Prueba

La defensa bioquímica

En muchos casos aparecen enfermedades frecuentes, curiosas afecciones y hasta peligrosas patologías en nuestro organismo en un corto o lejano plazo. separador

LA DEFENSA BIOQUIMICA 1

Abusando de la salud y bienestar natural de nuestro cuerpo ponemos en riesgo nuestra integridad; en muchos casos aparecen enfermedades frecuentes, curiosas afecciones y hasta peligrosas patologías en nuestro organismo en un corto o lejano plazo.

El sistema Inmunológico es quizá, uno de los sistemas biológicos más complejos que posee nuestro cuerpo, pero que menos conocemos o distinguimos. Lo solemos asociar con las defensas, glóbulos blancos o en el imaginario de un microscópico ejército pretoriano en una interminable lucha por mantener en óptimas condiciones el organismo, atacado por virus, infecciones o agentes patógenos que ingresan al cuerpo y pueda causar daño de forma leve o moderada a nuestro bienestar y salud, o en el peor de los casos, la muerte.

No es una barrera infranqueable.

Hay factores que inciden directamente en el correcto funcionamiento del mismo, como la edad -siendo más susceptibles los extremos de la vida-, alimentación balanceada tanto en macro  como micronutrientes, sedentarismo v.s. deporte, entre otros factores, explica Beltrán. Estos pueden ir desde una mala higiene o un descuido en los cuadros de vacunación hasta la ingesta excesiva de alcohol y el consumo de drogas.

Desbalance.

El consumo de estas sustancias puede ser la causante de contraer enfermedades infecto-contagiosas, pues hay una exposición a riesgos mayores como inyecciones intravenosas con agujas compartidas, sexo sin protección, entre otros factores así como el hacinamiento, lo cual puede propiciar la aparición de otras enfermedades  sistémicas o locales.

Al no haber una conexión entre el sistema Nervioso Central y el cuerpo, el sistema inmunológico queda totalmente expuesto, ya que está presente en las células de todos los órganos y concentrado en algunos, como ganglios, timo, bazo, médula ósea, que trabajan en red.

LA DEFENSA BIOQUIMICA 2

Golpes emocionales.

Las hormonas son asociadas en muchos casos con “una baja en las defensas” hay quienes se mueren de pena moral  porque les ganó la tuza, o que la carga laboral les destruyó los mantras; el más conocido de todos estos trastornos es el estrés: entendido como una condición de respuesta a diferentes  eventos alrededor del individuo que causan en él, no solo una respuesta hormonal y transmisores que  afectan el comportamiento en alimentación, sueño y la forma de alimentarse. Para estos casos se puede optar por realizar actividades físicas o sensoriales, como escuchar música o un buen masaje, ayudando a eliminar las tensiones.

Cómo fortalecerlo.

- Control médico periódico

- Vacunación oportuna

- Evitar fumar, beber o consumir drogas en exceso

- Cuidar los episodios agudos de cuadros virales 

- Mantener las medidas preventivas en el cuidado personal (el no uso de barreras de protección cuando se está enfermo como: tapabocas, lavado de manos y el uso de gel antibacterial)

- Complementar una buena dieta con Vitaminas y minerales como:  

Vitamina C: reduce la duración y la severidad de las gripes y resfriados. La encontramos en frutas, verduras y hortalizas, como las fresas, el kiwi, cítricos, melón, pimiento, tomate y col.

Vitamina A: contribuye a mantener las barreras naturales contra las infecciones (mucosas). La encontramos en hígado, mantequilla, nata, huevos, lácteos y algunas frutas como el albaricoque, cerezas, melón y melocotón.

Vitamina E: aumenta la respuesta inmunológica. Presente en aceite de germen de trigo, de soja, cereales (pan, arroz, pasta integral…), aceite de oliva, vegetales de hoja verde y frutos secos.

Otras vitaminas: tienen especial importancia las vitaminas del grupo B; tanto los alimentos de origen vegetal como animal son ricos en ella: carne, vísceras, pescado, marisco, huevos, cereales, legumbres, frutas, verduras de hoja verde, entre otros.

Hierro: hígado, carne de res, pescado y huevos.

Zinc y selenio: presentes en casi todos los grupos de alimentos.

La ingesta moderada de estas vitaminas, junto a una dieta balanceada, el ejercicio  y un estilo de vida equilibrado,  contribuyen al fortalecimiento del sistema inmunológico.

*Con la asesoría de Sandra Beltrán, infectóloga del Departamento de Infecciones de Colsánitas. separador

COMPARTIR ESTE ARTICULO:

Compartir en FACEBOOK AUTORSEPARADOR
SUSCRÍBASE A NUESTRO BOLETÍN

Please enable the javascript to submit this form



Facebook    Instagram    Youtube   Twitter 
©Copyright 2019  /  Diseño web -  Revista Editorial Bienestar S.A.S.  /  Todos los Derechos Reservados.  /  Soportados por: Nuvoll.com