TEXTO Y FOTOGRAFÍA: Nathaly Mancera Martes, 18 Noviembre 2014

Una de las empresas más innovadoras de Cali no se dedica a la salsa, ni a la caña, ni a los platos típicos, ni a las telenovelas. Flamin’ Lab es un laboratorio para la realización de juegos y aplicaciones para celulares.

separadorFLAMIN1 

 

Sus ideas son sencillas pero divertidas. En el juego Mag trap hay que mover el iPad en varias direcciones para hacer entrar una bola a diferentes orificios y en Roach n’ Roll toca aplastar la mayor cantidad de cucarachas posibles. Estos jóvenes hacen proyectos para empresas y actualmente tienen dos juegos gratis disponibles en App Store. En 2012 ganaron una convocatoria del Sena para financiar su idea y al año siguiente fueron a una aceleradora de empresas en Estados Unidos para volverse unos duros en el tema de los videojuegos. Hablamos con su creador, Luis Felipe Rodríguez, y su socia, Johvana Bhelem, sobre cómo es llevar una empresa de videojuegos en Colombia.

FLAMIG2

¿Qué es y cómo funciona Flamin’ Lab? 

Se trata de un laboratorio de diseño de videojuegos, siempre estamos probando cosas y, si funcionan, bien; si no, pues se cambia la metodología y se avanza. Por eso es un laboratorio. Al principio no sabíamos hacer videojuegos y nos lanzamos a experimentar cómo se creaban, aprendiendo en el camino. Eso nos ha dejado muy buenas experiencias. Todo en la vida es prueba y error.

Trabajamos tres personas fijas y ampliamos el equipo por cada proyecto que se desarrolle. Continuamente estamos necesitando personal como diseñadores web y gráficos, modeladores, ilustradores y programadores. Nos ha ido muy bien y cada que terminamos un proyecto, empezamos otro. En cada uno nos demoramos de un mes a tres meses.

 
Sin la experiencia, ¿en qué momento decidieron hacer videojuegos?

Desde mi más tierna infancia (risas). Toda la vida me gustaron los videojuegos y siempre tuve una consola. Había empezado a estudiar ingeniería electrónica y me conseguí un motor que permitía simular juegos en Game Boy Advance, se lo lleve a mi primo que sabía de eso, probamos e hicimos que cayera nieve: ese fue mi primer acercamiento real. Después de estudiar empecé a ver la posibilidad de montar empresa y ahora mi primo es mi socio.

FLAMING3


¿Cómo fue la aventura en San Francisco?

Participamos en un proceso de acelerador empresarial que se enfoca en desarrolladores de videojuegos junto a veinte proyectos. Fuimos la segunda empresa colombiana en asistir. Nos abrieron las puertas a recursos y conocimientos que no teníamos antes, durante tres meses tuvimos capacitación con personas de todas partes del mundo. Nos dimos cuenta de cómo funcionaba la industria y la experiencia nos ha servido mucho, ahora estamos aplicando lo que hemos aprendido.

FLAMING4 

¿Cómo funciona ese número telefónico en San Francisco que tienen en su página web? 

La experiencia en San Francisco nos hizo organizar de una mejor manera, ahora tenemos presencia de ejecutivos comerciales que nos ayudan a expandir nuestras posibilidades de negocio. Ese número en Estados Unidos funciona como un puente comercial de la empresa para buscar inversión.

3 imagen Pagina web Flamin lab nathaly mancera bacanika  
¿Cómo es el proceso para hacer una aplicación web?

Cuando son juegos propios siempre hay un factor que hace clic, entonces nos sentamos a discutirlo. El de las cucarachas se hizo con Carlos López, que estaba diseñando un juego de aplastar granos, entonces empezamos a trabajar en la idea de aplastar cucarachas y luego se desarrolló. Queremos hacer juegos que la gente disfrute, que en muchas de las ocasiones generen humor y sean llamativos. Cuando son para empresas, ahí sí tenemos en cuenta lo que el cliente quiera y luego hacemos un análisis para que salga un juego divertido y exitoso.

 
¿Qué tipo de personas juegan sus aplicaciones?

Todo el mundo. Hemos tenido descargas en muchas partes, el segundo país de descargas es China y el primero, Estados Unidos. 

 
Si sus juegos son gratis, ¿cómo ganan dinero? 

Es por monetización. Utilizamos un modelo de publicidad dentro de los juegos y el modelo “Free to play” que consiste en que las personas descargan de manera gratuita pero ofrecemos compras internas dentro del juego, entonces pueden adquirir diferentes elementos como pantallas o vestimenta; también estamos proponiendo ese modelo a empresas.

 
Su juego Roach n’ Roll fue musicalizado por bandas caleñas, ¿planean seguir impulsando indirectamente el talento local?

Sí, esa idea fue de un compañero. Nos parece una oportunidad muy llamativa, hay ideas para el futuro en las que podemos involucrar este tipo de artistas y, en general, siempre estamos tratando de involucrar al talento que nos rodea… mientras tengamos la oportunidad, claro que sí.

ROACH 
¿Cuál ha sido la mejor y la peor experiencia para Flamin’ Lab?

Cada ocho días (risas). Creemos que cuando fuimos a San Francisco, fue difícil porque el ritmo de gastos era muy alto comparado con el ritmo de venta que teníamos, pero cada día aprendimos mucho y al final estamos viendo que valió la pena. Nos tocó enfrentarnos con muchas situaciones, choque cultural, personas, ritmo de vida, teníamos que mantener nuestro discurso sobre lo que estábamos haciendo, eso fue borrón y cuenta nueva. 

 
¿Por qué no trabajan con la plataforma Android? 

En realidad no nos da el rendimiento financiero que necesitamos y nos alarga la curva de producción de un juego, por el momento no tenemos juegos para Android ni estamos pensando en hacerlos.

 
¿Cuáles son los tres juegos gratis que no les pueden faltar en el celular?

1. Clash Of Clans, en el que formas tu aldea y compites contra otros jugadores.

2. Boom Beach, donde toca armar una isla y atacar otras para ganar recursos como oro y rocas; es de la misma empresa de Clash of Clans, ellos tienen juegos gratis muy buenos.

3. Flappy Bird, en el que tienes que lograr que un ave vuele todo el tiempo mientras esquiva obstáculos.

 

¿Cuáles son sus videojuegos favoritos o más apreciados? 

El mejor video juego de todos los tiempos es Mario Bros., tiene ese enganche que hace que el jugador quiera volver, no es complicado pero tampoco es muy sencillo, tiene un diseño de niveles muy apropiado y el entretenimiento es garantizado sin importar dónde estés. Es un juego que está muy bien desarrollado y a pesar de tener más de veinte años sigue viéndose estructurado; en su evolución, el que más me gusto fue Mario 3, que contiene los mismos elementos y al final sientes que todo el tiempo que invertiste en él es gratificante.

Uno de los juegos que me hizo querer trabajar en esto fue Resident Evil y otro de los juegos que yo dije “si no hago videojuegos no hago nada con mi vida” fue Metal Gear Solid. Siempre estuve muy involucrado con las consolas, cuando era niño casi no jugué en parques pero al final disfruté cada segundo.

AUTORFACE

separador

RECOMENDADOS

INTERESAR

RECIENTE

RELACIONADOS