en carne propia las consecuencias del conflicto.

Los trabajos de la Corporación, dice Satizábal, son una literatura abierta a la espera de otras dramaturgias, ya sea la del actor que está en escena, la de los objetos con los que interactúa el intérprete o la del mismo público. En las obras, algunas veces, no existe un libreto: “hay un espacio amplio para la improvisación y, con ella, para la poesía”, dice Carlos.

Para disfrutar de obras con contenido social, en donde las luces, el público, el director, los actores, los cuerpos, las historias y los elementos del escenario se unen para hacer teatro, lo invitamos a la CCT.

Sede la Corporación Colombiana de Teatro:

Sala Seki Sano Calle 12 No. 2-65, Bogotá.

corporacion logo
La Quinta del Lobo (Bogotá)

La Quinta del Lobo es un colectivo integrado por Carmen Gil Vrolijk (directora general y artista multimedia), Camilo Giraldo Ángel (compositor y productor), Ricardo Gallo (pianista), Luisa Hoyos (bailarina), Milthon Piñeros (músico), Plinio Barraza Owen (artista, programador y músico) y Humberto Hernández (diseñador de iluminación). Ellos, con sus artes, pasiones y singularidades, buscan repensar la idea del escenario común, por eso todos los elementos de “adorno” de la dramaturgia, desde la imagen hasta la iluminación, hacen parte de la narración. Y no solo eso, la tecnología cumple un papel especial y los formatos multimedia se unen a la narración teatral.

“Para nosotros la tecnología no es el fin sino el medio, debe ser invisible dentro de la realidad que ocurre en el escenario”, afirma Carmen, quien es la encargada de manipular y controlar el video en tiempo real.

quinta del lobo 2

Foto: Carmen Gil Vrolijk

Entre los experimentos de La Quinta está la integración del tracking –manejo de imágenes en el escenario por proyección– y del mapping –creación de imágenes y videos que se proyectan sobre objetos tridimensionales– en las dinámicas tradicionales del teatro (con el actor y los objetos físicos del escenario).

El objetivo de esta compañía es releer la cultura a través de nuevas prácticas, escarbar en la historia para reinterpretarla y reescribirla por medio de elementos que cambien el lenguaje y la literatura. En el escenario todo cuenta, no importa que tan limitado sea el espacio, ahí, gracias a la tecnología,  se puede pasar del cielo al infierno, de Colombia a la Antártida y del metro a la calle sin que ésta, por lo menos físicamente, exista.

Vanitas Libellum es uno de los trabajos más reconocidos de La Quinta del Lobo; esta obra multimedia se construyó a partir de la pregunta “¿Por qué no recordamos nuestra condición de vida y muerte?”; la respuesta, entre imágenes desiguales, una bailarina de arte contemporáneo y los sonidos de guitarra y piano es, como la compañía, una experiencia obscena, es decir, fuera de escena. 

la-quinta logo         

Polichinela Teatro (Antioquia)

Polichinela es jorobado, barrigón y de nariz aguileña, es un gran orador y desde el siglo XVI es la insignia del teatro festivo y jocoso. “Buscábamos algo que nos definiera y se identificara con nuestro quehacer; queríamos que nuestros sueños, ideales y prácticas se vieran reunidas en un nombre. Polichinela contiene mucho de nuestro sentir”, afirma el director de la compañía paisa, John Mario Hoyos.

Polichinela Teatro nació cuando tres jóvenes decidieron salir de los espacios oscuros, organizados y encerrados de los teatros y se fueron a las calles del municipio de Caldas (Antioquia); empezaron a desarrollar trabajos de teatro callejero y clown con temáticas que giran alrededor del amor, la desigualdad, el odio y la soledad, entre otras.

polichinela

La compañía, dicen ellos, es amante del barroco y tiene un poco del teatro isabelino. Sin embargo, sus motivaciones son individuales y no se casan con una estética en especial, dejan que cada obra vaya tomando su propio camino. Sus fuertes son el humor y la comedia: “es el estilo que reafirma el trabajo que realizamos en escena”.

Este colectivo, además de hacer teatro, tiene una comparsa y un circo que complementan el trabajo dramatúrgico en las calles; así, constantemente están investigando cómo crear y cómo apropiarse del territorio (cualquier parte de una ciudad o un pueblo puede ser su escenario).

Polichinela construye sus obras tomando los impulsos, las emociones y las anécdotas del público; de esta manera, ese instante, es una creación única.

Sede Polichinela Teatro:

Calle 130 sur No. 51-53. Caldas, Antioquia.

logo plochinela
El Colegio del Cuerpo (Cartagena)

“El cuerpo, en un país que está sumido en una crisis de valores, ha ido perdiendo su dimensión sagrada y diariamente lo vemos mutilado, torturado o asesinado. Nosotros buscamos una nueva pedagogía que impulse el conocimiento y el respeto hacia el otro”, afirma Álvaro Restrepo, director de El Colegio del Cuerpo.

Esta compañía nació con el objetivo de educar para la danza; su objetivo, entre paso y paso, es fortalecer el panorama artístico y cultural de Cartagena a través de la producción y consolidación de obras de danza contemporánea.

cuerpo 2

Sus obras (Mar adentro, A Dios el mar, Inxilio, el sendero de lágrimas, Fuegos y El otro apóstol) narran viajes, guerras, travesías; describen territorios, reencuentros, esperas, pasiones y muertes. El cuerpo, su movimiento y la música, más allá de un libreto, son teatro con A de Arte.

Sede El Colegio del Cuerpo:

Campus Universidad Jorge Tadeo Lozano. Módulo 6, Kilómetro 13, Anillo Vial – Zona Norte. Cartagena de Indias.

el cuerpo logo
Teatro La Máscara (Cali)

La Máscara nació en Cali en 1972. Su trabajo empezó con obras relacionadas con temáticas de mujeres (que dignificaban su papel en la sociedad) y, por esto, se posicionó como grupo pionero del teatro de género en Colombia.

Detrás de la máscara, con una mirada crítica, la compañía incide en procesos sociales de convivencia, creación y transformación de los imaginarios culturales. Para lograrlo, sus intérpretes y dramaturgos mezclan diferentes manifestaciones artísticas, como el performance, los testimonios, el video y las artes plásticas.

Obras como El Grito de Antígona Vs. La Nuda Vida, Mujeres feas, La Reina de los Bandidos, La Corista y La Cabellera, entre otras, reinterpretan obras clásicas en cuerpos femeninos y en lugares poco comunes.

Por eso, y sin la máscara puesta, recomendamos el trabajo de esta compañía.

Sede Teatro La Máscara:

la-mascara logo2 

Etiquetas:

Arte Colombia Teatro

RECOMENDADOS

INTERESAR

RECIENTE

instagram

INSTAGRAM

youtube