POR: Nathaly Mancera Miércoles, 29 Enero 2014

slide 

U

sted prepara su pinta deportiva, tiene toda la actitud del mundo, se echa bloqueador, trota, suda como un cerdo, bebe algo hidratante, come mazorca, un postre y llega a la casa más gordo de lo que estaba antes. ¡Felicidades! ¡Usted ha ido a la ciclovía!

Para asistir a este ritual dominguero usted tiene que llevar energía, tiempo y gastar un poco los zapatos, las llantas de los patines o la bicicleta u otro aparato moderno difícil de pronunciar. Hasta aquí el tiempo de deporte está exitosamente calculado para mejorar su salud, moldear los músculos, decir en Instagram “mírenme, disfruto mapear mi camiseta con sudor” y, tal vez, encontrar amigos o alguna exnovia para chicanear que ha madurado y que va a la ciclovía en vez de dormir con su nuevo novio.

Sin embargo, todo el sudor que salió de su cuerpo y los pocos gramos que perdió durante el ejercicio se compensarán cuando vea el menú de la ciclovía. Ahí empieza lo malo. Las comidas chatarras deberían prohibirlas en este espacio que, desde 1976, se ha promulgado como un respetuoso ritual de lo saludable. Pero, al final, de lo que se trata es de pasarla bien, no de convertirnos en los nuevos atletas que traerán medallas de oro al país. Este vaivénde locuras alimenticias fue imposible de clasificar en la tabla de los nutricionistas, así que agrupamos las comidas más dañinas de la ciclovía de la siguiente manera:

DSC 0030


Mundo Umpa Lumpa:

CC-Postres

Estas comidas están llenas de azucar para los que dicen “estoy haciendo ejercicio, entonces esto no me hace daño”. En esta categoría se encuentra todo lo que da sed. Trote media hora y luego cómase un brownie con helado, una oblea, una milhoja o tráguese un litro de la bebida negra más aclamada por el pueblo, Coca-Cola. Definitivamente, los suicidas en estos tiempos no tienen imaginación: esta es la manera más sencilla para llegar a un (placentero) coma diabético. Y no crea que el té o los jugos de botella son los menos peores; de las bebidas embotelladas lo único que se salva es el agua sin gas, señores y señoras.


Alimentos miti-miti:

CC-Salsas

Estos alimentos son de naturaleza saludables pero, por alguna constante exageración humana, han terminado siendo un revuelto de aderezos o algunos otros brebajes. Nadie se come la mazorca sin mantequilla, el cholado sin lecherita, el sándwich sin salsa de ajo, la hamburguesa sin tocineta ni los perros sin papitas encima. 


Los zona roja:

CC-grasos

A todo el mundo le gustan estas comidas y al parecer son adictivas. Entre más grasa tengan en su preparación, más buenas quedan. Son un total sacrilegio después de hacer ejercicio y no son aptas ni para los gordos ni para los flacos en tiempo de deporte ya que la grasa retrasa la digestión de la proteína. Por su seguridad, imagínese un ruido de advertencia parecido al de la policía cada vez que lea un elemento de la siguiente lista: chorizo, empanada, aborrajado, papa rellena, chicharrón, papas a la francesa. Puede resultar difícil de creer pero las papas empaquetadas entran con la misma alarma que los anteriores. Todos se encuentran a pocos pedalazos de distancia en la ciclovía.


El deporte no necesariamente es salud

DSC 0025

Todo lo que los expertos en dietas prohíben está en la ciclovía. Además de ser poco propicias para comer al final del ejercicio, ¡estas comidas son baratisímas! Si lo que tiene es hambre, llegue justo cuando se va a terminar la ciclovía y tendrá mucha comida chatarra a precio hiper rebajado. Claro, no falta el genio que remata con unas cuantas cervezas, olvidando las clases de química en las que nos enseñaron que el alcohol deshidrata.
 
DSC 0036
 
La ciclovía es un sistema en círculo: coma, venga a la ciclovía y siga comiendo; venga a la ciclovía y coma; repitiéndose muchas veces más, cada domingo –como la misa– por los siglos de los siglos. Asi que no me diga que a usted no le gustan estas chucherías porque, en lo más profundo de su estómago, hay una voz que le dice “Agúzate, que tengo hambre”.
 
Creo que leyendo esto ya le entró el antojo, entonces ojo con la presión de grupo en este saludable espacio y suerte el próximo domingo.

RECOMENDADOS

INTERESAR

RECIENTE

RELACIONADOS