POR: María Andrea Muñoz Gómez FOTOGRAFÍA: Diana Correa Lunes, 15 Diciembre 2014

Los hombres también pueden tener un santuario dedicado a su imagen. Este parece ser el renacer de las barberías.

separador

 

BarberMan6 

A

quí hay espuma, brochas, sillas de cuero y capas con dibujos de otros bigotes que no son el trilladísimo (nadie está diciendo hipster) mostacho. Hay cerveza, tatuajes de barberas, copetes como el de Johnny Bravo y mujeres que, relegadas a los sofás, leen revistas mientras sus acompañantes disfrutan de lo mejor del grooming –en otras palabras, echarse una buena afeitada–  masculino de Bogotá, cortesía de Barber-Man.

Esta barbería, que no tiene ni un año de edad, se parece a las que existieron hace décadas, donde trabajaban barberos que eran hijos, nietos, e incluso bisnietos de otros barberos y que llevaban el oficio en los genes, pero que fueron desapareciendo gracias a cortes más baratos, más malos.

KNIFE1
**

BarberMan2

Henry y Andrés Nieto, (tío y sobrino, dueños de Barber-Man) empezaron con muebles y varios meses de arriendo pagos para una peluquería típica, en una calle en la que, mal contadas, ya hay unas diez. Sin embargo, tras una larga investigación que pasó por Egipto y los barberos cirujanos de la edad media, abrieron su primera Barber-Man hace nueve meses,y ya tienen pensado abrir dos sedes más en Bogotá.

BarberMan3

El corte cuesta 25.000 pesos, y la afeitada 20.000. El servicio incluye una bebida de la barra –que puede ser desde un café, hasta un shot de Jack Daniel’s– y un masaje que habla a través de las caras de satisfacción de los clientes. Si se va a cortar el pelo, también incluye un lavado, y si se va a afeitar (sobra decir que con barbera), toallas calientes y frías y aceites para la cara. A estos valores agregados se suma una asesoría personalizada y libre de las opiniones y miradas inquisidoras que al parecer las mujeres daríamos en otra peluquería, lo que definitivamente le abona a la buena vibra del lugar.

BarberMan11

El sueño –y las barbas– que poco a poco han ido creciendo, les han permitido a Henry y Andrés imaginar la creación de una universidad que le devuelva la vida a este oficio de tradición, y que los convierta en una carta importante en el resurgimiento de la barbería, y además, de ese vínculo de parceros entre el barbero y el cliente, entre el amigo que cuida la imagen y el que se la deja cuidar, que se ha ido opacando por las peluquerías a las que los hombres van a que les dejen el pelo “igual pero más cortico”.

KNIFE1
**

Andrés dice que la barba es a los hombres lo que el escote a las mujeres. Igual de distractora y seductora. Tanto, que en ocasiones tiene que decir “señorita, mis ojos están aquí arriba”, para hacer que las miradas coquetas retomen su curso. Dice también, que la única forma de poderse parar las punticas del bigote es con una cera –que se consigue en la barbería– y que debe acompañar la ya popular enroscada frecuente de las mismas. Si no se aplican productos y cuidados y, básicamente, si no se practica un ritual de estilizado (y algo de culto) todas las mañanas, no va a lucir apropiadamente, como la de un caballero.

BarberMan7

A Barber-Man los hombres llevan a sus mamás, amigas, novias y casi novias, esposas, hermanas y conocidas en general para que sepan lo que sintieron todas esas veces que ellos tuvieron que sentarse a esperar en medio de mujeres con un secador en la cabeza, de esos que parecen cascos. Ahora, mientras que a ellos apenas se les asoma la punta de la nariz entre las toallas que les cubren la cara, las mujeres se sientan entre botellas de cerveza y televisores que transmiten partidos de fútbol.

BarberMan1

El éxito de Barber-Man no solo está en que la barba y el bigote están teniendo un momento, ni en que sean los únicos en Colombia que distribuyen productos de Mel Bros Co., una de las mejores marcas en “productos para caballeros” del mundo. Su triunfo radica en que han ido logrando que el grooming se vuelva cosa de muchos y que su barbería sea un refugio masculino donde los clientes van por gusto. El éxito está en que conquistaron a hombres de todas las edades mediante un “buenísimo”, “bueno, como siempre”, “perfecto” y “excelente” servicio.

BARBERMANLOGOCra. 58 No. 128b-14 / Bogotá
Tel. 4815157

 

separador

 

RECOMENDADOS

INTERESAR

RECIENTE

RELACIONADOS