Periodismo Mutante

¿Qué es el periodismo hoy? La naturaleza de algunos proyectos periodísticos colombianos puede arrojar respuestas. Empezamos por Mutante, un movimiento que recurre a la ciudadanía y se vale de plataformas digitales para abrir conversaciones públicas de fondo en torno a álgidos temas de actualidad.

separador

L

a señal de que Mutante está iniciando una conversación se siente en las redes sociales: una mano verde fosforecente de seis dedos inunda feeds, muros e historias, y se riega a través de reposteos o comentarios. El tema de la conversación varía (la violencia sexual contra las niñas en Colombia, el Paro Nacional de noviembre, el abuso sexual en línea) y la metodología suele incluir reportajes, estrategias digitales que invitan a interactuar según los hallazgos de esas investigaciones y espacios de reunión para que las audiencias elaboren sobre lo encontrado. Juan Camilo Maldonado, director ejecutivo y periodístico de Mutante, asegura que “alrededor de cada uno de estos problemas diseñamos ciclos de conversación, permitiendo que nuestras audiencias contribuyan a construir conocimiento con nosotros a través de dinámicas participativas tanto en espacios digitales como presenciales. Cada ciclo de conversación está compuesto por una serie de acciones comunicativas e investigativas que se ejecutan a lo largo de varias semanas y que se ubican en tres ejes narrativos: Hablar, Comprender y Actuar”.

Juan Camilo define el proyecto como un movimiento ciudadano de conversación digital. “Nuestro objetivo es comprender, de la mano de nuestras audiencias, algunas de las problemáticas más urgentes de nuestro tiempo, como la violencia de género, la crisis climática o la deficiente implementación de los acuerdos de paz: en qué consiste el problema, cómo nos relacionamos con este, qué podemos hacer al respecto”.

Mutante utiliza distintas plataformas digitales para iniciar sus conversaciones y coordenadas informativas para comunicarle a su audiencia cuándo activará sus distintos mecanismos de conversación. Por ejemplo, #HablemosDeLasNiñas, una conversación que estuvo dedicada a discutir el problema de la violencia sexual contra las niñas en Colombia, tuvo un ritmo dinámico que se extendió por cuatro semanas donde las acciones cambiaban según el día: lunes y martes para hablar, miércoles y jueves para comprender y viernes para actuar.

Mutante Educacion Sexual

El ejercicio fue constante. Tan solo en la primera semana Mutante llevó a cabo acciones que transitaron por formatos digitales como el audio y el streaming, y por plataformas como El Espectador y las redes sociales. Además, desde ese momento, comenzaron a generar herramientas para que la ciudadanía pudiera actuar sobre el problema, como una guía práctica para que madres, padres y cuidadores formen a niñas y niños en prevención de violencia sexual y un directorio colectivo de atención a víctimas de violencia sexual en Colombia.

#HablemosDeLasNiñas culminó, entre otras cosas, con un taller de sanación al que asistieron algunas sobrevivientes de violencia sexual y una petición para que el presidente respondiera una serie de preguntas sobre su gestión frente a los problemas que se discutieron durante la conversación. De acuerdo con Juan Camilo, “fue un proceso intenso que nos marcó para siempre como equipo y que luego nos llevó a otras tres conversaciones clave: #QuéPasaEnLosColegios y #HablemosDeEducaciónSexual, sobre la manera en la que nos estamos educando (o más bien maleducando) en Colombia en materia de género y sexualidad; y luego #NiñasNoMadres, que fue nuestra primera conversación regional (Nicaragua, Guatemala y Ecuador), sobre la maternidad forzada de niñas, un problema endémico en toda Latinoamérica”.


A pesar de que desde marzo de este año Mutante cambiará las dinámicas de sus conversaciones y no llevará a cabo sus acciones según los días de la semana, su trabajo seguirá enfocado en generar canales para tener diálogos en múltiples vías con sus audiencias. Ya no se trata de periodistas que construyen verdades únicamente a partir de su investigación; se trata de periodistas que consideran las realidades y opiniones de quienes los siguen para construir visiones de la realidad a partir del conocimiento colectivo.

El solo acto de hacerle preguntas a la audiencia parece revolucionario, y más en un espacio tan volátil como las redes sociales. Por ejemplo, en el marco de #HuirMigrarParir, una conversación sobre la vulneración de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres venezolanas migrantes, Mutante lanzó esta pregunta en su Instagram: “Descubres que estás embarazada y no te sientes preparada para ser mamá, ¿qué haces?”. La publicación recibió varios comentarios: “Yo como no quiero abortar, me voy a ligar y cauterizar las trompas ?”. “Yo ya tengo un hijo y siento que sí estoy preparada para tener otro pero a pesar de eso no es algo que quiero así que abortaría”. “El aborto es un homicidio desde cualquier punto de vista. Nadie tiene el derecho a decidir quién vive y quién muere ni la madre ni el padre [sic]”. Mutante, respondiendo a una dinámica donde lo usual es que los comentarios de los lectores sean ignorados o incluso censurados, recibe las respuestas a sus preguntas con ojos y oídos abiertos para buscar otros temas de conversación y comprender mejor las realidades de quienes los siguen.


“A diferencia del periodismo tradicional, la publicación de nuestros reportajes no es el fin del proceso, sino el comienzo; es solo un catalizador. De ahí en adelante diseñamos un plan de difusión e interacción digital que, a través de nuevos formatos, muchos participativos y la mayoría para redes sociales, busca socializar los hallazgos y vincular a nuestras audiencias y a las de nuestros aliados a elaborar sobre lo que hemos encontrado. En ese proceso surgen nuevas preguntas, aparece nueva evidencia, detectamos vacíos de información que luego llenamos con nuevos contenidos que a su vez se nutren de procesos periodísticos. Así, vamos generando un ciclo vivo de conversación e información. En otras palabras, nuestra conversación digital es un organismo vivo y colectivo de construcción de conocimiento”.

Mutante es un proyecto que lleva la lucha por la supervivencia en su quehacer y en su marca: sus conversaciones tocan temas que son de vital importancia para ciudadanos, ciudadanas y organizaciones, y ha construido un modelo de sostenibilidad que gira en torno a ofrecer la posibilidad de discutir sobre tales temas: las organizaciones pueden elegir patrocinar conversaciones sobre agendas en las que coinciden con Mutante, y los ciudadanos y ciudadanas están invitados a sumarse al programa Mutantes, un esquema de membresías que estará disponible desde marzo de este año y que acompañará el lanzamiento de la nueva plataforma digital del proyecto.

Mutante Educacion Sexual

El trabajo con patrocinadores obliga a Mutante a establecer una línea tajante que permita operar con completa independencia editorial, y en la misma medida, a sentar un precedente: aunque esté normalizado que los medios de comunicación ofrezcan servicios de creación de contenido a cambio de financiación, el criterio periodístico es un componente vital del servicio que los patrocinadores reciben. Dejarlo por fuera sería actuar fuera de los principios del periodismo y dejar de lado a la ciudadanía como motor de conversación.

“Más que dificultades, tenemos retos. En la medida en que el proyecto avanza y crece, nos hemos encontrado con el reto de mantener la calidad de todo lo que hacemos sin sacrificar el bienestar de los miembros de nuestro equipo. Organizarse, establecer esquemas de trabajo, definir qué temas cubrimos y qué temas no, cómo evitamos quemarnos con la coyuntura y al mismo tiempo ser relevantes, cómo mantenemos una conversación sana, constructiva e iluminadora con la audiencia, sin que el hoyo negro de las redes sociales se trague nuestra existencia. Esos son los tipos de dilemas con los que nos enfrentamos día a día”.

Poco después de un año al aire, Mutante decidió iniciar un ciclo de conversación en relación al Paro Nacional, que según Juan Camilo, “fue un acierto que devino en fracaso, y como buen fracaso, aprendimos mucho”. El equipo de Mutante se dedicó a entender cuáles eran las razones que tenía la gente para salir a la calle y decidió dedicar una semana para hablar de ellas: paz, educación, medio ambiente, corrupción y pensiones. La apuesta resultó ser muy ambiciosa: “cada tema tenía mil aristas, todas muy complejas (nos habríamos podido quedar una semana discutiendo solo sobre Icetex y no habríamos llegado a tierra firme). Esa semana constatamos que, tal como lo habíamos hecho siempre, debemos destinar un tiempo considerable a cada problema al que le dedicamos nuestra atención”.


Mutante
utiliza la tecnología para hacerse visible mientras hace visibles realidades que pueden pertenecer a cualquiera, perforando las barreras que hemos creado entre el yo y el otro, entre el centro y las márgenes, para pasar de la pregunta a la acción.

“El periodismo para Mutante significa lo mismo que para todo el mundo. Es un método de pensamiento y un oficio, único en su especie, que se dedica a hacerse preguntas de forma independiente sobre problemas de interés público y a buscar las respuestas de forma rigurosa, para luego compartirlas con la ciudadanía. En Mutante creemos que este ejercicio se puede hacer de forma colectiva, en complicidad con la audiencia, a través de la conversación. Nuestro periodismo necesariamente implica hablar, comprender y actuar sobre un problema. No nos limitamos simplemente a diagnosticar un mundo en crisis”.

separadorcierre

COMPARTIR ESTE ARTICULO:

Compartir en FACEBOOK AUTORSEPARADOR
Lo invitamos a suscribirse a nuestro news letter

Please enable the javascript to submit this form

SUSCRÍBASE A NUESTRO BOLETÍN

Please enable the javascript to submit this form



Facebook    Instagram    Youtube   Twitter 
©Copyright 2019  /  Diseño web -  Revista Editorial Bienestar S.A.S.  /  Todos los Derechos Reservados.  /  Soportados por: Nuvoll.com