POR: Bacánika Martes, 03 Noviembre 2015

 ¿Usted cree que conoce sus derechos sexuales ¿Se hace exámenes médicos con regularidad?¿Utiliza algún método anticonceptivo? ¿Alguna vez ha considerado –con la mano en el corazón- tener hijos planeados? ¿Cuántos quiere tener? Estos son algunos cuestionamientos alrededor de nuestra sexualidad que tendemos a ignorar u olvidar pero definitivamente marcan nuestro presente y futuro; es la diferencia entre estar enfermo o sano y ser padre y no serlo.

separador

PROFAMILIA1

S

egún la Encuesta de Nacional de Demografía y salud sólo el 48% de los embarazos y nacimientos ocurridos en los últimos cinco años han sido deseados, un 30% lo quería -pero más tarde- y un 23% lo reportó como francamente no deseado. Y no es raro encontrarse con casos en nuestro círculo cercano de una pareja que de un día para otro apareció con bebé abordo y el mundo les dio un vuelco de 180°. A este fenómeno en el que existe conocimiento sobre métodos anticonceptivos pero no planificación de hijos se le denomina necesidad insatisfecha.

Los embarazos no deseados no solo afectan la vida de los padres dándole un giro a sus vidas y proyectos, éstos impactan directamente en el crecimiento y desarrollo de los hijos, pues es habitual ver situaciones en las que los progenitores los culpan recriminándoles por su existencia. No se convierta en el peor de los padres por un simple descuido.

En el más reciente informe divulgado por Profamilia “Identificación de poblaciones con mayor necesidad insatisfecha de métodos anticonceptivos en Colombia (NIMAC)”, los departamentos con mayores índices fueron: Guajira (13%), Cesar (9%), Cauca (9%) y Nariño (19%).

Este fenómeno se da por unas condiciones sociales específicas, según el estudio, hay varias privaciones que inciden de manera negativa en la necesidad insatisfecha: bajo logro educativo, analfabetismo, inasistencia y rezago escolar, barreras de acceso a servicios para el cuidado de la primera infancia, el trabajo infantil, el desempleo de larga duración, el empleo informal, las barreras de acceso a servicios de salud y a una fuente de agua mejorada, la inadecuada eliminación de excretas, pisos y paredes exteriores inadecuados y el hacinamiento crítico.

Pero no solo estas condiciones inciden en el índice de necesidades insatisfechas, la falta de una materia que fomente la educación sobre derechos sexuales y reproductivos dentro del pensum de colegios del país hace que la labor informativa sea enorme, de acuerdo con Marta Royo, directora ejecutiva de Profamilia, la entidad emprenderá un programa buscando disminuir estos índices de necesidad insatisfecha gracias a la articulación con otras entidades como el Ministerio de Salud para llevar a los hogares todas las herramientas tanto informativas como de salud sexual el próximo año 2016.

No permita que un embarazo no deseado cambie sus planes de vida. 

separador

Etiquetas:

Sexo

RECOMENDADOS

INTERESAR

RECIENTE

RELACIONADOS