POR: Chilango Páez Martes, 22 Noviembre 2016

Nadie tiene la última palabra a la hora de viajar. Estas son unas recomendaciones para conseguir vuelos a bajo costo.

separador

Para viajar no siempre hay que volar. Existen buses, barcos, trenes, carros, motos, bicicletas, caballos y, por supuesto, los mismos pies. Sin embargo, cuando el tiempo es corto y las distancias largas, el avión es el mejor medio de transporte. Como las vacaciones exigen ciertos límites y botar la plata nunca estará de moda, presento cuatro sencillos consejos para volar sin endeudarse (demasiado).

Antes de empezar, hay que aclarar un concepto muy sencillo. Existen las aerolíneas normales y las de bajo costo; las primeras son las de siempre, con clase turista y clase ejecutiva, con tipos de tarifas, con multas para casi cualquier cambio; las segundas no ofrecen todos los servicios (como alimentación en el vuelo), suelen cobrar por equipaje de bodega y otras cosas que hay que revisar en el contrato, como los aeropuertos a los que llegan.

Sin más preámbulos, y después de media vida gastándome la plata en viajes, estas son mis recomendaciones para comprar vuelos a precios razonables.

separador

acumule2

1. Acumule

Casi todas las aerolíneas, incluso las de bajo costo, tienen programas de recompensas. Afiliarse es gratis y las empresas tradicionales suelen agruparse en alianzas mundiales. Muchas, también, tienen convenios con bancos y le permiten sumar puntos por sus compras (o las de la tarjeta de crédito de su mamá, si usted aún no cae en la trampa financiera). Puede que uno necesite demasiadas millas para canjear un vuelo, digamos, de Bogotá a Londres; sin embargo, no hacen falta décadas para ir gratis de Bogotá a Santa Marta. Incluso si no tiene suficientes millas para un vuelo, puede cambiarlas por alguna chuchería o rentar un carro y sólo pagar el seguro o conseguir una noche gratis en un hotel de lujo. Mejor dicho: no desperdicie lo que acumule y aproveche para sumar siempre que pueda.

separador-AHORRAR

separador

busque 1
2. Busque

Esta es la parte más difícil. Como Google todo lo sabe, es muy probable que agobie su vida con publicidad de alguna agencia de viajes porque usted un día puso “Londres” en su navegador. No sucumba a los cantos de sirena de ningún anuncio. Espere. Primero escarbe en páginas que recopilan información de varias agencias, como Skyscanner –la que se mantiene más actualizada, pero no la única–. Aquí puede indagar de diferentes formas: “buscar cualquier lugar” –que le dice qué destino está más barato desde su lugar de origen en qué fechas–, búsquedas durante todo un mes –por si no tiene fechas exactas, escogiendo un mes de salida y uno diferente de regreso– y, por supuesto, con fechas y destinos puntuales. Es posible escoger el número de escalas, las horas de salida y llegada e incluso las ciudades aledañas. Generalmente, los días más baratos para volar son martes, miércoles y jueves y los más caros, sábados y domingos.

separador

compare 1
3. Compare

Skyscanner le dará muchas opciones pero sea paciente. No se desanime si el vuelo de sus sueños en los días exactos de sus vacaciones sale carísimo. Vaya directamente a las páginas de las aerolíneas que vuelan al destino que usted quiere ir y haga la búsqueda en el lapso más amplio posible. Aunque esto suene absurdo y no suceda siempre, busque como si usted viviera en el país de origen de la aerolínea –por poner un ejemplo, busque British Airways configurada en Inglaterra– y tal vez se lleve una grata sorpresa. Aproveche si la primera clase vale poco más que la económica: una vez me ocurrió el milagro y fue muy cómodo tomarme unos tragos antes del viaje en la sala VIP, volar de Los Ángeles a Bogotá con espacio para estirar las piernas, con comida a la carta y con más equipaje (y me costó veinte dólares más que la clase turista). Algunas aerolíneas baratas no están indexadas en páginas como Skyscanner ni en agencias como Despegar o Aviatur –las más famosas en Colombia–, lo que significa hacer otro trabajo de investigación y preguntarle a Google sobre las opciones de empresas que tienen rutas entre las ciudades que usted busca. Todo esto toma tiempo y suele resultar infructuoso: no se preocupe, es gratis y más entretenido que ver el noticiero. Al final, tal vez la mejor opción sea la que le puso Skyscanner de primera –que, como digo arriba, recurre a otras agencias o directamente a las aerolíneas para hacer sus búsquedas–, pero mi consejo es que nunca se quede con un solo resultado. Y recuerde que el mundo no se reduce a internet: de repente la agencia de viajes del centro comercial tiene un descuento inimaginable.

separador VIAJE

 

separador

adpatese 1
4. Sea flexible

Esto aplica también como consejo de vida: toca ceder a muchas cosas, acomodarse a ciertos obstáculos y quedarse con lo más conveniente. En el caso de los vuelos, uno de los factores más delicados tiene que ver con las fechas y los horarios. En lo posible, negocie con su jefe o con la gente que viaja: un día menos en la oficina se puede compensar, mientras que un pasaje puede subir muchísimo de un día para otro. Las horas de salida y llegada son muy importantes: por ejemplo, aterrizar a las dos de la madrugada suele resultar inconveniente porque los hospedajes permiten check-in a partir del mediodía y tal vez no haya nada para hacer mientras tanto, mucho menos si va cargando con todo su equipaje. Conformarse con las condiciones del vuelo más barato tampoco significa que haga diez escalas para un destino que podría tomar tres horas desde el lugar en el que usted vive ni que deba pasar veinte horas en un aeropuerto esperando una escala a cambio de ahorrarse unos pesos: ahí le pueden salir más caros el tiempo perdido y los gastos adicionales al pasaje. Haga el menor número de escalas posible. Si una escala es larga, trate de aprovechar para darse una vuelta por la ciudad, visitar a algún amigo o familiar o, al menos, salir a comer lejos del aeropuerto y usar el transporte público. Revise los detalles del vuelo y asegúrese de lo que incluye (hay aerolíneas que no dan ni un vaso de agua), de cuánto equipaje puede llevar y exactamente cuáles aeropuertos utiliza –ciertas empresas hacen el engaño de decir “Londres” cuando se refieren a un aeropuerto que está a dos horas de la ciudad y le cobran diez libras por el bus hasta Londres–.

separador

Nada de esto está escrito en piedra. Muchas circunstancias cambian inesperadamente: la fluctuación de las monedas, la invención de una aplicación más funcional que Skyscanner, las promociones… No siempre planear con mucha antelación es la mejor opción, a veces aparecen promociones para volar al día siguiente a precio de paseo de olla. Mejor dicho: evalúe todas las opciones que pueda. Y viaje, que al menos sirve para sacudirse el polvo de este pueblo miserable, como anhela Homero Simpson cuando consigue pasajes gratis en Aerolíneas Payaso.

COMPARTIR ESTE ARTICULO:

Compartir en FACEBOOK   AUTORSEPARADOR  

RECOMENDADOS

RELACIONADOS