POR: Amalia Andrade ILUSTRACIÓN: Natalia Swarz Miércoles, 09 Octubre 2013


EXNOVIOS1


El desamor todo lo cree, todo lo espera, todo lo sufre, todo lo soporta.
El desamor nunca deja de ser.
 

M

entiras, sí deja de ser pero después de un tiempo, que aunque puede ser corto, se siente y se sentirá siempre como una pequeña eternidad (“ninguna eternidad como la mía”).  Mientras dura, mientras uno se entrega a eternas secuencias de un llanto profundo, hondo e insondable que nace de lugares del cuerpo y el corazón que uno no sabía que existían y que acontece en los momentos menos pensados y en los lugares equivocados (Yo, por ejemplo, tiendo a encarcelar las lágrimas con violencia solo para soltarlas sin querer a personas que no me conocen. Personas como mi portero cuando dice “¿Y la señorita _________________ (insertar aquí nombre de ex novia satánica) por qué no ha vuelto?); mientras uno se acuesta todas las noches a mojar la almohada y preguntarse hasta el infinito: ¿Hasta cuando? ¿Hasta cuando? ¿Hasta cuando?; mientras uno siente que camina por el mundo como un ser roto, o histérico, o indignado, o encolerizado, o rabioso, violento, impaciente, ansioso o todas las anteriores, hay algo que nos salva de tanto mal. Ese algo es, aunque suene cursi, la música. 

Frank Ocean dijo sabiamente que: "When you're happy, you enjoy the music. But when you're sad, you understand the lyrics." Por eso cuando uno anda por el mundo con el corazón roto no existe mejor amigo, mejor aliado, mejor consejero que la música.  Por eso cuando uno vive su vida jurando que no se va a volver a enamorar jamás, que los hombres o las mujeres son una desgracia, que se va a volver lesbiana (cosa que dicen TODAS mis amigas heterosexuales cuando están entusadas y algo que NO RECOMIENDO en lo absoluto) o cualquiera de las demás babosadas que repetimos para sentirnos un poquito mejor, lo mejor es dedicarse a cantar a grito herido.

Lo mejor es descubrir canciones que lo hagan sentir menos solo, que lo hagan sentir que a Shakira también la dejaron por una que “no tiene más que un par de dedos de frente”, que Lily Allen también se dio cuenta que su novio estaba “fucking the girl next door”, que  Adele  siente que “The scars of your love, remind me of us, they keep me thinking that we almost had it all” o que a Ana Gabriel le están diciendo que son “amigos simplemente amigos y nada más”.

NOTA: Para los puristas musicales que se escandalizan con una cita de Shakira les voy a decir: no existe en el mundo mejor música para despechados que la de la barranquillera. Como puristas deben saber que la colombiana es una EXPERTA en desamor (revisar historial de malas decisiones amorosas de la artista, ej: Oswaldo Ríos o Antonio de la Rua, el primero le pegó y el segundo quiere robarla) y que por lo tanto es un referente obligatorio cuando de corazones rotos se trata.

Por eso para superar a ex novios o ex novias satánicas lo mejor es sumirse a una rutina musical en extremo disciplinada (recomiendo también la ingesta de helado en altas cantidades o intentar volverse adicto al ejercicio si tiene suerte) donde usted encuentre canciones que le permitan vivir y desfogar sentimientos como:

Ira.
Desilusión.
Ira.
Nostalgia.
Melancolía.
Depresión.
Un sentimiento que no tiene nombre propio aún y al cuál le diré provisionalmente
“nostalgia sexual”, aunque ese nombre no alcancé a dimensionar lo que uno realmente siente.
Dolor de estómago.
Tristeza.
Ira.


Según la ciencia, el cerebro se demora 21 días en tomar un nuevo hábito. Los hábitos nuevos pueden ser favorables como: ir a pilates, levantarse temprano, cepillarse los dientes por más tiempo o cosas así. Pero también pueden ser feos como olvidarse de un ex, sobre todo si ese ex fue su peor pesadilla.

Este playlist tiene 21 canciones, correspondientes a 21 días de post-terminada de relación tormentosa, algo esencial para la rutina musical disciplinada que usted necesita para sobrevivir.

EXNOVIO

RECOMENDADOS

INTERESAR

RECIENTE

RELACIONADOS