POR: Sergio Vanegas FOTOGRAFÍA: Erick Espejo Lunes, 21 Noviembre 2016

 

Coleccionar es más que hacer una lista de tengo y no tengo.
Estas son cinco historias para atesorar.

separador

Monstruos de bolsillo

POKEMON-5

“Tengo que ser siempre el mejor, mejor que nadie más. Atraparlos mi prueba es, entrenarlos mi ideal”. Esta primera frase describe a Sebastián Rico: hace ocho años colecciona personajes de la serie que muchas personas nacidas en la última década del siglo XX recuerdan con nostalgia, Pokémon.

POKEMON-8

Él se transformó en coleccionista sin darse cuenta. “Cuando los tazos salían en los paquetes de papas, comencé a recolectar todo lo que tuviera que ver con series de televisión que disfruté cuando cursaba tercero de primaria. Tiempo después descubrí que tenía más objetos de Pokémon en comparación con Caballeros del Zodiaco o Digimon”, dice Sebastián mientras enseña triunfal 150 de esas fichas, un álbum con todas las calcomanías y un manga que compila los primeros capítulos de la serie original. Esos fueron sus primeros objetos.

POKEMON-6

A los 16 años redescubrió los videojuegos para Game Boy, lo que generó que Rico quisiera vivir la experiencia de entrenador. Deseaba tener a esas criaturas entre sus dedos. Ahora puede buscar en su habitación cualquier Pokémon y encontrarlo: según sus cálculos, posee más de novecientos artículos de la serie.

POKEMON-2

Sebastián jugó de manera profesional Pokémon White, exclusivo para la consola Nintendo DS. “Hay una plataforma llamada Pokémon Global que permite que, en el mundo, todos compitan con todos. Pero el nivel de Colombia no se compara al de Estados Unidos, donde se realizó el año pasado en Boston el Campeonato Mundial de Pokémon”, torneo en el cual se participa solo si uno es invitado por los organizadores.

POKEMON-1

Mientras la conversación avanzaba, el espíritu inquieto de Sebastián lo obligaba a organizar poco a poco figuritas con forma de Gyarados, Torchic y Muckip, entre otros monstruos pertenecientes a un universo que actualmente es conformado por 721 criaturas. Entonces explicó el porqué de las nuevas generaciones: “Cada videojuego tiene un director diferente, siempre la resistencia o ataque de cada Pokémon, nuevo o antiguo, varía. Realmente es estrategia para captar la atención de los jugadores incipientes”, afirma.

POKEMON-7

A pesar de que él ansíe tener cada generación, serán los Pokémon que le recuerdan los recreos del colegio los que ocupan un lugar especial en su corazón. Por eso siente que las 150 figuras lanzadas en 1998 son lo mejor que pudo haber mostrado al equipo de Bacánika.

separador

Un score difícil de superar

VIDEOJUEGOS-BACANIKA-7

Un hombre con camiseta del Real Madrid podría parecer cualquier aficionado al fútbol. En este caso, su amor al deporte se queda corto frente a su verdadera pasión: los videojuegos. Javier Pinto, padre de familia, dueño de cinco gatos y propietario de dos restaurantes es hoy en día el mayor coleccionista de juegos de video que hay en Colombia.

Javier apenas tenía dos años cuando tuvo su primera consola: “mi papá me obsequió un Atari 2600” y aún tiene grabados en su memoria los nombres de Laser BlastSpace InvadersPac-Man y Combat, sus primeros títulos. Aunque no planeaba tener a los 36 años todo tipo de artefacto, juego o control, a los diez ya acumulaba cosas que le parecían interesantes, como monedas, billetes y carros de juguete.

VIDEO-JUEGOS-BACANIKA-1

Fue en 2001 cuando, tras obtener la PlayStation 2, Pinto decidió comenzar a coleccionar objetos que tuvieran que ver con juegos electrónicos. Esto lo aplicó a cada aspecto de su vida cotidiana. En sus restaurantes tiene sus propios juegos de arcade, pero su sueño es poder mostrar todas sus adquisiciones en un museo que él mismo desea financiar.

VIDEOJUEGOS-BACANIKA-3

Mientras Javier nos exponía juegos como Little Samson o Panic Restaurant, ambos para NES, explicó cómo es el comercio de estos artefactos en la actualidad. Un casete de videojuego antiguo gana más valor si tiene aún la caja original o, mejor aún, si esta sellado; uno de estos puede costar mucho más que dos o tres consolas. La publicidad también es codiciada: el juego de ET para Atari 2600 –ese que casi genera una desaparición inmediata de la industria– es hoy más rentable por los carteles y anuncios que lo promocionaron en 1982, mientras que el juego físico no pasa de los cinco dólares.

VIDEOJUEGOS-BACANIKA-2

Pinto agradece haber vivido la era en la cual lo viejo se vendía a precios ínfimos o simplemente se regalaba. “Alguna vez en un videoclub encontré el Super Nintendo en caja con quince juegos, también en sus respectivos empaques: ahí estaba el Super Star Soccer que actualmente es casi imposible de conseguir. Todo eso a un precio que representa 2% del valor real”.

VIDEOJUEGOS-BACANIKA-5

Javier no discrimina ningún videojuego, piensa que cada consola ayudó a conformar el imperio del entretenimiento digital. “Con tanto juego que he conocido, no tengo uno preferido. Pero ahora disfruto mucho esos que no conocí en sus respectivas épocas, como PC-FX o el PC Engine”, consolas que fueron lanzadas exclusivamente en Japón.

separador

Amigos desarmables

LEGO BACANIKA 12

“La verdad, se comporta como un niño a ratos”. Esto es lo que dice Marcela Hernández acerca de su esposo, Alejandro Sandoval, personaje que se considera a sí mismo un obsesivo. Con su colección organizada de forma casi milimétrica, nos recibió junto a su ella, en una atmosfera de jazz y rock.

LEGO BACANIKA 1

Sandoval siente la necesidad de recolectar cada personaje de ficción representado en figurita: Spawn, Homero Simpson, Luke Skywalker o cosas que todos consideran clásicas, como los carros Hot Wheels y los cómics. En la universidad, su interés por Star Wars generó que adquiriera en 1996 una reedición de figuras: “comencé con los personajes que me gustan pero fue como una bola de nieve, la colección ya no detuvo su crecimiento”.

LEGO BACANIKA 2

Mientras enseña cada uno de sus objetos, Alejandro aclara su orden con las cosas: “dudo mucho que algo se haya perdido. Sé cuándo algo mío fue manipulado por otra persona”. A pesar de esto, la noción del mar de artículos que tiene resulta confusa; según su esposa, inunda “una habitación completa, algunos espacios de la sala y los closets los tiene repletos”. Muchas veces los recuerdos de sus compras anteriores se vuelven difusos y varias de sus nuevas adquisiciones terminan como objetos repetidos. “La nave Milano Spaceship Rescue (LEGO) yo ya la había comprado. Este año salió en promoción, también la compré y finalmente compré otra para exhibirla. En conclusión quedé con tres naves de los guardianes de la galaxia”, nos cuenta mientras su esposa lo observa con mirada cómplice.

LEGO BACANIKA 4

Alejandro ha estado en varios de los eventos y lugares más representativos de la industria del entretenimiento, como la Comic Con de San Diego –donde se cruzó con Stan Lee, el legendario creador de personajes como Spiderman–, algunas instalaciones de Legoland, la convención de Hot Wheels en México o el Rancho Obi-Wan –lugar que tiene una de las colecciones más grandes de Star Wars y que es 100% financiado por fans de la saga–.

LEGO BACANIKA 7

Aunque para Sandoval su colección no es lo suficientemente grande, su mayor satisfacción es tenerla organizada y limpia para exhibirla.

separador

Un fantasma en casa

HORROR BACANIKA 10

¿Qué sentiría usted si todos los días en su habitación lo esperan, juntos, Freddy Krueger, Michael Myers y Annabelle? El susto sería inevitable. Hay una persona en Bogotá que convive con monstruos, demonios y asesinos en serie: Patricia Parra es una madre y esposa que, desde niña, siente una fascinación embriagadora por el cine de terror.

HORROR BACANIKA 1

“Mi papá fue un alcahuete conmigo. Recuerdo muy bien que a los seis años vi con él Drácula, de Boris Karloff”. De ahí en adelante, cada película, personaje o director de cine de gore, terror psicológico o suspenso se convirtió para ella en una obsesión. “Hitchcock me impactó. Psicosis es una película que para su época causó furor, pocos sabían que una persona podía tener dos personalidades”. Actualmente Patricia tiene bajo su poder doce mil películas que afirma que nunca se cansa de ver –aproximadamente, eso sumaría mil días sentada frente a la pantalla–.

HORROR BACANIKA 3

En 1988, su colección de cine se comenzó a complementar con figuras de los protagonistas. “Cuando vi a Chucky en la gran pantalla fue amor a primera vista. Cuando la película terminó, quería tener a ese gran personaje. Desgraciadamente lo desee tanto que se me hizo muy complicado conseguirlo, mi primer objeto fue un Vito Corleone”. A pesar de esto, hoy en la casa de Patricia se pueden encontrar por lo menos siete muñecos de Chucky junto a su esposa e hijo: “me encanta sacar los de tamaño real y peinarlos para que se vean lindos”, dice ella con un toque de ternura mientras los señala.

HORROR BACANIKA 4

Parra es una coleccionista que no solo obtiene las figuras y las exhibe. Ama complementarlas. “Siempre me han gustado las artes y el dibujo, así que a cada pieza le creo un diorama. Es más impactante cuando ves la recreación de la película”. Así, uno encuentra a Vito Corleone en su oficina, a Godzillla destruyendo una ciudad y a Walter White y Jesse Pinkman en un laboratorio de metanfetaminas.

HORROR BACANIKA 5

Andrés Bernal, su hijo mayor, recuerda con claridad cómo su casa se fue transformando en un museo de figurillas y espantos. “He crecido viendo películas de terror, vivo el Halloween los 365 días del año; nunca he tenido miedo, solo he visto cómo el amor es parte de lo que ella ha construido”, concluye.

HORROR BACANIKA 9

Lo más curioso de la habitación matrimonial llena de estos personajes maléficos es el busto de Jesús de Nazaret que cuelga de la cabecera de la cama. Según Patricia, “Él me protege de estos otros que nos acompañan”.

separador

Una alcancía para toda la vida

MONEDAS1

Alberto Becerra recuerda que su niñez estuvo llena vitrinas, álbumes e historia. Su padre, Jorge Becerra, con 75 años, ha coleccionado por más de medio siglo monedas. “Cuando era pequeño le ayudaba con la organización de fechas que corresponden a cada una de las piezas; además de esto debía identificar el país del que provenían. Su conocimiento en el tema es tan grande que el Banco de la Republica de vez en cuando le pide asesorías”, dice Alberto.

MONEDAS6

Nacido en Bucaramanga, Jorge desarrolló un gusto particular por las lenguas, la historia y la cultura de Colombia y el mundo. A sus dieciséis años ya sabía que quería investigar todo lo relacionado con monedas y filatelia; a los veinte mantenía correspondencia con personas de otros países para conseguir estampillas provenientes de Cuba o Rusia –por lo que sus conocidos lo tildaron de comunista–. Sin importar qué dijeran de él, siguió coleccionando, en una época en la que Internet no era siquiera un sueño.

MONEDAS7

Fue cuando su padre le regalo un conjunto de monedas, aún en sus veinte, que Jorge decidió recolectar únicamente estos objetos. A finales de los años cincuenta se trasladó a Bogotá y se hizo miembro del Club Numismático.

MONEDAS9

Su conocimiento sobre reales, centavos, medallas, macuquinas y morrocotas de oro fue creciendo. Jorge afirma que el hecho histórico que marcó la numismática en el país fue la Independencia: “en 1813, por orden de Nariño, la moneda donde estaba estampada la efigie del rey fue sustituida por una aborigen que representaba la libertad; de ahí en adelante se ve en las monedad la evolución política y económica de Colombia”.

MONEDAS5

Doris Gonzáles, la secretaria que ha acompañado a Jorge durante quince años en su trabajo, afirma que “es un artista cuando de hacer réplicas se trata”. De hecho, Becerra, en la bodega donde hace herramientas para la industria automotriz, también tiene los elementos para producir réplicas de sus monedas. Actualmente su verdadera colección está fuera del país porque, según él, “La inseguridad no permite que se tenga una colección de estas dentro de Colombia. Esto ha conllevado a que las exhibiciones que antes se mostraban con orgullo ahora se guarden con recelo”.

separador

COMPARTIR ESTE ARTICULO:

Compartir en FACEBOOK   AUTORSEPARADOR  

RECOMENDADOS

RELACIONADOS